Biblia Reina Valera 1960 (RVR60)
42

LIBRO II

Mi alma tiene sed de Dios

Al músico principal. Masquil de los hijos de Coré.

421Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,

Así clama por ti, oh Dios, el alma mía.

2Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo;

¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?

3Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche,

Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?

4Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí;

De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios,

Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta.

5¿Por qué te abates, oh alma mía,

Y te turbas dentro de mí?

Espera en Dios; porque aún he de alabarle,

Salvación mía y Dios mío.

6Dios mío, mi alma está abatida en mí;

Me acordaré, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán,

Y de los hermonitas, desde el monte de Mizar.

7Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas;

Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.

8Pero de día mandará Jehová su misericordia,

Y de noche su cántico estará conmigo,

Y mi oración al Dios de mi vida.

9Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí?

¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo?

10Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan,

Diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios?

11¿Por qué te abates, oh alma mía,

Y por qué te turbas dentro de mí?

Espera en Dios; porque aún he de alabarle,

Salvación mía y Dios mío.

43

Plegaria pidiendo vindicación y liberación

431Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa;

Líbrame de gente impía, y del hombre engañoso e inicuo.

2Pues que tú eres el Dios de mi fortaleza, ¿por qué me has desechado?

¿Por qué andaré enlutado por la opresión del enemigo?

3Envía tu luz y tu verdad; estas me guiarán;

Me conducirán a tu santo monte,

Y a tus moradas.

4Entraré al altar de Dios,

Al Dios de mi alegría y de mi gozo;

Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío.

5¿Por qué te abates, oh alma mía,

Y por qué te turbas dentro de mí?

Espera en Dios; porque aún he de alabarle,

Salvación mía y Dios mío.

44

Liberaciones pasadas y pruebas presentes

Al músico principal. Masquil de los hijos de Coré.

441Oh Dios, con nuestros oídos hemos oído, nuestros padres nos han contado,

La obra que hiciste en sus días, en los tiempos antiguos.

2Tú con tu mano echaste las naciones, y los plantaste a ellos;

Afligiste a los pueblos, y los arrojaste.

3Porque no se apoderaron de la tierra por su espada,

Ni su brazo los libró;

Sino tu diestra, y tu brazo, y la luz de tu rostro,

Porque te complaciste en ellos.

4Tú, oh Dios, eres mi rey;

Manda salvación a Jacob.

5Por medio de ti sacudiremos a nuestros enemigos;

En tu nombre hollaremos a nuestros adversarios.

6Porque no confiaré en mi arco,

Ni mi espada me salvará;

7Pues tú nos has guardado de nuestros enemigos,

Y has avergonzado a los que nos aborrecían.

8En Dios nos gloriaremos todo el tiempo,

Y para siempre alabaremos tu nombre. Selah

9Pero nos has desechado, y nos has hecho avergonzar;

Y no sales con nuestros ejércitos.

10Nos hiciste retroceder delante del enemigo,

Y nos saquean para sí los que nos aborrecen.

11Nos entregas como ovejas al matadero,

Y nos has esparcido entre las naciones.

12Has vendido a tu pueblo de balde;

No exigiste ningún precio.

13Nos pones por afrenta de nuestros vecinos,

Por escarnio y por burla de los que nos rodean.

14Nos pusiste por proverbio entre las naciones;

Todos al vernos menean la cabeza.

15Cada día mi vergüenza está delante de mí,

Y la confusión de mi rostro me cubre,

16Por la voz del que me vitupera y deshonra,

Por razón del enemigo y del vengativo.

17Todo esto nos ha venido, y no nos hemos olvidado de ti,

Y no hemos faltado a tu pacto.

18No se ha vuelto atrás nuestro corazón,

Ni se han apartado de tus caminos nuestros pasos,

19Para que nos quebrantases en el lugar de chacales,

Y nos cubrieses con sombra de muerte.

20Si nos hubiésemos olvidado del nombre de nuestro Dios,

O alzado nuestras manos a dios ajeno,

21¿No demandaría Dios esto?

Porque él conoce los secretos del corazón.

22Pero por causa de ti nos matan cada día;

Somos contados como ovejas para el matadero.

44.22:
Ro. 8.36

23Despierta; ¿por qué duermes, Señor?

Despierta, no te alejes para siempre.

24¿Por qué escondes tu rostro,

Y te olvidas de nuestra aflicción, y de la opresión nuestra?

25Porque nuestra alma está agobiada hasta el polvo,

Y nuestro cuerpo está postrado hasta la tierra.

26Levántate para ayudarnos,

Y redímenos por causa de tu misericordia.