Reina Valera Bible 1909 (RVR09)
21

211Y RESPONDIÓ Job, y dijo:

2Oid atentamente mi palabra,

Y sea esto vuestros consuelos.

3Soportadme, y yo hablaré;

21.3
cp. 16.10,20.
Y después que hubiere hablado, escarneced.

4¿Hablo yo á algún hombre?

Y ¿por qué no se ha de angustiar mi espíritu?

5Miradme, y espantaos,

Y

21.5
Jue. 18.19
poned la mano sobre la boca.

6Aun yo mismo, cuando me acuerdo, me asombro,

Y toma temblor mi carne.

7

21.7
cp. 12.6.
¿Por qué viven los impíos,

Y se envejecen, y aun crecen en riquezas?

8Su simiente con ellos, compuesta delante de ellos;

Y sus renuevos delante de sus ojos.

9Sus casas seguras de temor,

Ni hay azote de Dios sobre ellos.

10Sus vacas conciben, no abortan;

Paren sus vacas, y no malogran su cría.

1 que no siempre los malos

2 son castigados en este mundo.

11Salen sus chiquitos como manada,

Y sus hijos andan saltando.

12Al son de tamboril y cítara saltan,

Y se huelgan al son del

21.12
cp. 30.31.
órgano.

13Gastan sus días en bien,

Y en un momento descienden á la sepultura.

14Dicen pues á Dios: Apártate de nosotros,

Que no queremos el conocimiento de tus caminos.

15

21.15
Mal. 3.14
¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos?

¿Y de qué nos aprovechará que oremos á él?

16He aquí que su bien no está en manos de ellos:

21.16
cp. 22.18.
El consejo de los impíos lejos esté de mí.

17

21.17
cp. 18.6.
¡Oh cuántas veces la lámpara de los impíos es apagada,

Y viene sobre ellos su quebranto,

Y Dios en su ira les reparte dolores!

18

21.18
Sal. 1.4
Serán como la paja delante del viento,

Y como el tamo que arrebata el torbellino.

19Dios

21.19
Ex. 20.5
guardará para sus hijos su violencia;

Y le dará su pago, para que conozca.

20Verán sus ojos su quebranto,

Y

21.20
Sal. 60.3
beberá de la ira del Todopoderoso.

21Porque ¿qué deleite tendrá él de su casa después de sí,

Siendo cortado el número de sus meses?

22

21.22
Is. 40.13
¿Enseñará alguien á Dios sabiduría,

Juzgando él á los que están elevados?

23Este morirá en el vigor de su hermosura, todo quieto y pacífico.

24Sus colodras están llenas de leche,

Y sus huesos serán regados de tuétano.

25Y estotro morirá en amargura de ánimo,

Y no habiendo comido jamás con gusto.

26Igualmente

21.26
cp. 20.11.
yacerán ellos en el polvo,

Y gusanos los cubrirán.

27He aquí, yo conozco vuestros pensamientos,

Y las imaginaciones que contra mí forjáis.

28Porque decís:

21.28
cp. 20.6,7.
¿Qué es de la casa del príncipe,

Y qué de la tienda de las moradas de los impíos?

29¿No habéis preguntado á los que pasan por los caminos,

Por cuyas señas no negaréis,

30

21.30
2 P. 2.9
Que el malo es reservado para el día de la destrucción?

Presentados serán en el día de las iras.

31¿Quién le denunciará en su cara su camino?

Y de lo que él hizo, ¿quién le dará el pago?

32Porque llevado será él á los sepulcros,

Y en el montón permanecerá.

33Los terrones del valle le serán dulces;

Y tras de él será llevado todo hombre,

Y antes de él han ido innumerables.

34¿Cómo pues me consoláis en vano,

Viniendo á parar vuestras respuestas en falacia?