Dios habla Hoy (DHH)
80

SALMO 80 (79)

¡Míranos con buenos ojos!

1 (1) Del maestro de coro, según la melodía de «Los lirios». Testimonio y salmo de Asaf.

801 1 (2) Pastor de Israel,

que guías a José como a un rebaño,

que tienes tu trono sobre los querubines,80.1 Los querubines eran los seres alados que extendían sus alas sobre el arca de la alianza (Ex 25.18-22; 1~S 4.4; 1~R 6.23-27; Sal 99.1; Is 37.16; Ez 1.26-28).

¡escucha!

¡Mira con buenos ojos a Efraín,

2 2 (3) Benjamín y Manasés!80.1-2 José era el padre de Efraín y Manasés (Gn 48.1), los antepasados de las dos tribus principales del reino del norte (cf. Jos 17.14-18; 1~R 12). La tribu de Benjamín se unió al reino de Judá (1~R 12.21), pero algunas ciudades benjaminitas quedaron sometidas al reino del norte. La especial mención de estas tribus norteñas es un buen indicio de que el salmo se refiere a la catástrofe del 722 a.C.

¡Despierta y ven a salvarnos con tu poder!

3 3 (4) Oh Dios,

¡haz que volvamos a ser lo que fuimos!

¡Míranos con buenos ojos y estaremos a salvo!

4 4 (5) Señor, Dios todopoderoso,

¿hasta cuándo estarás enojado

con la oración de tu pueblo?

5 5 (6) Nos has dado lágrimas por comida;

por bebida, lágrimas en abundancia.

6 6 (7) Nos has convertido en la burla de nuestros vecinos,

y nuestros enemigos se ríen de nosotros.

7 7 (8) Dios todopoderoso,

¡haz que volvamos a ser lo que fuimos!

¡Míranos con buenos ojos y estaremos a salvo!

8 8 (9) De Egipto sacaste una vid;80.8-13 Con la imagen de la vid, el salmista narra la historia de Israel desde el éxodo de Egipto hasta que se estableció en Canaán y logró extender sus fronteras en el territorio comprendido entre el río Éufrates y el mar Mediterráneo (cf. v. 11).

arrojaste a los paganos y la plantaste.

9 9 (10) Limpiaste el terreno para ella,

y la vid echó raíces y llenó el país.

10 10 (11) Cubrió los montes con su sombra,

y con sus ramas los árboles más altos.

11 11 (12) Se extendieron sus ramas hasta el mar,

y hasta el río Éufrates sus retoños.

12 12 (13) ¿Por qué has derribado su cerca,

dejando que le arranquen uvas los que van por el camino?

13 13 (14) El jabalí la destroza;

¡los animales salvajes la devoran!

14 14 (15) Dios todopoderoso, regresa, por favor;

mira atentamente desde el cielo

y ten consideración de esta vid,

15 15 (16) de la vid que tú mismo plantaste,

del retoño que tú mismo afirmaste.

16 16 (17) Destruye con tu furor

a quienes la cortan y la queman;

17 17 (18) pero ayuda al hombre que has escogido,

al retoño de hombre que tú mismo afirmaste,

18 18 (19) y nunca más nos apartaremos de ti.

¡Danos vida, y solo a ti te invocaremos!

19 19 (20) Oh Señor, Dios todopoderoso,

¡haz que volvamos a ser lo que fuimos!

¡Míranos con buenos ojos y estaremos a salvo!