Dios habla Hoy (DHH)
87

SALMO 87 (86)

Alabanza a la ciudad de DiosSalmo 87 El salmista celebra a Jerusalén como ciudad de Dios y madre espiritual de todos los pueblos. Cf. Is 2.2-5; Miq 4.1-3; Zac 8.20-23.

1a (1a) Salmo y cántico de los hijos de Coré.

871 1 (1b) Los cimientos de la ciudad de Dios

están sobre los montes santos.

2El Señor ama las puertas de Sión

más que a todas las casas de Jacob.87.2 Las casas de Jacob: designación de los antiguos y venerables santuarios israelitas, como Betel, Siquem y Siló.

3Ciudad de Dios,

qué cosas tan hermosas se dicen de ti:

4«Entre los pueblos que me conocen

puedo nombrar a Egipto y Babilonia,

Filistea, Tiro y Etiopía;

todos ellos nacieron en ti.»87.4 Los pueblos aquí mencionados representan a todas las naciones de la tierra, incluyendo a algunos de los más encarnizados enemigos de Israel.

5De la ciudad de Sión dirán:

«Este y aquel nacieron en ella.»

El Altísimo mismo la ha afirmado.

6El Señor escribe en el libro

donde constan los nombres de los pueblos:

«Este nació en ella.»87.6 Todos estos pueblos pasarán a ser considerados ciudadanos nativos de Jerusalén, de manera que ella se convertirá en la verdadera patria de todos los hombres.

7Y los que cantan y los que bailan dicen:

«Mi hogar87.7 Mi hogar: traducción posible, basada en la versión griega (LXX). Heb. mis fuentes. está en ti.»