Dios habla Hoy (DHH)
52

SALMO 52 (51)

La inútil jactancia del malvado
Salmo 52
1~S 22.9-101~S 21.7

1 (1) Del maestro de coro. Instrucción de David, (2) cuando Doeg el edomita fue a contarle a Saúl que David había estado en la casa de Ahimélec.

521 1 (3) ¿Por qué presumes de tu maldad, oh poderoso?

¡El amor de Dios es constante!52.1 ¡El amor de Dios es constante!: traducción poco segura; heb. oscuro. La versión griega (LXX) traduce héroe de maldad, expresión que se adapta mejor al contexto.

2 2 (4) Solo piensas en hacer lo malo;

tu lengua es traicionera como un cuchillo afilado.

3 3 (5) Prefieres lo malo a lo bueno,

prefieres la mentira a la verdad.

4 4 (6) Lengua embustera,

prefieres las palabras destructivas;

5 5 (7) pero Dios también te destruirá para siempre:

te tomará y te echará de tu casa; te quitará la vida.

6 6 (8) Los que obedecen a Dios, verán esto y sentirán temor;

pero se burlarán de aquel hombre, diciendo:

7 7 (9) «Miren al que no busca protección en Dios;

al que confía en sus grandes riquezas

y persiste en su maldad.»

8 8 (10) Pero yo soy como un olivo verde

en el templo de Dios;

¡siempre confiaré en su amor!

9 9 (11) Oh Dios, siempre te daré gracias por lo que has hecho;

esperaré en ti delante de tus fieles,

porque eres bueno.

53

SALMO 53 (52)

Perversión del hombre

(Sal 14)

1 (1) Del maestro de coro, para la enfermedad. Instrucción de David.

531 1 (2) Los necios piensan que no hay Dios:

todos se han pervertido,

han hecho cosas malvadas;

¡no hay nadie que haga lo bueno!

2 2 (3) Desde el cielo, Dios mira a los hombres

para ver si hay alguien con entendimiento,

alguien que busque a Dios.

3 3 (4) Pero todos se han desviado,

todos por igual se han pervertido.

¡Ya no hay quien haga lo bueno!

¡No hay ni siquiera uno!

4 4 (5) No tienen entendimiento los malhechores,

los que se comen a mi pueblo como quien come pan,

los que no invocan el nombre de Dios.

5 5 (6) Aunque no haya razón para temblar,

ellos temblarán de miedo,

porque Dios esparce los huesos del enemigo.

Quedarán en ridículo, porque Dios los rechaza.

6 6 (7) ¡Ojalá que del monte Sión

venga la salvación de Israel!

Cuando Dios cambie la suerte de su pueblo,

se alegrarán los descendientes de Jacob,

todo el pueblo de Israel.

54

SALMO 54 (53)

Oración en que se pide la ayuda de Dios
Salmo 54
Cf.

1 (1) Del maestro de coro, con instrumentos de cuerda. Instrucción de David, (2) cuando los habitantes de Zif fueron a decir a Saúl: «¿No se ha escondido David entre nosotros?»

541 1 (3) ¡Sálvame, Dios mío, por tu nombre!

¡Defiéndeme con tu poder!

2 2 (4) Escucha, Dios mío, mi oración;

presta oído a mis palabras,

3 3 (5) pues gente arrogante y violenta

se ha puesto en contra mía y quiere matarme.

¡No tienen presente a Dios!

4 4 (6) Sin embargo, Dios me ayuda;

el Señor me mantiene con vida.

5-6 5-6 (7-8) Él hará que la maldad de mis enemigos

se vuelva contra ellos mismos.

¡Destrúyelos, Señor, pues tú eres fiel!

Yo te ofreceré sacrificios voluntarios

y alabaré tu nombre, porque eres bueno,

7 7 (9) porque me has librado de todas mis angustias

y he visto vencidos a mis enemigos.