Dios habla Hoy (DHH)
1

El día de la ira del Señor

11Este es el mensaje que el Señor dirigió a Sofonías en el tiempo en que Josías,1.1 Josías fue rey de Judá entre los años 640 y 609 a.C. Cf. 2 R 22.1—23.30; 2 Cr 34.1—35.27. hijo de Amón, era rey de Judá. Sofonías era hijo de Cusí, este de Guedalías, este de Amarías y este de Ezequías.

2Esto afirma el Señor:

«Voy a destruir completamente

todo lo que hay sobre la tierra.

3Destruiré a los hombres y los animales, destruiré las aves y los peces,

pondré tropiezo a los malvados

y eliminaré de la tierra al hombre.»

Esto afirma el Señor:

4«Extenderé mi mano contra el pueblo de Judá

y contra todos los que viven en Jerusalén.

Borraré de este lugar todo rastro

del falso dios Baal,

y hasta el nombre de sus sacerdotes.

5Destruiré a los que suben a las azoteas

para adorar a los astros,

y a los que se arrodillan

jurando al mismo tiempo por mi nombre

y por el nombre del dios Milcom.1.5 Milcom era el dios nacional del reino de Amón (2~R 23.13; Jer 49.1,3).

6También destruiré a los que se apartan de mí,

a los que no me buscan ni acuden a consultarme.»

7¡Guarden silencio en presencia del Señor,

porque el día del Señor está cerca!

¡El Señor ha dispuesto un sacrificio

y ha consagrado a sus invitados!1.7 Estos invitados son probablemente los pecadores mencionados en los vv. 4-6, que van a ser inmolados como víctimas del sacrificio.

8«En el día del sacrificio

castigaré a los jefes —dice el Señor—,

a los hijos del rey

y a todos los que visten ropa extraña.

9También castigaré en aquel día

a los que saltan sobre los umbrales,1.9 Saltan sobre los umbrales: alusión a una práctica supersticiosa como la descrita en 1~S 5.5 o a un rito idolátrico practicado en las gradas de la plataforma que servía de pedestal a los ídolos.

y a los que llenan de violencia y engaños

la casa de sus amos.»

10Esto afirma el Señor:

«En aquel día se oirán gritos de socorro

desde la Puerta de los Pescados.1.10 Puerta de los Pescados: una de las entradas al norte de Jerusalén (cf. Neh 3.3; 12.39), así llamada porque allí se vendía pescado (cf. Neh 13.16).

Gritará la gente en el Segundo Barrio

y habrá gran ruido de derrumbes desde las colinas.

11¡Aúllen ustedes, habitantes del Barrio del Mortero,

porque todos los comerciantes van a morir,

todos los que trafican con dinero van a ser destruidos!

12»En aquel tiempo tomaré una lámpara

y registraré Jerusalén.

Castigaré entonces a la gente

que se siente tranquila

como el vino reposado,

y que se dice a sí misma:

“¡El Señor no hará nada, ni bueno ni malo!”

13Por eso, sus tesoros serán saqueados

y sus casas destruidas.

Construirán casas, pero no vivirán en ellas;

plantarán viñas, pero no beberán de su vino.»

14¡Ya está cerca el gran día del Señor!1.14-18 El gran día del Señor: Is 13.6; Ez 30.2-3; Jl 1.15.

¡Ya está cerca, viene de prisa!

El estruendo del día del Señor será amargo:

¡hasta los más valientes gritarán entonces!

15Será un día de ira,

de angustia y aflicción,

de ruina y desolación,

de oscuridad y tinieblas,

de nublado y sombras profundas;

16será un día de trompeta y de clamor

contra las ciudades fortificadas

y sus altas torres.

17Dice el Señor:

«Pondré en apuros a la gente.

Caminarán como ciegos,

porque pecaron contra mí.

Su sangre será derramada como polvo,

y su carne amontonada como estiércol.»

18En el día de la ira del Señor,

no salvará a la gente ni su plata ni su oro,

porque el fuego del enojo del Señor

consumirá todo el país.

¡Todos los habitantes de la tierra

quedarán destruidos en un solo instante!

2

21Reúnanse, júntense ustedes,

gente falta de vergüenza,

2antes de ser aventados

como paja, que en un día desaparece;

antes que caiga sobre ustedes

la ira ardiente del Señor;

antes que caiga sobre ustedes

el día de la ira del Señor.

3Busquen al Señor todos ustedes,

los humildes de este mundo,2.3 Los humildes de este mundo son los pobres y oprimidos que ponen toda su confianza en el Señor, porque saben que nadie, fuera de él, está realmente dispuesto a prestarles ayuda. Según Sof 3.12-13, de esta gente humilde y sencilla saldrá en el futuro el resto de Israel, es decir, el verdadero pueblo de Dios.

los que obedecen sus mandatos.

Actúen con rectitud y humildad,

y quizás así encontrarán refugio

en el día de la ira del Señor.

El castigo que recibirán las naciones

4La ciudad de Gaza quedará desierta,

y Ascalón, desolada;

en pleno día serán expulsados

los que viven en Asdod,

y los de Ecrón serán arrancados de raíz.

5¡Ay de ustedes, gente de Creta,2.5 Gente de Creta: es decir, los filisteos, que según la tradición hebrea procedían de esa isla del Mediterráneo. Cf. Dt 2.23; Am 9.7.

que viven a orillas del mar!

Dios ha pronunciado esta sentencia contra ustedes:

«¡Canaán, país de los filisteos,

te voy a destruir y a dejar sin habitantes!

6El país que está a orillas del mar

quedará convertido en pastizales

donde se junten los pastores,

y en corrales para los rebaños.»

7Los sobrevivientes del pueblo de Judá

tomarán posesión de ese país

cuando el Señor su Dios venga en su ayuda

y cambie la suerte de ellos.

Allí cuidarán de sus rebaños,

y por las noches descansarán

en las casas de Ascalón.

8-9Esto afirma el Señor todopoderoso, el Dios de Israel:

«He oído los insultos de los moabitas

y las ofensas de los amonitas.

Porque ellos han insultado a mi gente

y se han engrandecido a costa de su territorio.

Por eso, juro por mi vida

que a Moab le pasará como a Sodoma

y que los de Amón quedarán como Gomorra,

convertidos en campo de espinos,

en mina de sal,

en un lugar de permanente soledad.

Los sobrevivientes de mi pueblo los saquearán

y se quedarán con sus tierras.»

10Este es el pago que recibirán Moab y Amón

por haber insultado al pueblo del Señor,

por haberse engrandecido a costa

del pueblo del Señor todopoderoso.

11El Señor será terrible con ellos.

Destruirá todos los dioses del país,

y él será adorado en todo lugar,

aun por la gente de las islas.2.11 Gente de las islas: Cf. Is 41.1,5; 42.4,10,12; 49.1; 51.5.

12¡También ustedes, los de Etiopía,2.12 Los de Etiopía: Esta expresión podría referirse a Egipto, que por los años 715-663 a.C. fue gobernado por una dinastía etiope. Cf. Is 18—20; Jer 46; Ez 29—32.

caerán heridos por la espada del Señor!

13Extenderá él su mano contra el norte

para destruir Asiria,

y dejará desolada la ciudad de Nínive,

convirtiéndola en un seco desierto.

14La madera de sus casas será arrancada,

y en ellas se echarán los rebaños de ovejas

y toda clase de animales salvajes.

El búho y el erizo

dormirán en lo alto de sus postes,

y los cuervos graznarán

en las ventanas y en los umbrales.

15Esa es la ciudad llena de orgullo

que vivía confiada,

de la que decían sus habitantes

que no tenía igual en el mundo.

¡Cómo ha quedado desolada

y convertida en guarida de fieras!

Cuantos pasen cerca de ella,

silbarán y harán gestos de desprecio.