Biblia Reina Valera 1960 (RVR60)
138

Acción de gracias por el favor de Jehová

Salmo de David.

1381Te alabaré con todo mi corazón;

Delante de los dioses te cantaré salmos.

2Me postraré hacia tu santo templo,

Y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad;

Porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas.

3El día que clamé, me respondiste;

Me fortaleciste con vigor en mi alma.

4Te alabarán, oh Jehová, todos los reyes de la tierra,

Porque han oído los dichos de tu boca.

5Y cantarán de los caminos de Jehová,

Porque la gloria de Jehová es grande.

6Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde,

Mas al altivo mira de lejos.

7Si anduviere yo en medio de la angustia, tú me vivificarás;

Contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano,

Y me salvará tu diestra.

8Jehová cumplirá su propósito en mí;

Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre;

No desampares la obra de tus manos.

139

Omnipresencia y omnisciencia de Dios

Al músico principal. Salmo de David.

1391Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.

2Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;

Has entendido desde lejos mis pensamientos.

3Has escudriñado mi andar y mi reposo,

Y todos mis caminos te son conocidos.

4Pues aún no está la palabra en mi lengua,

Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

5Detrás y delante me rodeaste,

Y sobre mí pusiste tu mano.

6Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí;

Alto es, no lo puedo comprender.

7¿A dónde me iré de tu Espíritu?

¿Y a dónde huiré de tu presencia?

8Si subiere a los cielos, allí estás tú;

Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

9Si tomare las alas del alba

Y habitare en el extremo del mar,

10Aun allí me guiará tu mano,

Y me asirá tu diestra.

11Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán;

Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.

12Aun las tinieblas no encubren de ti,

Y la noche resplandece como el día;

Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

13Porque tú formaste mis entrañas;

Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

14Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;

Estoy maravillado,

Y mi alma lo sabe muy bien.

15No fue encubierto de ti mi cuerpo,

Bien que en oculto fui formado,

Y entretejido en lo más profundo de la tierra.

16Mi embrión vieron tus ojos,

Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas

Que fueron luego formadas,

Sin faltar una de ellas.

17¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!

¡Cuán grande es la suma de ellos!

18Si los enumero, se multiplican más que la arena;

Despierto, y aún estoy contigo.

19De cierto, oh Dios, harás morir al impío;

Apartaos, pues, de mí, hombres sanguinarios.

20Porque blasfemias dicen ellos contra ti;

Tus enemigos toman en vano tu nombre.

21¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen,

Y me enardezco contra tus enemigos?

22Los aborrezco por completo;

Los tengo por enemigos.

23Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;

Pruébame y conoce mis pensamientos;

24Y ve si hay en mí camino de perversidad,

Y guíame en el camino eterno.

140

Súplica de protección contra los perseguidores

Al músico principal. Salmo de David.

1401Líbrame, oh Jehová, del hombre malo;

Guárdame de hombres violentos,

2Los cuales maquinan males en el corazón,

Cada día urden contiendas.

3Aguzaron su lengua como la serpiente;

Veneno de áspid hay debajo de sus labios.

140.3:
Ro. 3.13
Selah

4Guárdame, oh Jehová, de manos del impío;

Líbrame de hombres injuriosos,

Que han pensado trastornar mis pasos.

5Me han escondido lazo y cuerdas los soberbios;

Han tendido red junto a la senda;

Me han puesto lazos. Selah

6He dicho a Jehová: Dios mío eres tú;

Escucha, oh Jehová, la voz de mis ruegos.

7Jehová Señor, potente salvador mío,

Tú pusiste a cubierto mi cabeza en el día de batalla.

8No concedas, oh Jehová, al impío sus deseos;

No saques adelante su pensamiento, para que no se ensoberbezca. Selah

9En cuanto a los que por todas partes me rodean,

La maldad de sus propios labios cubrirá su cabeza.

10Caerán sobre ellos brasas;

Serán echados en el fuego,

En abismos profundos de donde no salgan.

11El hombre deslenguado no será firme en la tierra;

El mal cazará al hombre injusto para derribarle.

12Yo sé que Jehová tomará a su cargo la causa del afligido,

Y el derecho de los necesitados.

13Ciertamente los justos alabarán tu nombre;

Los rectos morarán en tu presencia.