Dios habla Hoy (DHH)
2

Visión de la cinta de medir

21 1 (5) Aún tuve otra visión. Se me apareció un hombre que llevaba en la mano una cinta de medir. 2 2 (6) Le pregunté: «¿A dónde vas?» Y él me contestó: «Voy a medir la ciudad de Jerusalén, para saber su largo y su ancho.»

3 3 (7) Entonces vi que se iba el ángel que había hablado conmigo, y que otro ángel le salía al encuentro 4 4 (8) y le decía: «Corre a decirle al joven que lleva la cinta de medir: “Jerusalén va a ser de nuevo habitada, y serán tantos sus habitantes y ganados que no podrá tener murallas. 5 5 (9) Pero el Señor afirma: Yo seré como una muralla de fuego alrededor de Jerusalén, y en medio de la ciudad mostraré mi gloria.”»

El Señor salvará a su pueblo

6-7 6-7 (10-11) El Señor afirma: «Yo hice que ustedes fueran dispersados en todas direcciones. Pero ahora les digo: ¡Huyan pronto del país del norte! ¡Escapen de Babilonia, donde viven desterrados ustedes, los que vivían en Sión! Yo, el Señor, lo afirmo.»

8-9 8-9 (12-13) El Señor todopoderoso me ha enviado con este mensaje contra las naciones que los saquearon a ustedes: «Cualquiera que toca a mi pueblo, toca a la niña de mis ojos. Por eso, yo mismo lucharé contra esas naciones, y haré que sus propios esclavos las saqueen.» Así mostrará su gloria el Señor todopoderoso, y así comprenderán ustedes que él fue quien me envió.

10 10 (14) El Señor afirma: «¡Canten de alegría, habitantes de Jerusalén, porque yo vengo a vivir entre ustedes!»

2.10
Cf.
11 11 (15) Cuando esto suceda, muchas naciones se unirán al Señor. Y él dirá: «También estas naciones serán pueblo mío. Y yo viviré entonces entre ustedes.» Así comprenderán ustedes que el Señor todopoderoso me ha enviado. 12 12 (16) El Señor tomará nuevamente a Judá como su posesión especial en la tierra santa, y proclamará de nuevo a Jerusalén como su ciudad elegida.

13 13 (17) ¡Que todo el mundo guarde silencio ante el Señor, pues él viene a nosotros desde el santo lugar donde habita!

3

Visión del cambio de ropas de Josué

31Luego el Señor me mostró en una visión a Josué,

3.1
Cf.
el sumo sacerdote, que estaba de pie en presencia del ángel del Señor. Al lado derecho de Josué estaba el ángel acusador,3.1 El ángel acusador: es el antagonista del ángel del Señor. (cf. 1~Cr 21.1; Job 1.6-12; Ap 12.10). que se disponía a acusarlo. 2Entonces el ángel del Señor3.2 El ángel del Señor: según una versión antigua. Heb. El Señor. le dijo al ángel acusador: «¡Que el Señor te reprenda! ¡Que el Señor, que ama a Jerusalén, te reprenda! Pues este hombre es como un carbón encendido sacado de entre las brasas.» 3Josué, vestido con ropas muy sucias, permanecía de pie en presencia del ángel del Señor. 4Entonces el ángel ordenó a sus ayudantes que le quitaran a Josué aquellas ropas sucias. Luego le dijo: «Mira, esto significa que te he quitado tus pecados. ¡Ahora voy a hacer que te vistan de fiesta!» 5En seguida ordenó a sus ayudantes que pusieran a Josué un turbante limpio en la cabeza. Ellos se lo pusieron, y después le vistieron con ropas de fiesta. Mientras tanto, el ángel permanecía de pie.

6Luego el ángel del Señor le dijo a Josué: 7«Esto dice el Señor todopoderoso: “Anda por mis caminos y cumple todos los deberes que te he encomendado. Si lo haces así, quedarás encargado de mi templo. Cuidarás de él y de sus atrios, y yo te daré un puesto entre estos ángeles que están a mi servicio. 8Escucha bien, Josué, tú que eres el sumo sacerdote, y que escuchen también tus compañeros de la junta sacerdotal, pues todos ustedes son como una señal profética: Voy a traer a mi siervo, el Retoño.3.8 El Retoño: título mesiánico (Is 11.1) que al comienzo se aplicó a Zorobabel, el legítimo representante de la dinastía davídica (cf. Zac 6.12-13). 9Yo he puesto delante de Josué una piedra de siete lados, y yo mismo grabaré en ella una inscripción. Luego, en un solo día, quitaré el pecado de este país. 10Cuando llegue ese día, podrán ustedes convidarse unos a otros a disfrutar de paz a la sombra de sus vides y sus higueras. Yo, el Señor todopoderoso, lo afirmo.”»

4

Visión del candelabro y los olivos

41Volvió entonces el ángel que hablaba conmigo, y me despertó como se despierta a uno que está dormido. Me preguntó: 2«¿Qué ves?» Y yo le contesté: «Veo un candelabro de oro, con un depósito de aceite encima. En lo alto tiene siete lámparas, a las que llega el aceite por siete tubos. 3Junto al candelabro hay dos olivos,4.3 Los dos olivos, según el v. 14, son los consagrados (o ungidos) para el servicio del Señor: Josué representa al sacerdocio y ha sido consagrado para el culto (Lv 4.3,5,16); a Zorobabel, el príncipe de la dinastía davídica, le corresponde el poder real (Zac 4.6). uno a su derecha y otro a su izquierda.»

4Pregunté al ángel que hablaba conmigo: «Mi señor, ¿qué significa esto?» 5El ángel me contestó: «¿No sabes lo que significa?» Yo le dije: «No, señor.»

6Y él continuó: «Este es el mensaje del Señor para Zorobabel:4.6 Zorobabel, descendiente de David, fue gobernador de Jerusalén al finalizar el exilio en Babilonia y estuvo a cargo de la reconstrucción del templo (v. 9). Los judíos repatriados esperaban verlo coronado rey. Cf. Esd 3.8; 5.2; Hag 1.1; 2.20-23. “No depende del ejército, ni de la fuerza, sino de mi Espíritu, dice el Señor todopoderoso. 7¿Quién eres tú, gran montaña? ¡Quedarás convertida en llanura delante de Zorobabel! Él sacará la piedra principal, mientras grita la gente: ¡Qué hermosa es! ¡Qué hermosa!”»

8Después me dio el Señor otro mensaje: 9«Zorobabel ha puesto los cimientos de este templo, y él mismo será quien lo termine.» Así reconocerán ustedes que fue el Señor todopoderoso quien me envió. 10«Aquellos que no tomaron en serio los pequeños comienzos, ahora se alegrarán viendo a Zorobabel terminar las obras.»

Después de esto, el ángel añadió: «Estas siete lámparas son los ojos del Señor, que están recorriendo toda la tierra.»

11Yo le pregunté: «¿Qué son esos dos olivos, uno a cada lado del candelabro?» 12También le pregunté: «¿Y qué significan esas dos ramas de olivo que están junto a los tubos de oro por donde llega el aceite a las lámparas?» 13El ángel me respondió: «¿No sabes lo que significan?» Le dije: «No, señor.»

14Y él me contestó: «Estos son los dos que han sido consagrados para el servicio del Señor de toda la tierra.»