Dios habla Hoy (DHH)
6

SALMO 6

Oración en momentos de angustia

(1) Del maestro de coro, con instrumentos de ocho cuerdas. Salmo de David.

61 1 (2) Señor,

no me reprendas en tu enojo,

no me castigues en tu furor.

2 2 (3) Señor, ten compasión de mí,

pues me siento sin fuerzas.

Señor, devuélveme la salud,

pues todo el cuerpo me tiembla.

3 3 (4) ¡Estoy temblando de miedo!

Y tú, Señor, ¿cuándo vendrás?

4 4 (5) Ven, Señor, ¡salva mi vida!,

¡sálvame, por tu amor!

5 5 (6) Nadie que esté muerto puede acordarse de ti;

¿quién podrá alabarte en el sepulcro?6.5 Sepulcro: heb. sheol o morada de los muertos. Los antiguos israelitas se representaban esa morada como un lugar oscuro, situado en lo más profundo de la tierra (Job 10.21-22; Sal 63.9). En aquel «mundo del silencio» (Sal 115.17) los muertos no podían ejercer ninguna actividad ni mucho menos alabar a Dios (Sal 30.9; 88.4-6,10-11; Is 38.18-19; Bar 2.17). Más tarde, estas antiguas creencias fueron sustituidas por la fe y la esperanza en la resurrección de los muertos al fin de los tiempos. Cf. Dn 12.1-3; Sab 3.1-10. Para la concepción del NT, véase 2~Co 5.8 n.

6 6 (7) Estoy cansado de llorar.

Noche tras noche lloro tanto

que inundo de lágrimas mi almohada.

7 7 (8) El dolor me nubla la vista;

¡se me nubla por culpa de mis enemigos!

8 8 (9) ¡Apártense de mí, malhechores,

que el Señor ha escuchado mis sollozos!

9 9 (10) El Señor ha escuchado mis ruegos,

¡el Señor ha aceptado mi oración!

10 10 (11) Mis enemigos, muertos de miedo,

quedarán en ridículo;

¡en un abrir y cerrar de ojos huirán avergonzados!

7

SALMO 7

El Señor es un juez justo

(1) Lamentación de David, cuando cantó al Señor, a propósito de Cus, el benjaminita.

71-2 1-2 (2-3) Señor, mi Dios, en ti busco protección;

¡sálvame de todos los que me persiguen!

¡Líbrame, pues son como leones;

no sea que me despedacen

y no haya quien me salve!

3 3 (4) Señor, mi Dios, en ti busco protección; Señor, mi Dios,

¿en cuál de estas cosas he incurrido?

¿Acaso he cometido un crimen?

4 4 (5) ¿Acaso he pagado a mi amigo mal por bien?

¿Acaso he oprimido sin razón a mi enemigo?

5 5 (6) De ser así, que mi enemigo me persiga;

que me alcance y me arrastre por el suelo,

y que haga rodar por el suelo mi honor.

6 6 (7) ¡Levántate, Señor, con furor!

¡Haz frente a la furia de mis enemigos!

Tú, que has decretado hacer justicia,

¡ponte de mi parte!

7 7 (8) Rodéate del conjunto de las naciones

y pon tu trono en lo alto, por encima de ellas.

8 8 (9) Señor, tú juzgas a las naciones:

júzgame conforme a mi honradez;

júzgame conforme a mi inocencia.

9 9 (10) Dios justo,

que examinas los pensamientos

y los sentimientos más profundos,

¡pon fin a la maldad de los malvados,

pero al hombre honrado manténlo firme!

10 10 (11) Mi protección es el Dios altísimo,

que salva a los de corazón sincero.

11 11 (12) Dios es un juez justo

que condena la maldad en todo tiempo.

12 12 (13) Si el hombre no se vuelve a Dios,

Dios afilará su espada;

ya tiene su arco tenso,

13 13 (14) ya apunta sus flechas encendidas,

¡ya tiene listas sus armas mortales!

14 14 (15) Miren al malvado:

tiene dolores de parto,

está preñado de maldad

y dará a luz mentira.

15 15 (16) Ha hecho una fosa muy honda,

y en su propia fosa caerá.

16 16 (17) ¡Su maldad y su violencia

caerán sobre su propia cabeza!

17 17 (18) Alabaré al Señor porque él es justo;

cantaré himnos al nombre del Señor,

al nombre del Altísimo.

8

SALMO 8

La gloria de Dios y la dignidad del hombre

(1) Del maestro de coro, con la cítara de Gat. Salmo de David.

81 1 (2) Señor, soberano nuestro,

¡tu nombre8.1 Tu nombre: En el lenguaje bíblico, el nombre es mucho más que el vocablo que se emplea para llamar o designar a una persona; representa a la persona misma. Por eso, bendecir, invocar o conocer el nombre del Señor es bendecirlo, invocarlo y conocerlo a él mismo. Cf. Sal 103.1; 113.1; 135.1,3; 138.2. Véase 23.3 n. domina en toda la tierra!,

¡tu gloria se extiende más allá del cielo!

2 2 (3) Con la alabanza de los pequeños,

de los niñitos de pecho,

has construido una fortaleza

por causa de tus enemigos,

para acabar con rebeldes y adversarios.8.1-2 ¡Tu gloria se extiende más allá del cielo! Con la alabanza… adversarios: traducción probable de un texto oscuro. La versión griega (LXX) traduce: Con los cantos de los pequeños, de los niños de pecho, has dispuesto tu alabanza, y así se cita este salmo en Mt 21.16.

3 3 (4) Cuando veo el cielo que tú mismo hiciste,

y la luna y las estrellas que pusiste en él,

4 4 (5) pienso:

¿Qué es el hombre?

¿Qué es el ser humano?

¿Por qué lo recuerdas y te preocupas por él?

5 5 (6) Pues lo hiciste casi como un dios,8.5 La palabra dios designa aquí a los seres celestiales, superiores al hombre. Algunas versiones antiguas la traducen por ángeles.

lo rodeaste de honor y dignidad,

6 6 (7) le diste autoridad sobre tus obras,

lo pusiste por encima de todo:

7 7 (8) sobre las ovejas y los bueyes, sobre los animales salvajes,

8 8 (9) sobre las aves que vuelan por el cielo,

sobre los peces que viven en el mar,

¡sobre todo lo que hay en el mar!

9 9 (10) Señor, soberano nuestro,

¡tu nombre domina en toda la tierra!