Biblia Reina Valera 1960 (RVR60)
32

La dicha del perdón

Salmo de David. Masquil.

321Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

2Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,

32.1-2:
Ro. 4.7-8

Y en cuyo espíritu no hay engaño.

3Mientras callé, se envejecieron mis huesos

En mi gemir todo el día.

4Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;

Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah

5Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.

Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;

Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

32.5:
2 S. 12.13
Selah

6Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;

Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán estas a él.

7Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;

Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

8Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;

Sobre ti fijaré mis ojos.

9No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,

Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,

Porque si no, no se acercan a ti.

10Muchos dolores habrá para el impío;

Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

11Alegraos en Jehová y gozaos, justos;

Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

33

Alabanzas al Creador y Preservador

331Alegraos, oh justos, en Jehová;

En los íntegros es hermosa la alabanza.

2Aclamad a Jehová con arpa;

Cantadle con salterio y decacordio.

3Cantadle cántico nuevo;

Hacedlo bien, tañendo con júbilo.

4Porque recta es la palabra de Jehová,

Y toda su obra es hecha con fidelidad.

5Él ama justicia y juicio;

De la misericordia de Jehová está llena la tierra.

6Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos,

Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.

7Él junta como montón las aguas del mar;

Él pone en depósitos los abismos.

8Tema a Jehová toda la tierra;

Teman delante de él todos los habitantes del mundo.

9Porque él dijo, y fue hecho;

Él mandó, y existió.

10Jehová hace nulo el consejo de las naciones,

Y frustra las maquinaciones de los pueblos.

11El consejo de Jehová permanecerá para siempre;

Los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.

12Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová,

El pueblo que él escogió como heredad para sí.

13Desde los cielos miró Jehová;

Vio a todos los hijos de los hombres;

14Desde el lugar de su morada miró

Sobre todos los moradores de la tierra.

15Él formó el corazón de todos ellos;

Atento está a todas sus obras.

16El rey no se salva por la multitud del ejército,

Ni escapa el valiente por la mucha fuerza.

17Vano para salvarse es el caballo;

La grandeza de su fuerza a nadie podrá librar.

18He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen,

Sobre los que esperan en su misericordia,

19Para librar sus almas de la muerte,

Y para darles vida en tiempo de hambre.

20Nuestra alma espera a Jehová;

Nuestra ayuda y nuestro escudo es él.

21Por tanto, en él se alegrará nuestro corazón,

Porque en su santo nombre hemos confiado.

22Sea tu misericordia, oh Jehová, sobre nosotros,

Según esperamos en ti.

34

La protección divina

Salmo de David, cuando mudó su semblante delante de Abimelec,

34 tít.:
1 S. 21.13-15
y él lo echó, y se fue.

341Bendeciré a Jehová en todo tiempo;

Su alabanza estará de continuo en mi boca.

2En Jehová se gloriará mi alma;

Lo oirán los mansos, y se alegrarán.

3Engrandeced a Jehová conmigo,

Y exaltemos a una su nombre.

4Busqué a Jehová, y él me oyó,

Y me libró de todos mis temores.

5Los que miraron a él fueron alumbrados,

Y sus rostros no fueron avergonzados.

6Este pobre clamó, y le oyó Jehová,

Y lo libró de todas sus angustias.

7El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,

Y los defiende.

8Gustad, y ved que es bueno Jehová;

34.8:
1 P. 2.3

Dichoso el hombre que confía en él.

9Temed a Jehová, vosotros sus santos,

Pues nada falta a los que le temen.

10Los leoncillos necesitan, y tienen hambre;

Pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

11Venid, hijos, oídme;

El temor de Jehová os enseñaré.

12¿Quién es el hombre que desea vida,

Que desea muchos días para ver el bien?

13Guarda tu lengua del mal,

Y tus labios de hablar engaño.

14Apártate del mal, y haz el bien;

Busca la paz, y síguela.

15Los ojos de Jehová están sobre los justos,

Y atentos sus oídos al clamor de ellos.

16La ira de Jehová contra los que hacen mal,

34.12-16:
1 P. 3.10-12

Para cortar de la tierra la memoria de ellos.

17Claman los justos, y Jehová oye,

Y los libra de todas sus angustias.

18Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón;

Y salva a los contritos de espíritu.

19Muchas son las aflicciones del justo,

Pero de todas ellas le librará Jehová.

20Él guarda todos sus huesos;

Ni uno de ellos será quebrantado.

34.20:
Ex. 12.46
Nm. 9.12
Jn. 19.36

21Matará al malo la maldad,

Y los que aborrecen al justo serán condenados.

22Jehová redime el alma de sus siervos,

Y no serán condenados cuantos en él confían.