Reina Valera Contemporánea (RVRC)
15

David lleva el arca a Jerusalén

(2 S 6.12-23)

151David también se construyó casas en la ciudad de David, y preparó un lugar para el arca de Dios y le instaló una tienda.

2Luego dijo:

«El arca de Dios debe ser llevada solo por los levitas; porque fue a ellos a quienes el Señor eligió para que la lleven y le sirvan siempre.»

15.2:
Dt 10.8

3Y David congregó a todo Israel en Jerusalén para que se llevara el arca del Señor al lugar que le había preparado.

4David reunió además a los aaronitas y a los levitas.

5De los descendientes de Coat, reunió a Uriel, que era su jefe, y a sus parientes: ciento veinte personas.

6De los descendientes de Merari, a Asaías, que era su jefe, y a sus parientes: doscientas veinte personas.

7De los hijos de Guersón, a Joel, que era su jefe, y a sus parientes: ciento treinta personas.

8De los hijos de Elisafán, a Semaías, que era su jefe, y a sus parientes: doscientas personas.

9De los hijos de Hebrón, a Eliel, que era su jefe, y a sus parientes: ochenta personas.

10De los hijos de Uziel, a Aminadab, que era su jefe, y a sus parientes: ciento doce personas.

11Después, David llamó a los sacerdotes Sadoc y Abiatar, y a los levitas Uriel, Asaías, Joel, Semaías, Eliel y Aminadab,

12y les dijo:

«Ustedes son los principales padres de familia de los levitas, así que santifíquense, ustedes y sus hermanos, y lleven el arca del Señor, Dios de Israel, al lugar que le he preparado.

13Como ustedes no lo hicieron así la primera vez, el Señor nuestro Dios nos castigó, pues no lo consultamos como debimos hacerlo.»

14Los sacerdotes y los levitas se santificaron para transportar el arca del Señor, el Dios de Israel.

15Por medio de las barras, los descendientes de los levitas llevaron el arca de Dios sobre sus hombros, conforme a la palabra del Señor
15.15:
Ex 25.14
y tal y como lo había ordenado Moisés.
16Además, David les dijo a los jefes de los levitas que de entre sus parientes designaran cantores con instrumentos musicales, es decir, con salterios y arpas y címbalos, y que los tocaran y levantaran alegremente la voz.

17Los levitas designaron a Hemán hijo de Joel, y de sus parientes designaron a Asaf hijo de Berequías.

De los descendientes de Merari y de sus parientes, designaron a Etán hijo de Cusaías.

18Además de todos ellos, designaron como porteros a sus parientes del orden inmediato, es decir, a Zacarías, Jaziel, Semiramot, Yejiel, Uní, Eliab, Benaías, Maseías, Matatías, Elifelu, Micnías, Obed Edom y Yejiel.

19Hemán, Asaf y Etán, que eran cantores, tocaban címbalos de bronce.

20Zacarías, Aziel, Semiramot, Yejiel, Uní, Eliab, Maseías y Benaías, tocaban salterios sobre Alamot.

21Matatías, Elifelu, Micnías, Obed Edom, Yeguiel y Azazías tenían arpas afinadas y fungían como directores.

22Quenanías, que era jefe de los levitas, fue nombrado director de los cantos, pues sabía mucho de música.

23Berequías y Elcana vigilaban el arca.

24Los sacerdotes Sebanías, Josafat, Natanael, Amasay, Zacarías, Benaías y Eliezer tocaban las trompetas delante del arca de Dios.

Obed Edom y Yejías estaban también a cargo de la vigilancia del arca.

25Con gran alegría David y los ancianos de Israel y los capitanes de legiones fueron a trasladar el arca del pacto del Señor, de casa de Obed Edom.

26Dios el Señor ayudó a los levitas a llevar el arca del pacto, y se sacrificaron siete novillos y siete carneros.27David iba vestido de lino fino, y además llevaba sobre sí un efod de lino. Todos los levitas que llevaban el arca, y los cantores, iban vestidos de lino. Entre los cantores, Quenanías era el maestro de canto.28Fue así como todo Israel transportó el arca del pacto del Señor, en medio de jubilosos sonidos de bocinas, trompetas y címbalos, y al son de salterios y arpas.29Mical, la hija de Saúl, miraba por una ventana cuando el arca del pacto del Señor llegó a la ciudad de David, y al ver que el rey David saltaba y danzaba, sintió en su corazón mucho desprecio por él.
16

161Así fue como el arca de Dios fue transportada y puesta en medio de la tienda que David había mandado levantar para ella. Y se ofrecieron delante de Dios holocaustos y sacrificios de paz,

2y cuando David acabó de ofrecer el holocausto y los sacrificios de paz, bendijo al pueblo en el nombre del Señor3y repartió entre todos y cada uno de los israelitas, hombres y mujeres, una torta de pan, un trozo de carne y una torta de pasas.

4David puso algunos levitas delante del arca del Señor, para que ministraran, e invocaran, confesaran y alabaran al Señor, Dios de Israel.

5En primer lugar puso a Asaf, seguido de Zacarías, Yeguiel, Semiramot, Yejiel, Matatías, Eliab, Benaías, Obed Edom y Yeguiel, todos ellos con sus salterios y arpas, pero Asaf tocaba los címbalos.6También los sacerdotes Benaías y Jahaziel tocaban continuamente las trompetas delante del arca del pacto de Dios.

Salmo de acción de gracias

(Sal 105.1-15; 96.1-13; 106.47-48)

7Ese día, David puso por primera vez a Asaf y sus parientes a cargo de las alabanzas al Señor. Y cantaron:

8¡Alaben al Señor, invoquen su nombre!

¡Que los pueblos reconozcan sus obras!

9¡Canten, sí, cántenle salmos!

¡Proclamen todas sus maravillas!

10¡Regocíjense en su santo nombre!

¡Alégrense de corazón los que buscan al Señor!

11¡Busquen el poder del Señor!

¡Busquen siempre a Dios!

12¡Recuerden sus grandes maravillas,

sus hechos prodigiosos y sus sabias sentencias!

13Ustedes son los descendientes de Abrahán;

ustedes son los hijos de Jacob, sus escogidos.

14El Señor es nuestro Dios;

en toda la tierra prevalecen sus juicios.

15Nunca se olvida de su pacto,

de la palabra que dictó para mil generaciones.

16Fue un acuerdo que hizo con Abrahán,

16.16:
Gn 12.7
17.8

y que lo confirmó con Isaac.

16.16:
Gn 26.3

17Con Jacob lo estableció como decreto;

con Israel lo hizo un pacto duradero

18cuando dijo: «Te daré la tierra de Canaán

como la herencia que te corresponde.»

16.17-18:
Gn 28.13

19Ellos no eran numerosos;

eran unos simples forasteros.

20Andaban de nación en nación,

y de un reino a otro reino;

21pero Dios no dejó que lo agraviaran,

sino que por ellos castigó a los reyes

22y dijo: «¡No toquen a mis ungidos!

¡No les hagan daño a mis profetas!»

16.22:
Gn 20.3-7

23¡Canten al Señor todos en la tierra!

¡Anuncien su salvación todos los días!

24¡Canten entre los pueblos su gloria!

¡Anuncien entre los pueblos sus maravillas!

25El Señor es grande, y digno de alabanza;

¡es temible, más que todos los dioses!

26Todos los dioses de los pueblos son ídolos,

pero el Señor es quien creó los cielos.

27En su presencia hay alabanza y magnificencia;

en su santuario hay poder y gloria.

28Ustedes, familias de los pueblos,

¡tributen al Señor la gloria y el poder!

29¡Tributen al Señor la honra que merece su nombre!

¡Traigan sus ofrendas, y vengan a su presencia!

¡Adoren al Señor en la hermosura de la santidad!

16.29:
Sal 29.1-2

30¡Tiemblen ante él todos en la tierra!

El Señor afirmó el mundo, y no será conmovido.

31¡Que se alegren los cielos y se regocije la tierra!

Digan entre las naciones: «¡El Señor es rey!»

32¡Que brame el mar y todo lo que contiene!

¡Que se alegre el campo y todo lo que hay en él!

33¡Que todos los árboles del bosque rebosen de gozo

delante del Señor, que viene a juzgar la tierra!

34¡Aclamen al Señor, porque él es bueno;

porque su misericordia es eterna!

16.34:
2 Cr 5.13
7.3
Esd 3.11
Sal 100.5
106.1
107.1
118.1
136.1
Jer 33.11

35Digan: «¡Sálvanos, Dios de nuestra salvación!

¡Vuelve a reunirnos, y líbranos de las naciones!

¡Así alabaremos tu santo nombre

y nos alegraremos con tus alabanzas!»

36¡Bendito sea el Señor y Dios de Israel,

desde la eternidad y hasta la eternidad!

Y todo el pueblo dijo «Amén», y alabó al Señor.

Los levitas encargados del arca

37David dejó a Asaf y a sus parientes delante del arca del pacto del Señor, para que ministraran todo el tiempo delante del arca, cada cosa en su día.

38Al cuidado del arca puso a Obed Edom y a sus sesenta y ocho parientes, y también a Obed Edom hijo de Jedutún y a Josá.39Al sacerdote Sadoc y a sus parientes los sacerdotes los puso delante del tabernáculo del Señor, en el lugar alto que estaba en Gabaón,40para que todos los días, a mañana y tarde, ofrecieran sacrificios y holocaustos al Señor en el altar del holocausto, conforme a todo lo que está escrito en la ley que el Señor prescribió a Israel.41Con ellos puso a Hemán y Jedutún y a los otros escogidos por nombre, para que glorificaran al Señor, cuya misericordia es eterna.42Para alabar a Dios, Hemán y Jedutún tocaban las trompetas y los címbalos y otros instrumentos musicales. Los hijos de Jedutún vigilaban la entrada.

43Después de esto, todo el pueblo se fue a su casa, y también David se fue a bendecir su propia casa.

16.43:
2 S 6.19-20

17

Pacto de Dios con David

(2 S 7.1-29)

171David ocupaba ya el trono en su palacio cuando le dijo al profeta Natán:

«¡Mírame aquí, entronizado en un palacio de cedro, mientras el arca del pacto del Señor está debajo de unas cortinas!»

2Y Natán le contestó:

«Haz todo lo que de corazón te propongas hacer, que cuentas con el apoyo de Dios.»

3En esa misma noche la palabra de Dios vino a Natán, y le dijo:

4«Ve y dile a mi siervo David que yo, el Señor, he dicho: “No serás tú quien me edifique casa para que la habite.

5Desde el día en que saqué a los israelitas, y hasta el día de hoy, yo no he habitado en ninguna casa. Al contrario, anduve de tienda en tienda, y de enramada en enramada.6Por dondequiera que he andado con todo Israel, jamás dije nada a ninguno de los jueces de Israel, a los que ordené apacentar a mi pueblo; jamás le pedí que me edificaran un palacio de cedro.”7Así que ve a decirle a mi siervo David que yo, el Señor de los ejércitos, he dicho: “Yo te tomé del redil, cuando andabas detrás de las ovejas, para que fueras el príncipe de mi pueblo Israel.8Yo he estado contigo por dondequiera que has andado, y he derrotado a todos los enemigos que has enfrentado. Y ahora voy a hacerte famoso, tan famoso como los más importantes de la tierra.9Además, he preparado un lugar para mi pueblo Israel, y allí lo plantaré, para que se establezca y no vuelva a ser removido, ni la gente malvada vuelva a consumirlo como en el pasado,10cuando puse jueces sobre mi pueblo Israel. Yo humillaré a todos tus enemigos. Te hago saber también que yo, el Señor, te edificaré una casa.11Cuando llegue el momento de que te reúnas con tus antepasados, yo haré que uno de entre tus hijos se levante para sucederte, y yo también afirmaré su reinado.12Él me edificará casa, y yo confirmaré su trono para siempre.13Yo seré su padre, y él será mi hijo,
17.13:
2 Co 6.18
Heb 1.5
Ap 21.7
y jamás le negaré mi misericordia, como se la negué a quien reinó antes de ti;
14más bien, lo confirmaré en mi casa y en mi reino para siempre, y para siempre se afirmará su trono.”»

15Y Natán le repitió a David todas estas palabras y toda esta visión.

16Entonces el rey David se presentó delante del Señor, y dijo:

«Señor y Dios, ¿quién soy yo, y quién es mi familia, para que me hayas traído hasta aquí?

17¡Y aun esto te ha parecido poco, Dios mío! Tú, mi Señor y Dios, hablas en futuro de la casa de tu siervo, y me ves como si fuera yo un hombre excelente.18¿Qué más puedo yo, tu siervo David, añadir y pedir de ti, para mi propia gloria? ¡Tú conoces a este siervo tuyo!19Tú, Señor, has hecho todos estos portentos, por amor a tu siervo y según tu corazón, para dar a conocer tu grandeza.20Señor, no hay nada semejante a ti, y hasta donde sabemos, no hay más Dios que tú.21¿Qué otro pueblo hay en la tierra como tu pueblo Israel, redimido por su propio Dios, para dar a conocer tu nombre por medio de grandes maravillas, al desalojar las naciones de delante de tu pueblo, el pueblo que tú rescataste de Egipto?22Tú has hecho de Israel tu propio pueblo para siempre; ¡tú, Señor, has llegado a ser su Dios!

23»Ahora, Señor, que la palabra que has hablado acerca de tu siervo y de su casa, se afirme para siempre. Que se haga lo que tú has dicho.

24Que tu nombre permanezca y sea engrandecido para siempre, a fin de que se diga: “El Señor de los ejércitos es el Dios de Israel”, y que la casa de tu siervo David se afirme en tu presencia.25Tú, Dios mío, le has revelado a tu siervo tu intención de edificarle casa. Por eso tu siervo ha hallado motivo para orar en tu presencia.26Tú, Señor, eres el Dios que le ha revelado a tu siervo tal bondad;27eres tú quien ha querido bendecir la casa de este siervo tuyo, para que permanezca para siempre delante de ti. Tú, Señor, la has bendecido, y bendita será para siempre.»