Reina Valera Contemporánea (RVRC)
12

Dones espirituales

121Hermanos, no quiero que ignoren lo relacionado con los dones espirituales.

2Ustedes saben que, cuando no eran creyentes, eran arrastrados hacia los ídolos mudos.3Por tanto, quiero que sepan que nadie que hable por el Espíritu de Dios puede maldecir a Jesús; y que nadie puede llamar «Señor» a Jesús, si no es por el Espíritu Santo.

4Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.

5Hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.6Hay diversidad de actividades, pero Dios, que hace todo en todos, es el mismo.7Pero la manifestación del Espíritu le es dada a cada uno para provecho.8A uno el Espíritu le da palabra de sabiduría; a otro, el mismo Espíritu le da palabra de ciencia;9a otro, el mismo Espíritu le da fe; y a otro, dones de sanidades;10a otro más, el don de hacer milagros; a otro, el don de profecía; a otro, el don de discernir los espíritus; a otro, el don de diversos géneros de lenguas; y a otro, el don de interpretar lenguas;11pero todo esto lo hace uno y el mismo Espíritu, que reparte a cada uno en particular, según su voluntad.
12.4-11:
Ro 12.6-8

12Porque así como el cuerpo es uno solo, y tiene muchos miembros, pero todos ellos, siendo muchos, conforman un solo cuerpo, así también Cristo es uno solo.

12.12:
Ro 12.4-5

13Por un solo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, tanto los judíos como los no judíos, lo mismo los esclavos que los libres, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

14Además, el cuerpo no está constituido por un solo miembro, sino por muchos.

15Aun cuando el pie diga: «Yo no soy mano, así que no soy del cuerpo», no dejará de ser parte del cuerpo.16Y aun cuando la oreja diga: «Yo no soy ojo, así que no soy del cuerpo», tampoco dejará de ser parte del cuerpo.17Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde estaría el oído? Y si todo fuera oído, ¿dónde estaría el olfato?18Pero Dios ha colocado a cada miembro del cuerpo donde mejor le pareció.19Porque, si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?20Lo cierto es que son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo.21Ni el ojo puede decir a la mano: «No te necesito», ni tampoco puede la cabeza decir a los pies: «No los necesito».22En realidad, los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles, son los más necesarios,23y a los que nos parecen menos dignos, los vestimos con mayor dignidad; y a los que nos parecen menos decorosos, los tratamos con más decoro.24Eso no les hace falta a los que nos parecen más decorosos. Pero Dios ordenó el cuerpo de tal manera, que dio mayor honor al que le faltaba,25para que no haya divisiones en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros.26De manera que, si uno de los miembros padece, todos los miembros se conduelen, y si uno de los miembros recibe honores, todos los miembros se regocijan con él.

27Ahora bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno de ustedes es un miembro con una función particular.

28En la iglesia Dios ha puesto, en primer lugar, apóstoles, luego profetas, y en tercer lugar, maestros;
12.28:
Ef 4.11
luego están los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, y los que tienen don de lenguas.
29¿Son todos apóstoles?, ¿Son todos profetas?, ¿Son todos maestros?, ¿Hacen todos milagros?30¿Tienen todos dones de sanidad?, ¿Hablan todos lenguas?, ¿Interpretan todos?31Como no es así, ustedes deben procurar los mejores dones. Pero yo les muestro un camino aun más excelente.
13

La preeminencia del amor

131Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal resonante, o címbalo retumbante.

2Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios, y tuviera todo el conocimiento, y si tuviera toda la fe, de tal manera que trasladara los montes,
13.2:
Mt 17.20
21.21
Mc 11.23
y no tengo amor, nada soy.
3Y si repartiera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y entregara mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

4El amor es paciente y bondadoso; no es envidioso ni jactancioso, no se envanece;

5no hace nada impropio; no es egoísta ni se irrita; no es rencoroso;6no se alegra de la injusticia, sino que se une a la alegría de la verdad.7Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

8El amor jamás dejará de existir. En cambio, las profecías se acabarán, las lenguas dejarán de hablarse, y el conocimiento llegará a su fin.

9Y es que solo conocemos y profetizamos de manera imperfecta,10pero cuando venga lo perfecto, lo que es imperfecto se acabará.11Cuando yo era niño, mi manera de hablar y de pensar y razonar era la de un niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé atrás las cuestiones típicas de un niño.12Ahora vemos con opacidad, como a través de un espejo, pero en aquel día veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero en aquel día conoceré tal y como soy conocido.13Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor. Pero el más importante de todos es el amor.
14

El hablar en lenguas

141Ustedes vayan en pos del amor, y procuren alcanzar los dones espirituales, sobre todo el de profecía,

2pues el que habla en lenguas extrañas le habla a Dios, pero no a los hombres; y nadie le entiende porque, en el Espíritu, habla de manera misteriosa.3Pero el que profetiza les habla a los demás para edificarlos, exhortarlos y consolarlos.4El que habla en lengua extraña, se edifica a sí mismo; en cambio, el que profetiza, edifica a la iglesia.5Así que, yo quisiera que todos ustedes hablaran en lenguas, pero más quisiera que profetizaran; porque profetizar es más importante que hablar en lenguas, a menos que el que las hable también las interprete, para que la iglesia sea edificada.

6Hermanos, ¿de qué les serviría a ustedes que yo fuera a visitarlos y les hablara en lenguas, a menos que les comunicara alguna revelación, o conocimiento, o profecía, o enseñanza?

7Si los instrumentos musicales, como la flauta o la cítara, no tuvieran un sonido claramente distinto, ¿cómo podríamos distinguir entre la música de flauta y la música de cítara?8Y si el toque de trompeta resulta incierto, ¿quién se alistará para el combate?9Lo mismo pasa con ustedes: si no usan la lengua para comunicar un mensaje claro y comprensible, ¿cómo se va a entender lo que dicen? Es como si hablaran al aire.10No hay duda de que en el mundo hay muchos idiomas, y que ninguno de ellos carece de significado.11Pero si yo no sé lo que significan las palabras, seré como un extranjero para el que habla, y el que habla será como un extranjero para mí.12Lo mismo pasa con ustedes. Puesto que anhelan tener los dones espirituales, procuren abundar en ellos para la edificación de la iglesia.

13Por lo tanto, el que hable en una lengua extraña, pida en oración poder interpretarla.

14Porque, si yo oro en una lengua extraña, es mi espíritu el que ora, pero mi entendimiento no se beneficia.15Entonces, ¿qué debo hacer? Pues orar con el espíritu, pero también con el entendimiento; cantar con el espíritu, pero también con el entendimiento.16Porque si tú alabas a Dios solo con el espíritu, ¿qué hará el que solamente está escuchando? ¿Cómo dirá «Amén» a tu acción de gracias, si no sabe lo que has dicho?17Tu acción de gracias puede ser muy buena, pero el otro no será edificado.18Doy gracias a Dios de que hablo en lenguas más que todos ustedes,19pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para poder enseñar a los demás, que diez mil palabras en una lengua extraña.

20Hermanos, no sean como niños en su modo de razonar. Sean como niños en cuanto a la malicia, pero en su modo de razonar actúen como gente madura.

21En la ley está escrito:

«Yo hablaré con este pueblo

en otras lenguas y con otros labios,

pero ni así me obedecerán,

dice el Señor.»

14.21:
Is 28.11-12

22Las lenguas son una señal para los incrédulos, pero no para los creyentes; en cambio, la profecía no es una señal para los incrédulos, sino para los creyentes.23Imagínense a toda la iglesia reunida en un solo lugar, y que llegue alguien que sepa poco de la fe cristiana, o que sea incrédulo, y oiga a todos hablar en lenguas extrañas. ¿Acaso no pensará que ustedes están locos?24Pero si todos ustedes profetizan, y entra algún incrédulo o alguien que sepa poco de la fe cristiana, esa persona podrá ser reprendida y juzgada por todos ustedes;25así los secretos de su corazón quedarán al descubierto, y esa persona se postrará ante Dios y lo adorará, y reconocerá que Dios está realmente entre ustedes.

26Por lo tanto, hermanos, cuando ustedes se reúnan, tal vez cada uno tenga un salmo, una enseñanza, una revelación, un mensaje en lengua extraña, o una interpretación; pero todo deben hacerlo para la edificación.

27Si se habla en una lengua extraña, que hablen dos, y hasta tres, pero que lo hagan por turnos, y que uno de ellos interprete lo que se diga.28Pero si no hay quien interprete, esa persona debe guardar silencio en la iglesia, y hablar para sí misma y para Dios.29De la misma manera, que hablen dos y hasta tres profetas, y que los demás juzguen lo dicho.30Si alguien que está sentado recibe una revelación, el primero debe dejar de hablar;31así todos podrán profetizar por turno, a fin de que todos aprendan y sean exhortados.32El don de profecía debe estar bajo el control de los profetas,33pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz.

Como en todas las iglesias de los santos,

34en la congregación las esposas deben guardar silencio, porque no les está permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.35Si la esposa quiere aprender algo, que le pregunte a su esposo en su casa, porque no es apropiado que una mujer hable en la congregación.36La palabra de Dios, ¿se originó entre ustedes, o más bien solamente llegó a ustedes?

37Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que les escribo son mandamientos del Señor;

38pero si alguien no quiere reconocerlo, que no lo reconozca.39Así que, hermanos, procuren profetizar, y no impidan que se hable en lenguas extrañas,40siempre y cuando todo se haga decentemente y con orden.