Dios habla Hoy (DHH)
83

SALMO 83 (82)

Oración pidiendo la intervención de Dios

1 (1) Cántico y salmo de Asaf.

831 1 (2) Oh Dios, ¡no te quedes en silencio!,

¡no te quedes inmóvil y callado!

2 2 (3) Mira a tus enemigos, a los que te odian:

alborotan y se rebelan contra ti.

3 3 (4) Han hecho planes astutos

en contra de tu pueblo,

¡en contra de tus protegidos!

4 4 (5) Han pensado venir a destruirnos

para que dejemos de existir como nación,

para que no vuelva a recordarse el nombre de Israel.

5 5 (6) Han hecho un pacto en contra tuya,

han conspirado como un solo hombre:

6 6 (7) los campamentos de Edom y de Ismael,

los descendientes de Agar y de Moab,

7 7 (8) Guebal, Amón y Amalec,

los filisteos, los que viven en Tiro,

8 8 (9) y hasta los asirios se han unido a ellos,

y son el brazo fuerte de los hijos de Lot.83.6-8 Aquí aparecen reunidos los nombres de diez pueblos que, en el pasado o en el presente, habían manifestado su enemistad hacia Israel. Los descendientes de Agar eran tribus nómadas del norte de Arabia y de las regiones desérticas al este del Jordán. Guebal se encontraba probablemente al sur del Mar Muerto. Amalec era otra tribu nómada al sur del desierto del Négueb, y Tiro, una ciudad fenicia situada sobre la costa del Mediterráneo, al norte de Palestina. Los hijos de Lot eran Moab y Amón.

9 9 (10) Haz con ellos como hiciste con Madián,

como hiciste con Sísara,

como hiciste con Jabín en el arroyo de Quisón,

10 10 (11) que fueron destruidos en Endor,

¡que fueron convertidos en estiércol de la tierra!83.9-10 Madián: Cf. Jue 7.1-22; Sísara… Jabín… Quisón: Cf. Jue 4—5.

11 11 (12) Haz con sus hombres importantes

como hiciste con Oreb y con Zeeb;

haz con todos sus jefes

como hiciste con Zébah y con Salmuná,

12 12 (13) que quisieron apropiarse de los pastizales de Dios.83.11-12 Oreb… Zeeb: Cf. Jue 7.25. Zébah… SalmunáCf. Jue 8.1-21.

13 13 (14) Dios mío, haz que rueden como zarzas,

como hojas secas arrastradas por el viento;

14 14 (15) y así como el fuego quema el bosque

y consume los montes con sus llamas,

15 15 (16) ¡así persíguelos con tus tormentas

y espántalos con tus tempestades!

16 16 (17) ¡Avergüénzalos, Señor,

para que recurran a ti!

17 17 (18) Que sean avergonzados para siempre;

¡que se avergüencen y mueran!

18 18 (19) ¡Que sepan que solo tú eres el Señor,

que solo tú eres el Altísimo

sobre toda la tierra!

84

SALMO 84 (83)

Anhelo por la casa de Dios

1 (1) Del maestro de coro, con la cítara de Gat. De los hijos de Coré. Salmo.

841 1 (2) ¡Cuán hermoso es tu santuario,

Señor todopoderoso!

2 2 (3) ¡Con qué ansia y fervor

deseo estar en los atrios de tu templo!

¡Con todo el corazón

canto alegre al Dios de la vida!

3 3 (4) Aun el gorrión y la golondrina

hallan lugar en tus altares

donde hacerles nido a sus polluelos,

oh Señor todopoderoso,

Rey mío y Dios mío.

4 4 (5) ¡Felices los que viven en tu templo

y te alaban sin cesar!

5 5 (6) ¡Felices los que en ti encuentran ayuda,

los que desean peregrinar hasta tu monte!

6 6 (7) Cuando pasen por el valle de las Lágrimas84.6 Valle de las Lágrimas: según algunos mss. hebreos y versiones antiguas. Heb. valle de los Bálsamos, lo que apuntaría a un lugar cercano a Jerusalén, plantado con ese tipo de árboles (cf. 2~S 5.23).

lo convertirán en manantial,

y aun la lluvia lo llenará de bendiciones;

7 7 (8) irán sus fuerzas en aumento,

y en Sión verán al Dios supremo.

8 8 (9) Señor, Dios todopoderoso,

Dios de Jacob,

¡escucha mi oración!

9 9 (10) Mira, oh Dios, con buenos ojos

a aquel que es nuestro escudo,

a quien tú has escogido como rey.

10 10 (11) ¡Más vale estar un día en tus atrios,

que mil fuera de ellos!

Prefiero ser portero del templo de mi Dios,

que vivir en lugares de maldad.

11 11 (12) Porque Dios el Señor nos alumbra y nos protege;

el Señor ama y honra a los que viven sin tacha,

y nada bueno les niega.

12 12 (13) Señor todopoderoso,

¡felices los que en ti confían!

85

SALMO 85 (84)

¡Sálvanos otra vez!

1 (1) Del maestro de coro. Salmo de los hijos de Coré.

851 1 (2) Señor,

tú has sido muy bueno con este país tuyo;

has cambiado la suerte de Jacob;85.1 Has cambiado la suerte de Jacob: es decir, has hecho regresar del exilio a los israelitas que habían estado cautivos.

2 2 (3) has perdonado la maldad de tu pueblo

y todos sus pecados;

3 3 (4) has calmado por completo

tu enojo y tu furor.

4 4 (5) Dios y Salvador nuestro,

¡sálvanos también ahora

y no sigas enojado con nosotros!

5 5 (6) ¿Acaso vas a prolongar por siempre

tu enojo contra nosotros?

6 6 (7) ¿No volverás a darnos vida,

para que tu pueblo se alegre por ti?

7 7 (8) Oh Señor,

¡muéstranos tu amor, y sálvanos!

8 8 (9) Escucharé lo que el Señor va a decir;

pues va a hablar de paz a su pueblo,

a los que le son fieles,

para que no vuelvan a hacer locuras.85.8 Para que no vuelvan a hacer locuras: otra posible traducción, de acuerdo con la versión griega (LXX): y a los que se vuelven a él de corazón.

9 9 (10) En verdad, Dios está muy cerca,

para salvar a los que le honran;

su gloria vivirá en nuestra tierra.

10 10 (11) El amor y la verdad se darán cita,

la paz y la justicia se besarán,

11 11 (12) la verdad brotará de la tierra

y la justicia mirará desde el cielo.

12 12 (13) El Señor mismo traerá la lluvia,

y nuestra tierra dará su fruto.

13 13 (14) La justicia irá delante de él,

y le preparará el camino.