Dios habla Hoy (DHH)
68

SALMO 68 (67)

La marcha triunfal de Israel

1 (1) Del maestro de coro. Salmo y cántico de David.

681 1 (2) Cuando Dios entra en acción,

sus enemigos se dispersan;

los que le odian huyen de su presencia;

2 2 (3) desaparecen como el humo en el aire,

se derriten como la cera en el fuego;

¡ante Dios están perdidos los malvados!

3 3 (4) Pero los buenos se alegran;

ante Dios se llenan de gozo,

¡saltan de alegría!

4 4 (5) Canten ustedes a Dios,

canten himnos a su nombre;

alaben al que cabalga sobre las nubes.68.4 Al que cabalga sobre las nubes: El salmista aplica al Dios de Israel este título de Baal, el dios cananeo de las tormentas y de la fertilidad. De este modo da a entender que es el Señor, y no Baal, el que derrama las lluvias y hace brotar la vegetación. Cf. Os 2.8.

¡Alégrense en el Señor!

¡Alégrense en su presencia!

5 5 (6) Dios, que habita en su santo templo,

es padre de los huérfanos

y defensor de las viudas;

6 6 (7) Dios da a los solitarios un hogar donde vivir,

libera a los prisioneros y les da prosperidad;

pero los rebeldes vivirán en tierra estéril.

7 7 (8) Oh Dios, cuando saliste al frente de tu pueblo

marchando a través del desierto,

8 8 (9) la tierra tembló,

la lluvia cayó del cielo,

el Sinaí tembló delante de Dios,

68.8
Ex 19.18

delante del Dios de Israel.

9 9 (10) Oh Dios, tú hiciste llover en abundancia;

tu pueblo estaba agotado, y tú le diste fuerza.68.9 Alusión a los milagros que realizó el Señor para alimentar a su pueblo durante la marcha por el desierto.

10 10 (11) Tu pueblo se estableció allí

y tú, oh Dios, por tu bondad,

le diste al pobre lo necesario.

11 11 (12) El Señor dio un mensaje;

muchas mujeres lo anunciaban:

12 12 (13) «¡Están huyendo los reyes y sus ejércitos!»

En casa, las mujeres se repartían

lo que se le había quitado al enemigo,68.11-12 Estos vv. se refieren probablemente a las victorias que obtuvieron los israelitas cuando comenzaron a tomar posesión de la Tierra prometida (Jue 4—5). Cf. Jos 10.7-14.

13 13 (14) pero ustedes se quedaron entre los rediles.

¡Alas de paloma cubiertas de plata!

¡Sus plumas cubiertas de oro fino!

68.13
Cf.

14 14 (15) Cuando el Todopoderoso hizo huir a los reyes,

nevaba sobre el monte Salmón.68.14 Monte Salmón: probablemente una de las cimas del monte Guerizim, cercano a Siquem (Jue 9.48), aunque la mención de los montes de Basán, en el v. siguiente, no excluye la posibilidad de que el Salmón sea algún monte de aquella región.

15 15 (16) ¡Qué altos son los montes de Basán,

y qué elevadas sus cumbres!68.15 Probable alusión al monte Hermón, que domina toda la región de Basán con su altura de más de 2.700 m. sobre el nivel del mar.

16 16 (17) Ustedes, que son montes tan altos,

¿por qué miran con envidia

el monte donde Dios quiso residir?68.16 El monte donde Dios quiso residir es el monte Sión. Véase 2.6 n.

¡El Señor vivirá allí para siempre!

17 17 (18) Dios cuenta por millones sus carros de combate;

del Sinaí vino en ellos a su templo.

18 18 (19) Oh Dios, subiste a lo alto llevando cautivos;

recibiste tributo entre los hombres

y hasta los rebeldes se rindieron a ti, Señor.

19 19 (20) ¡Bendito sea el Señor, nuestro Dios y Salvador,

que día tras día lleva nuestras cargas!

20 20 (21) Nuestro Dios es un Dios que salva

y que puede librarnos de la muerte.

21 21 (22) Dios partirá la cabeza de sus enemigos,

la cabeza de los que siguen pecando.

22 22 (23) El Señor ha dicho:

«Te haré volver de Basán;

te haré volver del mar profundo,

23 23 (24) para que bañes tus pies

en la sangre de tus enemigos

y tus perros se la beban.»

24 24 (25) Oh Dios, mi Dios y Rey,

en tu santuario se ven las procesiones

que celebran en tu honor.

25 25 (26) Los cantores van al frente

y los músicos detrás,

y en medio las jovencitas

van tocando panderetas.

26 26 (27) ¡Bendigan todos ustedes a Dios el Señor!

¡Bendígalo todo Israel reunido!68.26 Todo Israel reunido: texto probable. Heb. desde la fuente de Israel.

27 27 (28) Al frente de ellos va Benjamín, el menor,68.27 Benjamín: el menor de los hijos de Jacob, pero de cuya tribu salió Saúl, el primer rey de Israel. (Cf. 1~S 9.1-2.)

con muchos jefes de Judá,68.27 Judá representa aquí al reino del sur. Cf. 1~R 12.20.

de Zabulón y de Neftalí.68.27 Zabulón y de Neftalí representan al reino del norte. Cf. Jue 5.18.

28 28 (29) Dios mío, demuestra tu poder;

¡reafirma lo que has hecho por nosotros!

29 29 (30) Desde tu alto templo, en Jerusalén,

adonde los reyes te traen regalos,

30 30 (31) reprende a Egipto, a esa bestia de los juncos,

a esa manada de toros bravos y de becerros

que en su afán de riquezas humillan a los pueblos;

¡dispersa a la gente que ama la guerra!

31 31 (32) De Egipto vendrán embajadores;

Etiopía levantará sus manos a Dios.

32 32 (33) ¡Canten a Dios, reinos de la tierra,

canten himnos al Señor,

33 33 (34) al que cabalga en los cielos,

en los cielos eternos!

Escuchen cómo resuena su voz,

su voz poderosa.

34 34 (35) Reconozcan el poder de Dios:

su majestad se extiende sobre Israel,

su poder alcanza el cielo azul.

35 35 (36) Maravilloso es Dios en su santuario;

el Dios de Israel da poder y fuerza a su pueblo.

¡Bendito sea Dios!

69

SALMO 69 (68)

Un grito de angustia

1 (1) Del maestro de coro, según la melodía de «Los lirios». De David.

691 1 (2) Sálvame, Dios mío,

porque estoy a punto de ahogarme;

2 2 (3) me estoy hundiendo en un pantano profundo

y no tengo dónde apoyar los pies.

He llegado a lo más hondo del agua

y me arrastra la corriente.

3 3 (4) Ya estoy ronco de tanto gritar;

la garganta me duele;

¡mis ojos están cansados

de tanto esperar a mi Dios!

4 4 (5) Son más los que me odian sin motivo

que los pelos de mi cabeza;

han aumentado mis enemigos,

los que sin razón me destruyen

y me exigen que devuelva lo que no he robado.

5 5 (6) Dios mío, tú sabes cuán necio he sido;

no puedo esconderte mis pecados.

6 6 (7) Señor, Dios todopoderoso,

¡que no pasen vergüenza por mi culpa

los que confían en ti!

Dios de Israel,

¡que no se decepcionen por mi causa

los que con ansia te buscan!

7 7 (8) Por ti he soportado ofensas;

mi cara se ha cubierto de vergüenza;

8 8 (9) ¡soy como un extraño y desconocido

para mis propios hermanos!

9 9 (10) Me consume el celo por tu casa;

en mí han recaído las ofensas

de los que te insultan.

10 10 (11) Cuando lloro y ayuno, se burlan de mí;

11 11 (12) si me visto de luto, soy el hazmerreír de todos.

12 12 (13) Ando de boca en boca,

y los borrachos me hacen canciones.

13 13 (14) Pero yo, Señor, a ti clamo.

Dios mío, ¡ayúdame ahora!

Por tu gran amor, ¡respóndeme!

Por tu constante ayuda, ¡sálvame!

14 14 (15) ¡No dejes que me hunda en el lodo!

¡Ponme a salvo de los que me odian

y de las aguas profundas!

15 15 (16) ¡No dejes que me arrastre la corriente!

¡No dejes que el profundo remolino

me trague y se cierre tras de mí!

16 16 (17) Señor, respóndeme;

¡tú eres bueno y todo amor!

Por tu inmensa ternura, fíjate en mí;

17 17 (18) ¡no rechaces a este siervo tuyo!

¡Respóndeme pronto, que estoy en peligro!

18 18 (19) Acércate a mí, y sálvame;

¡líbrame de mis enemigos!

19 19 (20) Tú conoces las ofensas,

la vergüenza y la deshonra que he sufrido;

tú sabes quiénes son mis enemigos.

20 20 (21) Las ofensas me han roto el corazón;

¡estoy sin ánimo y sin fuerzas!

Inútilmente he buscado

quien me consuele y compadezca.

21 21 (22) En mi comida pusieron veneno,

y cuando tuve sed me dieron a beber vinagre.

22 22 (23) ¡Que su mesa y sus comidas de amistad

se conviertan en trampa para ellos!

23 23 (24) ¡Haz que se queden ciegos

y que siempre les tiemblen las piernas!

24 24 (25) Descarga tu enojo sobre ellos;

¡que tu furia encendida los alcance!

25 25 (26) Que su campamento se vuelva un desierto,

y que nadie viva en sus tiendas;

26 26 (27) pues persiguen al que has afligido

y se burlan del dolor del que has herido.

27 27 (28) Devuélveles mal por mal;

¡que no alcancen tu perdón!

28 28 (29) ¡Bórralos del libro de la vida!69.28 El libro de la vida es el registro donde están escritos los nombres de los que todavía viven (Ex 32.32).

¡No los pongas en la lista de los justos!

29 29 (30) Pero a mí, que estoy enfermo y afligido,

levántame, Dios mío, y sálvame.

30 30 (31) Alabaré con cantos el nombre de Dios;

lo alabaré con gratitud,

31 31 (32) y el Señor quedará más complacido

que si le ofreciera un toro en sacrificio

o un novillo con cuernos y pezuñas.

32 32 (33) Al ver esto, se alegrarán los afligidos

y se animará el corazón de los que buscan a Dios;

33 33 (34) pues el Señor escucha a los pobres

y no desprecia a los suyos que están presos.

34 34 (35) ¡Alaben al Señor el cielo, la tierra y el mar,

y todos los seres que en ellos viven!

35-36 35-36 (36-37) Pues Dios salvará a Sión

y reconstruirá las ciudades de Judá.

Los hijos de sus siervos heredarán la ciudad;

allí vivirán y tomarán posesión de ella;

¡los que aman su nombre la habitarán!69.35-36 Estos vv. indican que el salmo fue compuesto cuando todavía Israel no se había restablecido de la catástrofe del 587 a.C. (Cf. 2~R 25.1-7.)

70

SALMO 70 (69)

Ven pronto en mi ayuda

(Sal 40.13-17[14-18])

1 (1) Del maestro de coro. De David, para hacer recordar.

701 1 (2) Dios mío, ¡ven a librarme!

Señor, ¡ven pronto en mi ayuda!

2 2 (3) ¡Que sean puestos en ridículo

los que tratan de matarme!

¡Que huyan en forma vergonzosa

los que quieren hacerme daño!

3 3 (4) ¡Que huyan avergonzados

los que se burlan de mí!

4 4 (5) Pero que todos los que te buscan

se llenen de alegría;

que los que desean tu salvación

digan siempre: «¡Dios es grande!»

5 5 (6) Y a mí, que estoy pobre y afligido,

Dios mío, ¡ven pronto a ayudarme!

Tú eres quien me ayuda y me liberta;

¡no te tardes, Señor!