Biblia Reina Valera 1960 (RVR60)
46

Dios es nuestro amparo y fortaleza

Al músico principal; de los hijos de Coré. Salmo sobre Alamot.

461Dios es nuestro amparo y fortaleza,

Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

2Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida,

Y se traspasen los montes al corazón del mar;

3Aunque bramen y se turben sus aguas,

Y tiemblen los montes a causa de su braveza. Selah

4Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios,

El santuario de las moradas del Altísimo.

5Dios está en medio de ella; no será conmovida.

Dios la ayudará al clarear la mañana.

6Bramaron las naciones, titubearon los reinos;

Dio él su voz, se derritió la tierra.

7Jehová de los ejércitos está con nosotros;

Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah

8Venid, ved las obras de Jehová,

Que ha puesto asolamientos en la tierra.

9Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra.

Que quiebra el arco, corta la lanza,

Y quema los carros en el fuego.

10Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;

Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

11Jehová de los ejércitos está con nosotros;

Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah

47

Dios, el Rey de toda la tierra

Al músico principal. Salmo de los hijos de Coré.

471Pueblos todos, batid las manos;

Aclamad a Dios con voz de júbilo.

2Porque Jehová el Altísimo es temible;

Rey grande sobre toda la tierra.

3Él someterá a los pueblos debajo de nosotros,

Y a las naciones debajo de nuestros pies.

4Él nos elegirá nuestras heredades;

La hermosura de Jacob, al cual amó. Selah

5Subió Dios con júbilo,

Jehová con sonido de trompeta.

6Cantad a Dios, cantad;

Cantad a nuestro Rey, cantad;

7Porque Dios es el Rey de toda la tierra;

Cantad con inteligencia.

8Reinó Dios sobre las naciones;

Se sentó Dios sobre su santo trono.

9Los príncipes de los pueblos se reunieron

Como pueblo del Dios de Abraham;

10Porque de Dios son los escudos de la tierra;

Él es muy exaltado.

48

Hermosura y gloria de Sion

Cántico. Salmo de los hijos de Coré.

481Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado

En la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo.

2Hermosa provincia, el gozo de toda la tierra,

Es el monte de Sion, a los lados del norte,

La ciudad del gran Rey.

48.2:
Mt. 5.35

3En sus palacios Dios es conocido por refugio.

4Porque he aquí los reyes de la tierra se reunieron;

Pasaron todos.

5Y viéndola ellos así, se maravillaron,

Se turbaron, se apresuraron a huir.

6Les tomó allí temblor;

Dolor como de mujer que da a luz.

7Con viento solano

Quiebras tú las naves de Tarsis.

8Como lo oímos, así lo hemos visto

En la ciudad de Jehová de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios;

La afirmará Dios para siempre. Selah

9Nos acordamos de tu misericordia, oh Dios,

En medio de tu templo.

10Conforme a tu nombre, oh Dios,

Así es tu loor hasta los fines de la tierra;

De justicia está llena tu diestra.

11Se alegrará el monte de Sion;

Se gozarán las hijas de Judá

Por tus juicios.

12Andad alrededor de Sion, y rodeadla;

Contad sus torres.

13Considerad atentamente su antemuro,

Mirad sus palacios;

Para que lo contéis a la generación venidera.

14Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre;

Él nos guiará aun más allá de la muerte.