Reina Valera Bible 1909 (RVR09)
4

41TEMAMOS,

4.1
cp. 12.15.
pues, que quedando aún la promesa de entrar en su reposo, parezca alguno de vosotros haberse apartado.

2Porque también á nosotros se nos ha evangelizado como

4.2
cp. 3.18.
a ellos; mas no les aprovechó el oir la palabra á los que la oyeron sin mezclar fe.

3Empero entramos en el reposo los que hemos creído, de la manera que dijo:

4.3
Sal. 95.11
Como juré en mi ira,

No entrarán en mi reposo: aun acabadas las obras desde el principio del mundo.

4Porque en un cierto lugar dijo así del séptimo día:

4.4
Gn. 2.2
Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día.

5Y otra vez aquí:

No entrarán en mi reposo.

6Así que, pues que resta que algunos han de entrar en él,

4.6
cp. 3.19.
y aquellos á quienes primero fué anunciado no entraron por causa de desobediencia,

7Determina otra vez un cierto día, diciendo

4.7
Sal. 95
por David: Hoy, después de tanto tiempo; como está dicho:

4.7
Sal. 95.7
Si oyereis su voz hoy,

No endurezcáis vuestros corazones.

8Porque si

4.8
Hch. 7.45
Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día.

9Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.

10Porque

4.10
Ap. 6.11
el que ha entrado en su reposo, también él ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.

11Procuremos pues de entrar en aquel reposo; que

4.11
cp. 3.12,18,19.
ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.

12Porque

4.12
Jn. 12.48
la palabra de Dios es
4.12
Is. 49.21 P. 1.23
viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos: y que alcanza hasta partir
4.12
1 Ts. 5.23
el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y
4.12
1 Co. 14.25
discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

13Y no hay cosa criada que no sea manifiesta en su presencia; antes todas las cosas están desnudas y abiertas á los ojos de aquel á quien tenemos que dar cuenta.

14Por tanto, teniendo

4.14
cp. 3.1.
un gran Pontífice,
4.14
cp. 7.26.
que penetró los cielos, Jesús el Hijo de Dios,
4.14
cp. 10.23.
retengamos nuestra
4.14
1 Ti. 6.13
profesión.

15Porque

4.15
Is. 53.3
no tenemos un Pontífice
4.15
cp. 5.2.
que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas
4.15
cp. 2.18.
tentado en todo según nuestra semejanza,
4.15
Jn. 8.462 Co. 5.21
pero sin pecado.

16

4.16
cp. 10.19,22.
Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro.

5

51PORQUE todo pontífice, tomado de entre los hombres,

5.1
cp. 8.3.
es constituído á favor de los hombres
5.1
cp. 2.17.
en lo que á Dios toca,
5.1
cp. 9.9.
para que ofrezca presentes y sacrificios por los pecados:

2Que se pueda compadecer

5.2
cp. 2.18 y
de los ignorantes y extraviados, pues que
5.2
cp. 7.28.
él también está rodeado de flaqueza;

3Y

5.3
Lv. 4.3
por causa de ella debe, como por sí mismo, así también por el pueblo, ofrecer por los pecados.

1 Cristo, Sacerdote eterno.

2 Perseverancia cristiana.

4

5.4
Nm. 16.5
Ni nadie toma para sí la honra, sino el que es llamado de Dios,
5.4
Ex. 28.1
como Aarón.

5Así también Cristo

5.5
Jn. 8.54
no se glorificó á sí mismo haciéndose Pontífice, mas el que le dijo:

5.5
cp. 1.5.
Tú eres mi Hijo,

Yo te he engendrado hoy;

6Como también dice en otro lugar:

5.6
Sal. 110.4
Tú eres sacerdote eternamente,

Según el orden de Melchîsedec.

7El cual en los días de su carne,

5.7
Mt. 26.39,44
ofreciendo ruegos y súplicas
5.7
Mt. 27.46,50
con gran clamor y lágrimas
5.7
Mr. 14.36
al que le podía librar de la muerte, fué oído por su reverencial miedo.

8Y aunque era

5.8
Jn. 14.31
Hijo, por lo que padeció
5.8
Fil. 2.8
aprendió la obediencia;

9Y

5.9
cp. 2.10.
consumado, vino á ser causa de eterna salud á todos los que le obedecen;

10Nombrado de Dios

5.10
ver. 6.
pontífice según el orden de Melchîsedec.

11Del cual

5.11
2 P. 3.16
tenemos mucho que decir, y dificultoso de declarar, por cuanto sois flacos para oir.

12Porque debiendo ser ya maestros á causa del tiempo, tenéis necesidad de volver á ser enseñados cuáles sean

5.12
cp. 6.1.
los primeros
5.12
Ga. 4.3
rudimentos de
5.12
Ro. 3.2
las palabras de Dios; y habéis llegado á ser tales que tengáis necesidad de
5.12
1 Co. 3.2
leche, y no de manjar sólido.

13Que cualquiera que participa de la leche, es inhábil para la palabra de la justicia, porque es niño;

14Mas la vianda firme es para los perfectos, para los que por la costumbre tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

6

61POR tanto, dejando la palabra del comienzo en la doctrina de Cristo, vamos adelante á la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento

6.1
cp. 9.14.
de obras muertas, y de la fe en Dios,

2De la doctrina

6.2
Hch. 19.4,5
de bautismos,
6.2
Hch. 8.14-17
y de la imposición de manos,
6.2
Hch. 17.32,32.
y de la resurrección de los muertos,
6.2
Hch. 24.25
y del juicio eterno.

3Y esto haremos á la verdad, si Dios lo permitiere.

4Porque

6.4
Mt. 12.31,45
es imposible que los que una vez fueron
6.4
cp. 10.32.
iluminados y gustaron
6.4
Jn. 4.10
el don celestial, y
6.4
cp. 2.4.
fueron hechos partícipes del Espíritu Santo.

5Y asimismo gustaron la buena palabra de Dios, y las virtudes

6.5
cp. 2.5.
del siglo venidero,

6Y recayeron, sean otra vez renovados

6.6
cp. 12.17.
para arrepentimiento,
6.6
cp. 10.29.
crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios, y exponiéndole á vituperio.

7Porque la tierra

6.7
Sal. 65.10
que embebe el agua que muchas veces vino sobre ella, y produce hierba provechosa á aquellos de los cuales es labrada, recibe bendición de Dios:

8Mas

6.8
Is. 5.6
la que produce espinas y abrojos, es reprobada, y cercana de maldición; cuyo fin será el ser abrasada.

9Pero de vosotros, oh amados, esperamos mejores cosas, y más cercanas á salud, aunque hablamos así.

10Porque

6.10
Mt. 10.42
Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado á su nombre, habiendo
6.10
Ro. 15.252 Ti. 1.18
asistido y asistiendo aún á los santos.

11Mas deseamos que

6.11
cp. 3.6.
cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el cabo, para cumplimiento de la esperanza:

12Que no os hagáis

6.12
cp. 5.11.
perezosos, mas imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan
6.12
Ga. 3.18
las promesas.

13Porque prometiendo Dios á Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor,

6.13
Lc. 1.73
juró por sí mismo,

14Diciendo:

6.14
Gn. 22.16,17
De cierto te bendeciré bendiciendo, y multiplicando te multiplicaré.

15Y así, esperando con largura de ánimo, alcanzó la promesa.

16Porque los hombres ciertamente por el mayor que ellos juran: y el fin de todas sus controversias es

6.16
Ex. 22.11
el juramento para confirmación.

17Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente á los

6.17
cp. 11.9.
herederos de la promesa
6.17
Sal. 110.4
la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento;

1 El sacerdocio de Melchîsedec

2 superior al levítico.

18Para que por dos cosas inmutables, en las cuales es

6.18
Tit. 1.2
imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo, los que nos acogemos á trabarnos de la esperanza propuesta:

19La cual tenemos como segura y firme ancla del alma,

6.19
Lv. 16.15
y que entra hasta dentro del
6.19
cp. 9.3.
velo;

20Donde

6.20
cp. 4.14.
entró por nosotros como precursor Jesús,
6.20
cp. 3.1 y
hecho Pontífice eternalmente según el orden de Melchîsedec.