Reina Valera Bible 1909 (RVR09)
9

91Y EL quinto ángel tocó la trompeta, y

9.1
cp. 8.10.
vi una estrella que cayó del cielo en la tierra; y le fué dada
9.1
cp. 20.1.
la llave
9.1
Lc. 8.31
del pozo del abismo.

2Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como el humo de un gran horno; y oscurecióse el sol y el aire por el humo del pozo.

3Y del humo salieron

9.3
Ex. 10.4
langostas sobre la tierra; y fueles dada potestad, como tienen potestad los escorpiones de la tierra.

4Y les fué mandado

9.4
cp. 6.6 y
que no hiciesen daño
9.4
cp. 8.7.
a la hierba de la tierra, ni á ninguna cosa verde, ni á ningún árbol, sino solamente á los hombres que no tienen
9.4
cp. 7.2.
la señal de Dios en sus frentes.

5Y le fué dado que no los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión, cuando hiere al hombre.

6Y en aquellos días

9.6
Jer. 8.3
buscarán los hombres la muerte, y no la hallarán; y desearán morir, y la muerte huirá de ellos.

7Y

9.7
Jl. 2.4
el parecer de las langostas era semejante á caballos aparejados para la guerra: y sobre sus cabezas tenían como coronas semejantes al oro; y sus caras como caras de hombres.

8Y tenían cabellos como cabellos de mujeres: y

9.8
Jl. 1.6
sus dientes eran como dientes de leones.

9Y tenían corazas como corazas de hierro; y el estruendo de sus alas,

9.9
Jl. 2.5
como el ruido de carros que con muchos caballos corren á la batalla.

10Y tenían colas semejantes á las de los escorpiones, y tenían en sus colas aguijones; y su poder era de hacer daño á los hombres cinco meses.

11Y tienen sobre sí por

9.11
Pr. 30.27
rey al ángel del abismo, cuyo nombre en hebraico es Abaddon, y en griego, Apollyon.

12El primer ¡Ay! es pasado:

9.12
cp. 8.13.
he aquí, vienen aún dos ayes después de estas cosas.

13Y el sexto ángel tocó la trompeta; y oí una voz de

9.13
Ex. 30.3
los cuatro cuernos del
9.13
cp. 8.3.
altar de oro que estaba delante de Dios,

14Diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata los cuatro ángeles que están atados

9.14
cp. 16.12.
en el gran río Eufrates.

1 La sexta trompeta.

2 El libro devorado.

15Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban aparejados para la hora y día y mes y año, para matar la tercera parte de los hombres.

16Y

9.16
Sal. 68.17
el número del ejército de los de á caballo era doscientos millones. Y oí el número de ellos.

17Y así vi los caballos en visión, y los que sobre ellos estaban sentados, los cuales tenían corazas de

9.17
cp. 16.8.
fuego, de jacinto, y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de la boca de ellos salía fuego y humo y azufre.

18De estas tres plagas fué muerta la tercera parte de los hombres: del fuego, y del humo, y del azufre, que salían de la boca de ellos.

19Porque su poder está en su boca y en sus colas: porque sus colas eran semejantes á serpientes, y tenían cabezas, y con ellas dañan.

20Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, aun no se arrepintieron de

9.20
Dt. 31.29
las obras de sus manos, para que no adorasen á los demonios,
9.20
Sal. 115.4-7135.15-17
y á las imágenes de oro, y de plata, y de metal, y de piedra, y de madera; las cuales no pueden ver, ni oir, ni andar:

21Y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos.

10

101Y VI otro ángel fuerte descender del cielo, cercado de una nube,

10.1
Ez. 1.28
y el arco celeste sobre su cabeza; y
10.1
Mt. 17.2
su rostro era como el sol, y
10.1
cp. 1.15.
sus pies como columnas de fuego.

2Y tenía en su mano un librito abierto: y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra;

3Y clamó con grande voz, como cuando un león ruge: y cuando hubo clamado, siete truenos hablaron sus voces.

4Y cuando los siete truenos hubieron hablado sus voces, yo iba á escribir, y oí una voz del cielo que me decía:

10.4
Dn. 12.4
Sella las cosas que los siete truenos han hablado, y no las escribas.

5Y el ángel que vi estar sobre el mar y sobre la tierra,

10.5
Dn. 12.7
levantó su mano al cielo,

6Y juró

10.6
cp. 4.9.
por el que vive para siempre jamás,
10.6
cp. 4.11.
que ha criado el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no será más.

7Pero en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comenzare á tocar la trompeta, el misterio de Dios será consumado, como él lo anunció á sus siervos los profetas.

8Y la voz que oí del cielo hablaba otra vez conmigo, y decía: Ve, y toma el librito abierto de la mano del ángel que está sobre el mar y sobre la tierra.

9Y fuí al ángel, diciéndole que me diese el librito, y él me dijo:

10.9
Ex. 2.83.1
Toma, y trágalo; y él te hará amargar tu vientre, pero en tu boca será dulce como la miel.

10Y tomé el librito de la mano del ángel, y lo devoré;

10.10
Ez. 3.3
y era dulce en mi boca como la miel; y cuando lo hube devorado, fué amargo mi vientre.

11Y él me dice: Necesario es que otra vez profetices á muchos pueblos y gentes y lenguas y reyes.

11

111Y ME fué dada

11.1
Ez. 40.3Zac. 2.1
una caña semejante á una vara, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y
11.1
Ez. 41.22
el altar, y á los que adoran en él.

2Y

11.2
Ez. 40.17,20
echa fuera el patio que está fuera del templo, y no lo midas,
11.2
Lc. 21.24
porque es dado á los Gentiles; y hollarán la ciudad santa
11.2
cp. 12.6 y
cuarenta y dos meses.

3Y daré á mis dos

11.3
ver. 10.
testigos, y ellos profetizarán por mil doscientos y sesenta días, vestidos de sacos.

4Estas son

11.4
Zac. 4.3,11,14
las dos olivas,
11.4
Zac. 2.4
y los dos candeleros que están delante del Dios de la tierra.

5Y si alguno les quisiere dañar,

11.5
2 R. 1.10,12Jer. 5.14
sale fuego de la boca de ellos, y devora á sus enemigos: y si alguno les quisiere hacer daño, es necesario que él sea así muerto.

1 Los dos testigos.

2 La séptima trompeta.

6Estos

11.6
Stg. 5.17
tienen potestad de cerrar el cielo, que no llueva en los días de su profecía, y tienen poder sobre las aguas
11.6
Ex. 7.19
para convertirlas en sangre, y
11.6
Ex. cp. 7-cp. 10.
para herir la tierra con toda plaga cuantas veces quisieren.

7Y cuando ellos hubieren acabado su

11.7
cp. 1.2.
testimonio,
11.7
cp. 13.1 y
la bestia que sube
11.7
cp. 9.1.
del abismo
11.7
Dn. 7.21
hará guerra contra ellos, y los vencerá, y los matará.

8Y sus cuerpos serán echados en las plazas

11.8
cp. 14.8.
de la grande ciudad, que espiritualmente es llamada
11.8
Is. 1.10
Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fué crucificado.

9Y los de los linajes, y de los pueblos, y de las lenguas, y de los Gentiles verán los cuerpos de ellos por tres días y medio, y no permitirán que sus cuerpos sean puestos en sepulcros.

10Y los moradores de la tierra se gozarán sobre ellos, y se alegrarán, y se enviarán dones los unos á los otros;

11.10
ver. 3.
porque estos dos profetas han
11.10
1 R. 18.17
atormentado á los que moran sobre la tierra.

11Y después de tres días y medio

11.11
Ez. 37.5,9,10,14
el espíritu de vida enviado de Dios, entró en ellos, y se alzaron sobre sus pies, y vino gran temor sobre los que los vieron.

12Y oyeron una grande voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo

11.12
1 Ts. 4.17
en una nube, y sus enemigos los vieron.

13Y en aquella hora fué hecho gran temblor de tierra,

11.13
cp. 16.19.
y la décima parte de la ciudad cayó, y fueron muertos en el temblor de tierra en número de siete mil hombres: y los demás fueron espantados,
11.13
cp. 14.7 y
y dieron gloria
11.13
Esd. 1.25.11,12Neh. 2.4
al Dios del cielo.

14

11.14
cp. 8.13.
El segundo ¡Ay! es pasado: he aquí, el tercer ¡Ay! vendrá presto.

15Y

11.15
cp. 10.7.
el séptimo ángel tocó la trompeta, y fueron hechas grandes voces en el cielo, que decían:
11.15
cp. 12.10.
Los reinos del mundo han venido á ser los reinos de nuestro Señor, y de
11.15
Sal. 2.2
su Cristo:
11.15
Is. 24.23Dn. 7.14,18,27Lc. 1.33
y reinará para siempre jamás.

16Y los veinticuatro ancianos

11.16
cp. 4.4.
que estaban sentados delante de Dios en sus sillas, se postraron sobre sus rostros, y adoraron á Dios,

17Diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso,

11.17
cp. 1.4.
que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu grande potencia, y has reinado.

18Y se han airado las naciones, y

11.18
Sal. 110.5
tu ira es venida, y
11.18
Dn. 7.10
el tiempo de los muertos, para que sean juzgados, y para que des el galardón á tus siervos los profetas, y á los santos, y á los que temen tu nombre, á los pequeñitos y á los grandes, y para que destruyas los que destruyen la tierra.

19Y

11.19
cp. 15.5.
el templo de Dios fué abierto en el cielo, y
11.19
He. 9.4
el arca de su testamento fué vista en su templo. Y fueron hechos
11.19
cp. 4.5.
relámpagos y voces y truenos y terremotos y grande granizo.