Biblia Reina Valera 1960 (RVR60)
2

El reino del ungido de Jehová

21¿Por qué se amotinan las gentes,

Y los pueblos piensan cosas vanas?

2Se levantarán los reyes de la tierra,

Y príncipes consultarán unidos

Contra Jehová y contra su ungido,

2.1-2:
Hch. 4.25-26
diciendo:

3Rompamos sus ligaduras,

Y echemos de nosotros sus cuerdas.

4El que mora en los cielos se reirá;

El Señor se burlará de ellos.

5Luego hablará a ellos en su furor,

Y los turbará con su ira.

6Pero yo he puesto mi rey

Sobre Sion, mi santo monte.

7Yo publicaré el decreto;

Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú;

Yo te engendré hoy.

2.7:
Hch. 13.33
He. 1.5
5.5

8Pídeme, y te daré por herencia las naciones,

Y como posesión tuya los confines de la tierra.

9Los quebrantarás con vara de hierro;

2.9:
Ap. 2.26-27
12.5
19.15

Como vasija de alfarero los desmenuzarás.

10Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes;

Admitid amonestación, jueces de la tierra.

11Servid a Jehová con temor,

Y alegraos con temblor.

12Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino;

Pues se inflama de pronto su ira.

Bienaventurados todos los que en él confían.

3

Oración matutina de confianza en Dios

Salmo de David, cuando huía de delante de Absalón su hijo.

3 tít.:
2 S. 15.13—17.22

31¡Oh Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios!

Muchos son los que se levantan contra mí.

2Muchos son los que dicen de mí:

No hay para él salvación en Dios. Selah

3Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí;

Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.

4Con mi voz clamé a Jehová,

Y él me respondió desde su monte santo. Selah

5Yo me acosté y dormí,

Y desperté, porque Jehová me sustentaba.

6No temeré a diez millares de gente,

Que pusieren sitio contra mí.

7Levántate, Jehová; sálvame, Dios mío;

Porque tú heriste a todos mis enemigos en la mejilla;

Los dientes de los perversos quebrantaste.

8La salvación es de Jehová;

Sobre tu pueblo sea tu bendición. Selah

4

Oración vespertina de confianza en Dios

Al músico principal; sobre Neginot. Salmo de David.

41Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia.

Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar;

Ten misericordia de mí, y oye mi oración.

2Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia,

Amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? Selah

3Sabed, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí;

Jehová oirá cuando yo a él clamare.

4Temblad, y no pequéis;

4.4:
Ef. 4.26

Meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad. Selah

5Ofreced sacrificios de justicia,

Y confiad en Jehová.

6Muchos son los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien?

Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro.

7Tú diste alegría a mi corazón

Mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto.

8En paz me acostaré, y asimismo dormiré;

Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.