Reina Valera Bible 1909 (RVR09)
19

191Y RESPONDIÓ Job, y dijo:

2¿Hasta cuándo angustiaréis mi alma,

Y me moleréis con palabras?

3Ya me habéis vituperado diez veces:

¿No os avergonzáis de descomediros delante de mí?

4Sea así que realmente haya yo errado,

Conmigo se quedará mi yerro.

5Mas si vosotros

19.5
Sal. 35.2638.16
os engrandeciereis contra mí,

Y adujereis contra mí mi oprobio,

6Sabed ahora que Dios me ha trastornado,

Y traído en derredor su red sobre mí.

7He aquí yo clamaré agravio, y no seré oído:

Daré voces, y no habrá juicio.

8Cercó de vallado mi camino, y no pasaré;

Y sobre mis veredas puso tinieblas.

9

19.9
Sal. 89.44
Hame despojado de mi gloria,

Y quitado la

19.9
cp. 29.14.
corona de mi cabeza.

10Arruinóme por todos lados, y perezco;

Y ha hecho pasar mi esperanza como árbol arrancado.

1 y, en medio de su aflicción,

2 expresa su esperanza.

11E hizo inflamar contra mí su furor,

Y contóme para sí entre sus enemigos.

12Vinieron sus

19.12
cp. 10.17.
ejércitos á una, y trillaron sobre mí su camino,

Y asentaron campo en derredor de mi tienda.

13

19.13
Sal. 69.888.8,18
Hizo alejar de mí mis hermanos,

Y positivamente se extrañaron de mí mis conocidos.

14Mis parientes se detuvieron,

Y mis

19.14
Sal. 31.1155.13
conocidos se olvidaron de mí.

15Los moradores de mi casa y mis criadas me tuvieron por extraño;

Forastero fuí yo en sus ojos.

16Llamé á mi siervo, y no respondió;

De mi propia boca le suplicaba.

17Mi aliento vino á ser extraño á mi mujer,

Aunque por los hijos de mis entrañas le rogaba.

18Aun los muchachos me menospreciaron:

En levantándome, hablaban contra mí.

19Todos mis confidentes me aborrecieron;

Y los que yo amaba, se tornaron contra mí.

20

19.20
Sal. 102.5
Mi cuero y mi carne se pegaron á mis huesos;

Y he escapado con la piel de mis dientes.

21Oh vosotros mis amigos, tened compasión de mí, tened compasión de mí;

Porque la mano de Dios me ha tocado.

22¿Por qué

19.22
Sal. 69.26
me perseguís como Dios,

Y no os hartáis de mis carnes?

23¡Quién diese ahora que mis palabras fuesen escritas!

¡Quién diese que se escribieran en un libro!

24¡Que con cincel de hierro y con plomo

Fuesen en piedra esculpidas para siempre!

25Yo sé que mi

19.25
Is. 43.1444.6,24
Redentor vive,

Y al fin se levantará sobre el polvo:

26Y después de deshecha esta mi piel,

Aun

19.26
Sal. 17.151 Co. 13.121 Jn. 3.2
he de ver en mi carne á Dios;

27Al cual yo tengo de ver por mí,

Y mis ojos lo verán, y no otro,

Aunque mis riñones se consuman dentro de mí.

28Mas debierais decir: ¿Por qué lo perseguimos?

Ya que la raíz del negocio en mí se halla.

29Temed vosotros delante de la espada;

Porque sobreviene el furor de la espada á causa de las injusticias,

Para que sepáis que hay un juicio.

20

201Y RESPONDIÓ

20.1
cp. 2.11.
Sophar Naamathita, y dijo:

2Por cierto mis pensamientos me hacen responder,

Y por tanto me apresuro.

3La reprensión de mi censura he oído,

Y háceme responder el espíritu de mi inteligencia.

4¿No sabes esto que fué siempre,

Desde el tiempo que fué puesto el hombre sobre la tierra,

5

20.5
Sal. 37.35,36
Que la alegría de los impíos es breve,

Y el gozo del hipócrita por un momento?

6

20.6
Is. 14.13,14
Si subiere su altivez hasta el cielo,

Y su cabeza tocare en las nubes,

7Con su estiércol perecerá para siempre:

Los que le hubieren visto, dirán: ¿Qué es de él?

8

20.8
Sal. 73.20Is. 29.7,8
Como sueño volará, y no será hallado:

Y disiparáse como visión nocturna.

1 Discurso de Sophar.

2 Job responde mostrando

9El ojo que le habrá visto, nunca más le verá;

Ni su lugar le echará más de ver.

10Sus hijos pobres andarán rogando;

Y sus manos tornarán lo que él robó.

11Sus huesos están llenos de sus mocedades,

20.11
cp. 21.26.
Y con él serán sepultados en el polvo.

12Si el mal se endulzó en su boca,

Si lo ocultaba debajo de su lengua;

13Si le parecía bien, y no lo dejaba,

Mas antes lo detenía entre su paladar;

14Su comida se mudará en sus entrañas,

Hiel de áspides será dentro de él.

15Devoró riquezas, mas vomitarálas;

De su vientre las sacará Dios.

16Veneno de áspides chupará;

Matarálo

20.16
Pr. 23.32
lengua de víbora.

17No verá los arroyos, los ríos,

Los torrentes de miel y de manteca.

18Restituirá el trabajo conforme á la hacienda que tomó;

Y no tragará, ni gozará.

19Por cuanto quebrantó y desamparó á los pobres,

Robó casas, y no las edificó;

20Por tanto, no sentirá él sosiego en su vientre,

Ni salvará nada de

20.20
Sal. 39.11
lo que codiciaba.

21No quedó nada que no comiese:

Por tanto su bien no será durable.

22Cuando fuere lleno su bastimento, tendrá angustia:

Las manos todas de los malvados vendrán sobre él.

23Cuando se pusiere á henchir su vientre,

Dios enviará sobre él el

20.23
Lm. 1.12,13
furor de su ira,

Y harála llover sobre él y sobre su comida.

24

20.24
Is. 24.18
Huirá de las armas de hierro,

Y el arco de acero le atravesará.

25Desenvainará y sacará saeta de su aljaba,

Y relumbrante pasará por su hiel:

Sobre él

20.25
cp. 18.11.
vendrán terrores.

26Todas tinieblas están guardadas para sus secretos:

20.26
Sal. 21.9
Fuego no soplado lo devorará;

Su sucesor será quebrantado en su tienda.

27

20.27
cp. 16.18,19.
Los cielos descubrirán su iniquidad,

Y la tierra se levantará contra él.

28Los renuevos de su casa serán trasportados;

Serán derramados en el día de su furor.

29Esta es la parte que Dios apareja al hombre impío,

Y la heredad que Dios le señala por su palabra.

21

211Y RESPONDIÓ Job, y dijo:

2Oid atentamente mi palabra,

Y sea esto vuestros consuelos.

3Soportadme, y yo hablaré;

21.3
cp. 16.10,20.
Y después que hubiere hablado, escarneced.

4¿Hablo yo á algún hombre?

Y ¿por qué no se ha de angustiar mi espíritu?

5Miradme, y espantaos,

Y

21.5
Jue. 18.19
poned la mano sobre la boca.

6Aun yo mismo, cuando me acuerdo, me asombro,

Y toma temblor mi carne.

7

21.7
cp. 12.6.
¿Por qué viven los impíos,

Y se envejecen, y aun crecen en riquezas?

8Su simiente con ellos, compuesta delante de ellos;

Y sus renuevos delante de sus ojos.

9Sus casas seguras de temor,

Ni hay azote de Dios sobre ellos.

10Sus vacas conciben, no abortan;

Paren sus vacas, y no malogran su cría.

1 que no siempre los malos

2 son castigados en este mundo.

11Salen sus chiquitos como manada,

Y sus hijos andan saltando.

12Al son de tamboril y cítara saltan,

Y se huelgan al son del

21.12
cp. 30.31.
órgano.

13Gastan sus días en bien,

Y en un momento descienden á la sepultura.

14Dicen pues á Dios: Apártate de nosotros,

Que no queremos el conocimiento de tus caminos.

15

21.15
Mal. 3.14
¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos?

¿Y de qué nos aprovechará que oremos á él?

16He aquí que su bien no está en manos de ellos:

21.16
cp. 22.18.
El consejo de los impíos lejos esté de mí.

17

21.17
cp. 18.6.
¡Oh cuántas veces la lámpara de los impíos es apagada,

Y viene sobre ellos su quebranto,

Y Dios en su ira les reparte dolores!

18

21.18
Sal. 1.4
Serán como la paja delante del viento,

Y como el tamo que arrebata el torbellino.

19Dios

21.19
Ex. 20.5
guardará para sus hijos su violencia;

Y le dará su pago, para que conozca.

20Verán sus ojos su quebranto,

Y

21.20
Sal. 60.3
beberá de la ira del Todopoderoso.

21Porque ¿qué deleite tendrá él de su casa después de sí,

Siendo cortado el número de sus meses?

22

21.22
Is. 40.13
¿Enseñará alguien á Dios sabiduría,

Juzgando él á los que están elevados?

23Este morirá en el vigor de su hermosura, todo quieto y pacífico.

24Sus colodras están llenas de leche,

Y sus huesos serán regados de tuétano.

25Y estotro morirá en amargura de ánimo,

Y no habiendo comido jamás con gusto.

26Igualmente

21.26
cp. 20.11.
yacerán ellos en el polvo,

Y gusanos los cubrirán.

27He aquí, yo conozco vuestros pensamientos,

Y las imaginaciones que contra mí forjáis.

28Porque decís:

21.28
cp. 20.6,7.
¿Qué es de la casa del príncipe,

Y qué de la tienda de las moradas de los impíos?

29¿No habéis preguntado á los que pasan por los caminos,

Por cuyas señas no negaréis,

30

21.30
2 P. 2.9
Que el malo es reservado para el día de la destrucción?

Presentados serán en el día de las iras.

31¿Quién le denunciará en su cara su camino?

Y de lo que él hizo, ¿quién le dará el pago?

32Porque llevado será él á los sepulcros,

Y en el montón permanecerá.

33Los terrones del valle le serán dulces;

Y tras de él será llevado todo hombre,

Y antes de él han ido innumerables.

34¿Cómo pues me consoláis en vano,

Viniendo á parar vuestras respuestas en falacia?