Reina Valera Contemporánea (RVRC)
8

Las ofrendas a los ídolos

81En cuanto a lo que se ofrece a los ídolos, es cierto que todos sabemos algo de eso. El conocimiento envanece, pero el amor edifica.

2Si alguno cree saber algo, todavía no lo sabe como se debe saber;3pero si alguno ama a Dios, es porque Dios ya lo conoce.

4En cuanto a los alimentos que se ofrecen a los ídolos, sabemos que un ídolo no tiene valor alguno en este mundo, y que solamente hay un Dios.

5Y aunque haya algunos que se llamen dioses, ya sea en el cielo o en la tierra (así como hay muchos dioses y muchos señores),6para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas, y a quien nosotros pertenecemos; y un solo Señor, Jesucristo, por medio de quien existen todas las cosas, incluso nosotros mismos.

7Pero no todos tienen este conocimiento. Algunos, que todavía están acostumbrados a los ídolos, comen de lo que se ofrece a los ídolos, y su conciencia, que es débil, se contamina.

8Es verdad que los alimentos no nos acercan más a Dios, pues no somos mejores por comer ni peores por no comer;9pero tengan cuidado de que esa libertad que ustedes tienen no se convierta en motivo de tropiezo para los que son débiles.10Porque si a ti, que tienes conocimiento, te ve sentado a la mesa, en un lugar de ídolos, alguien cuya conciencia es débil, ¿acaso no se sentirá estimulado a comer de lo que se ofrece a los ídolos?11En tal caso, ese hermano débil, por quien Cristo murió, se perderá por causa de tu conocimiento.12Y así, al pecar ustedes contra los hermanos y herir su débil conciencia, pecan contra Cristo.13Por lo tanto, si la comida es motivo de que mi hermano caiga, jamás comeré carne, para no poner a mi hermano en peligro de caer.
9

Los derechos de un apóstol

91¿Qué, no soy apóstol? ¿Y acaso no soy libre? ¿Acaso no he visto a Jesús, nuestro Señor? ¿Y no son ustedes el fruto de mi trabajo en el Señor?

2Tal vez otros no me consideren apóstol, pero para ustedes sí lo soy, porque ustedes son el sello de mi apostolado en el Señor.

3Mi defensa contra los que me acusan es la siguiente:

4¿Acaso nosotros no tenemos derecho a comer y beber?5¿Y acaso no tenemos derecho a traer con nosotros una esposa creyente, como lo hacen los otros apóstoles, y Cefas y los hermanos del Señor?6¿O es que solo Bernabé y yo estamos obligados a trabajar?7¿Qué soldado presta servicio a expensas de sus propios recursos? ¿Quién planta una viña y no come de sus uvas? ¿O quién pastorea el rebaño y no bebe de la leche que ordeña?

8Esto lo digo, no solo de acuerdo con el punto de vista humano, sino también de acuerdo con la ley.

9Porque en la ley de Moisés está escrito: «No pondrás bozal al buey que trilla».
9.9:
Dt 25.4
¿Quiere decir esto que Dios se preocupa de los bueyes,
10o más bien lo dice por todos nosotros? En realidad, esto se escribió por nosotros; porque tanto el que ara como el que trilla deben hacerlo con la esperanza de recibir su parte de la cosecha.11Si nosotros sembramos entre ustedes lo espiritual, ¿será mucho pedir que cosechemos de ustedes lo material?
9.11:
Ro 15.27
12Si otros participan de este derecho sobre ustedes, ¡con mayor razón nosotros!

Sin embargo, no hemos hecho uso de este derecho, sino que lo toleramos todo, a fin de no presentar ningún obstáculo al evangelio de Cristo.

13¿Acaso no saben ustedes que los que trabajan en el templo, comen del templo; y que los que sirven al altar, participan del altar?
9.13:
Dt 18.1
14Así también el Señor ordenó a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.
9.14:
Mt 10.10
Lc 10.7

15Pero yo no me he aprovechado de nada de esto, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque prefiero morir antes que alguien me despoje de este motivo de orgullo.

16Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué jactarme, porque esa es mi misión insoslayable. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!

17Así que, si lo hago de buena voluntad, recibiré mi recompensa; pero si lo hago de mala voluntad, no hago más que cumplir con la misión que me ha sido encomendada.

18¿Cuál es, pues, mi recompensa? La de predicar el evangelio de Cristo de manera gratuita, para no abusar de mi derecho en el evangelio.19Porque, aunque soy libre y no dependo de nadie, me he hecho esclavo de todos para ganar al mayor número posible.20Entre los judíos me comporto como judío, para ganar a los judíos; y, aunque no estoy sujeto a la ley, entre los que están sujetos a la ley me comporto como si estuviera sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley.21Entre los que no tienen ley, me comporto como si no tuviera ley, para ganar a los que no tienen ley (aun cuando no estoy libre de la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo).22Entre los débiles me comporto como débil, para ganar a los débiles; me comporto como todos ante todos, para que de todos pueda yo salvar a algunos.23Y esto lo hago por causa del evangelio, para ser copartícipe de él.

24¿Acaso no saben ustedes que, aunque todos corren en el estadio, solamente uno se lleva el premio? Corran, pues, de tal manera que lo obtengan.

25Todos los que luchan, se abstienen de todo. Ellos lo hacen para recibir una corona corruptible; pero nosotros, para recibir una corona incorruptible.26Así que yo corro y lucho, pero no sin una meta definida; no lo hago como si estuviera golpeando el viento;27más bien, golpeo mi cuerpo y lo someto a servidumbre, no sea que después de haber predicado a otros yo mismo quede eliminado.
10

Amonestaciones contra la idolatría

101Hermanos, no quiero que ignoren que todos nuestros antepasados estuvieron bajo la nube,

10.1:
Ex 13.21-22
y que todos cruzaron el mar.
10.1:
Ex 14.22-29

2Todos ellos, en unión con Moisés, fueron bautizados en la nube y en el mar.3También todos ellos comieron el mismo alimento espiritual,
10.3:
Ex 16.35
4y todos bebieron la misma bebida espiritual,
10.4:
Ex 17.6
Nm 20.11
porque bebían de la roca espiritual que los seguía, la cual era Cristo.
5Pero la mayoría de ellos no agradó a Dios, y por eso quedaron tendidos en el desierto.
10.5:
Nm 14.29-30

6Pero todo esto sucedió como un ejemplo para nosotros, a fin de que no codiciemos cosas malas, como ellos lo hicieron.

10.6:
Nm 11.4

7No sean idólatras, como lo fueron algunos de ellos, según está escrito: «El pueblo se sentó a comer y a beber, y luego se levantó a divertirse.»
10.7:
Ex 32.6
8No caigamos en la inmoralidad sexual, como lo hicieron algunos de ellos, y por lo cual en un solo día murieron veintitrés mil.
10.8:
Nm 25.1-18
9Tampoco pongamos a prueba a Cristo, como también algunos de ellos lo hicieron, y murieron por causa de las serpientes.
10.9:
Nm 21.5-6
10Ni murmuren, como algunos de ellos lo hicieron, y perecieron a manos del destructor.
10.10:
Nm 16.41-49
11Todo esto les sucedió como ejemplo, y quedó escrito como advertencia para nosotros, los que vivimos en los últimos tiempos.12Así que, el que crea estar firme, tenga cuidado de no caer.13A ustedes no les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero Dios es fiel y no permitirá que ustedes sean sometidos a una prueba más allá de lo que puedan resistir, sino que junto con la prueba les dará la salida, para que puedan sobrellevarla.

14Por tanto, amados míos, huyan de la idolatría.

15Les hablo como a personas sensatas; juzguen ustedes mismos lo que digo.16La copa de bendición por la cual damos gracias, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?
10.16:
Mt 26.26-28
Mc 14.22-24
Lc 22.19-20
17Hay un solo pan, del cual todos participamos; por eso, aunque somos muchos, conformamos un solo cuerpo.18Fíjense en el pueblo de Israel; los que comen de los animales que se ofrendan, son partícipes del altar.
10.18:
Lv 7.6
19¿Qué quiero decir con esto? ¿Que el ídolo o los animales que se ofrendan a los ídolos son algo?20Lo que quiero decir es que los animales que ofrecen los no judíos, se ofrecen a los demonios, y no a Dios;
10.20:
Dt 32.17
y yo no quiero que ustedes tengan algo que ver con los demonios.
21Ustedes no pueden beber de la copa del Señor, y también de la copa de los demonios; no pueden participar de la mesa del Señor, y también de la mesa de los demonios.22¿O vamos a provocar a celos al Señor?
10.22:
Dt 32.21
¿Acaso somos más fuertes que él?

Todo sea para la gloria de Dios

23Todo me está permitido, pero no todo es provechoso;

10.23:
1 Co 6.12
todo me está permitido, pero no todo edifica.

24Ninguno debe buscar su propio bien, sino el bien del otro.25Ustedes coman de todo lo que se vende en la carnicería, y no pregunten nada por motivos de conciencia,26porque del Señor es la tierra y su plenitud.
10.26:
Sal 24.1
27Si algún incrédulo los invita, y ustedes aceptan la invitación, vayan y coman de todo lo que se les ofrezca, y no pregunten nada por motivos de conciencia.28Pero si alguien les dice: «Esto fue sacrificado a los ídolos», no lo coman, por causa de aquel que lo dijo y por motivos de conciencia.29Claro que me refiero a la conciencia del otro, no a la tuya. Pues ¿por qué se habría de juzgar mi libertad por la conciencia de otro?30Y si yo participo de la comida y doy gracias a Dios, ¿por qué he de ser censurado por aquello por lo cual doy gracias?

31Así que, si ustedes comen o beben, o hacen alguna otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.

32No sean motivo de tropiezo para los judíos ni para los no judíos, ni para la iglesia de Dios.33Hagan lo que yo, que procuro agradar a todos en todo, y no busco mi propio beneficio sino el de muchos, para que sean salvos.