Biblia Reina Valera 1960 (RVR60)
140

Súplica de protección contra los perseguidores

Al músico principal. Salmo de David.

1401Líbrame, oh Jehová, del hombre malo;

Guárdame de hombres violentos,

2Los cuales maquinan males en el corazón,

Cada día urden contiendas.

3Aguzaron su lengua como la serpiente;

Veneno de áspid hay debajo de sus labios.

140.3:
Ro. 3.13
Selah

4Guárdame, oh Jehová, de manos del impío;

Líbrame de hombres injuriosos,

Que han pensado trastornar mis pasos.

5Me han escondido lazo y cuerdas los soberbios;

Han tendido red junto a la senda;

Me han puesto lazos. Selah

6He dicho a Jehová: Dios mío eres tú;

Escucha, oh Jehová, la voz de mis ruegos.

7Jehová Señor, potente salvador mío,

Tú pusiste a cubierto mi cabeza en el día de batalla.

8No concedas, oh Jehová, al impío sus deseos;

No saques adelante su pensamiento, para que no se ensoberbezca. Selah

9En cuanto a los que por todas partes me rodean,

La maldad de sus propios labios cubrirá su cabeza.

10Caerán sobre ellos brasas;

Serán echados en el fuego,

En abismos profundos de donde no salgan.

11El hombre deslenguado no será firme en la tierra;

El mal cazará al hombre injusto para derribarle.

12Yo sé que Jehová tomará a su cargo la causa del afligido,

Y el derecho de los necesitados.

13Ciertamente los justos alabarán tu nombre;

Los rectos morarán en tu presencia.

141

Oración a fin de ser guardado del mal

Salmo de David.

1411Jehová, a ti he clamado; apresúrate a mí;

Escucha mi voz cuando te invocare.

2Suba mi oración delante de ti como el incienso,

141.2:
Ap. 5.8

El don de mis manos como la ofrenda de la tarde.

3Pon guarda a mi boca, oh Jehová;

Guarda la puerta de mis labios.

4No dejes que se incline mi corazón a cosa mala,

A hacer obras impías

Con los que hacen iniquidad;

Y no coma yo de sus deleites.

5Que el justo me castigue, será un favor,

Y que me reprenda será un excelente bálsamo

Que no me herirá la cabeza;

Pero mi oración será continuamente contra las maldades de aquellos.

6Serán despeñados sus jueces,

Y oirán mis palabras, que son verdaderas.

7Como quien hiende y rompe la tierra,

Son esparcidos nuestros huesos a la boca del Seol.

8Por tanto, a ti, oh Jehová, Señor, miran mis ojos;

En ti he confiado; no desampares mi alma.

9Guárdame de los lazos que me han tendido,

Y de las trampas de los que hacen iniquidad.

10Caigan los impíos a una en sus redes,

Mientras yo pasaré adelante.

142

Petición de ayuda en medio de la prueba

Masquil de David. Oración que hizo cuando estaba en la cueva.

142 tít.:
1 S. 22.1
24.3

1421Con mi voz clamaré a Jehová;

Con mi voz pediré a Jehová misericordia.

2Delante de él expondré mi queja;

Delante de él manifestaré mi angustia.

3Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tú conociste mi senda.

En el camino en que andaba, me escondieron lazo.

4Mira a mi diestra y observa, pues no hay quien me quiera conocer;

No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida.

5Clamé a ti, oh Jehová;

Dije: Tú eres mi esperanza,

Y mi porción en la tierra de los vivientes.

6Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido.

Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.

7Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre;

Me rodearán los justos,

Porque tú me serás propicio.