Dios habla Hoy (DHH)
75

SALMO 75 (74)

Dios, el Juez

1 (1) Del maestro de coro. «No destruyas». Salmo y cántico de Asaf.

751 1 (2) Te damos gracias, oh Dios,

te damos gracias;

invocamos75.1 Invocamos: según dos versiones antiguas. Heb. cercano. tu nombre y cantamos tus maravillas.

2 2 (3) El Señor dice:75.2 El Señor dice: Esta frase no está en hebreo, pero se ha añadido en la traducción para mayor claridad.

«En el momento que yo escoja,

juzgaré75.2 Juzgaré: En el lenguaje bíblico, juzgar significa mucho más que pronunciar un fallo o sentencia; es rectificar una situación de injusticia. Por eso, el verbo juzgar es muchas veces sinónimo de gobernar, ya que la primera responsabilidad del gobernante es asegurar el triunfo de la justicia. Cf. Sal 72.1-2; 98.9; 99.4. con toda rectitud.

3 3 (4) Cuando tiembla la tierra, con todos sus habitantes,

soy yo quien mantiene firmes sus bases.»

4 4 (5) A los presumidos y a los malvados digo:

«No sean tan altivos y orgullosos;

5 5 (6) no hagan tanto alarde de su poder

ni sean tan insolentes al hablar.»

6 6 (7) Pues el juicio no viene

ni del este ni del oeste,

ni del desierto ni de las montañas,

7 7 (8) sino que el Juez es Dios:

a unos los humilla y a otros los levanta.

8 8 (9) El Señor tiene en la mano la copa de su ira,75.8 La copa simboliza aquí la ira de Dios y su juicio sobre los malvados (cf. Sal 60.3; Jer 25.15-16; Ez 23.31-34; Ap 14.10; 16.19).

con vino mezclado y fermentado.

Cuando él derrame el vino,

todos los malvados de la tierra

lo beberán hasta la última gota.

9 9 (10) Yo siempre anunciaré al Dios de Jacob

y le cantaré alabanzas;

10 10 (11) porque él destruirá el orgullo de los malvados,

pero aumentará el poder del hombre bueno.

76

SALMO 76 (75)

Dios, el vencedor

1 (1) Del maestro de coro, con instrumentos de cuerda. Salmo y cántico de Asaf.

761 1 (2) Dios es conocido en Judá;

su nombre es famoso en Israel.

2 2 (3) Su templo está sobre el monte Sión,

en Jerusalén;76.2 Jerusalén: heb. Salem, nombre antiguo de aquella ciudad (Gn 14.18).

3 3 (4) allí rompió las armas de guerra:

escudos, espadas, arcos y flechas.

4 4 (5) ¡Tú eres glorioso, oh Dios!

¡Eres más grandioso que las montañas eternas!76.4 Montañas eternas: según la versión griega (LXX). Heb. montañas de presa.

5 5 (6) Los más valientes fueron despojados;

los más fuertes nada pudieron hacer;

¡durmieron su último sueño!

6 6 (7) Ni aun moverse pueden el carro y el caballo

cuando tú, Dios de Jacob, los amenazas.

7 7 (8) ¡Tú eres terrible!

¿Quién puede estar en pie delante de ti

cuando se enciende tu furor?

8 8 (9) Desde el cielo das a conocer tu juicio;

la tierra tiene miedo y se queda quieta,

9 9 (10) oh Dios,

cuando te levantas para hacer justicia

y salvar a todos los oprimidos de este mundo.76.9 Los oprimidos de este mundo:otra posible traducción: los oprimidos del país, refiriéndose a los israelitas pobres y humillados.

10 10 (11) El enojo del hombre se convierte en tu alabanza;

¡aun su más mínimo enojo se convierte en tu corona!

11 11 (12) Hagan ustedes promesas al Señor, su Dios,

pero cúmplanselas.

Ustedes, que rodean al que es digno de temor,

¡tráiganle ofrendas!

12 12 (13) Pues él quita la vida a los gobernantes

y causa temor a los reyes del mundo.

77

SALMO 77 (76)

Reflexiones sobre los actos de Dios

1 (1) Del maestro de coro. De Jedutún. Salmo de Asaf.

771 1 (2) A Dios clamo con fuerte voz

para que él me escuche.

2 2 (3) El día que estoy triste busco al Señor,

y sin cesar levanto mis manos

en oración por las noches.

Mi alma no encuentra consuelo.

3 3 (4) Me acuerdo de Dios, y lloro;

me pongo a pensar, y me desanimo.

4 4 (5) Tú, Señor, no me dejas pegar los ojos;

¡estoy tan aturdido, que no puedo hablar!

5 5 (6) Pienso en los días y los años de antes;

6 6 (7) recuerdo cuando cantaba por las noches.

En mi interior medito, y me pregunto:

7 7 (8) ¿Acaso va a estar siempre enojado el Señor?

¿No volverá a tratarnos con bondad?

8 8 (9) ¿Acaso su amor se ha terminado?

¿Se ha acabado su promesa para siempre?

9 9 (10) ¿Acaso se ha olvidado Dios de su bondad?

¿Está tan enojado, que ya no tiene compasión?

10 10 (11) Lo que más me duele es pensar

que el Altísimo ya no es el mismo con nosotros.

11 11 (12) Recordaré las maravillas

que hizo el Señor en otros tiempos;

12 12 (13) pensaré en todo lo que ha hecho.

13 13 (14) Oh Dios, tú eres santo en tus acciones;

¿qué dios hay tan grande como tú?

14 14 (15) ¡Tú eres el Dios que hace maravillas!

¡Diste a conocer tu poder a las naciones!

15 15 (16) Con tu poder rescataste a tu pueblo,

a los hijos de Jacob y de José.

16 16 (17) Oh Dios,

cuando el mar te vio, tuvo miedo,

y temblaron sus aguas más profundas;

17 17 (18) las nubes dejaron caer su lluvia,

y hubo truenos en el cielo

y relámpagos por todas partes.

18 18 (19) Se oían tus truenos en el torbellino;

el mundo se iluminó con tus relámpagos

y la tierra se sacudió con temblores.

19 19 (20) Te abriste paso por el mar;

atravesaste muchas aguas,

pero nadie encontró tus huellas.

20 20 (21) Dirigiste a tu pueblo como a un rebaño,

por medio de Moisés y de Aarón.77.16-20 Evocación poética de los prodigios realizados por el Señor en el Mar Rojo y en el Sinaí (Ex 14.21-22; 15.4-8; 19.16-19; Sal 114.3-6).