Biblia Reina Valera 1960 (RVR60)
92

Alabanza por la bondad de Dios

Salmo. Cántico para el día de reposo.92.1 Aquí equivale a sábado.

921Bueno es alabarte, oh Jehová,

Y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo;

2Anunciar por la mañana tu misericordia,

Y tu fidelidad cada noche,

3En el decacordio y en el salterio,

En tono suave con el arpa.

4Por cuanto me has alegrado, oh Jehová, con tus obras;

En las obras de tus manos me gozo.

5¡Cuán grandes son tus obras, oh Jehová!

Muy profundos son tus pensamientos.

6El hombre necio no sabe,

Y el insensato no entiende esto.

7Cuando brotan los impíos como la hierba,

Y florecen todos los que hacen iniquidad,

Es para ser destruidos eternamente.

8Mas tú, Jehová, para siempre eres Altísimo.

9Porque he aquí tus enemigos, oh Jehová,

Porque he aquí, perecerán tus enemigos;

Serán esparcidos todos los que hacen maldad.

10Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo;

Seré ungido con aceite fresco.

11Y mirarán mis ojos sobre mis enemigos;

Oirán mis oídos de los que se levantaron contra mí, de los malignos.

12El justo florecerá como la palmera;

Crecerá como cedro en el Líbano.

13Plantados en la casa de Jehová,

En los atrios de nuestro Dios florecerán.

14Aun en la vejez fructificarán;

Estarán vigorosos y verdes,

15Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto,

Y que en él no hay injusticia.

93

La majestad de Jehová

931Jehová reina; se vistió de magnificencia;

Jehová se vistió, se ciñó de poder.

Afirmó también el mundo, y no se moverá.

2Firme es tu trono desde entonces;

Tú eres eternamente.

3Alzaron los ríos, oh Jehová,

Los ríos alzaron su sonido;

Alzaron los ríos sus ondas.

4Jehová en las alturas es más poderoso

Que el estruendo de las muchas aguas,

Más que las recias ondas del mar.

5Tus testimonios son muy firmes;

La santidad conviene a tu casa,

Oh Jehová, por los siglos y para siempre.

94

Oración clamando por venganza

941Jehová, Dios de las venganzas,

Dios de las venganzas, muéstrate.

2Engrandécete, oh Juez de la tierra;

Da el pago a los soberbios.

3¿Hasta cuándo los impíos,

Hasta cuándo, oh Jehová, se gozarán los impíos?

4¿Hasta cuándo pronunciarán, hablarán cosas duras,

Y se vanagloriarán todos los que hacen iniquidad?

5A tu pueblo, oh Jehová, quebrantan,

Y a tu heredad afligen.

6A la viuda y al extranjero matan,

Y a los huérfanos quitan la vida.

7Y dijeron: No verá JAH,

Ni entenderá el Dios de Jacob.

8Entended, necios del pueblo;

Y vosotros, fatuos, ¿cuándo seréis sabios?

9El que hizo el oído, ¿no oirá?

El que formó el ojo, ¿no verá?

10El que castiga a las naciones, ¿no reprenderá?

¿No sabrá el que enseña al hombre la ciencia?

11Jehová conoce los pensamientos de los hombres,

Que son vanidad.

94.11:
1 Co. 3.20

12Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges,

Y en tu ley lo instruyes,

13Para hacerle descansar en los días de aflicción,

En tanto que para el impío se cava el hoyo.

14Porque no abandonará Jehová a su pueblo,

Ni desamparará su heredad,

15Sino que el juicio será vuelto a la justicia,

Y en pos de ella irán todos los rectos de corazón.

16¿Quién se levantará por mí contra los malignos?

¿Quién estará por mí contra los que hacen iniquidad?

17Si no me ayudara Jehová,

Pronto moraría mi alma en el silencio.

18Cuando yo decía: Mi pie resbala,

Tu misericordia, oh Jehová, me sustentaba.

19En la multitud de mis pensamientos dentro de mí,

Tus consolaciones alegraban mi alma.

20¿Se juntará contigo el trono de iniquidades

Que hace agravio bajo forma de ley?

21Se juntan contra la vida del justo,

Y condenan la sangre inocente.

22Mas Jehová me ha sido por refugio,

Y mi Dios por roca de mi confianza.

23Y él hará volver sobre ellos su iniquidad,

Y los destruirá en su propia maldad;

Los destruirá Jehová nuestro Dios.