Dios habla Hoy (DHH)
51

SALMO 51 (50)

Oh Dios, ten compasión de mí
Salmo 51
Cf.

1 (1) Del maestro de coro. Salmo de David, (2) después que el profeta Natán lo reprendió por haber cometido adulterio con Betsabé.

511 1 (3) Por tu amor, oh Dios, ten compasión de mí;

por tu gran ternura, borra mis culpas.

2 2 (4) ¡Lávame de mi maldad!

¡Límpiame de mi pecado!

3 3 (5) Reconozco que he sido rebelde;

mi pecado no se borra de mi mente.

4 4 (6) Contra ti he pecado, y solo contra ti,

haciendo lo malo, lo que tú condenas.

Por eso tu sentencia es justa;

irreprochable tu juicio.

5 5 (7) En verdad, soy malo desde que nací;

soy pecador desde el seno de mi madre.

6 6 (8) En verdad, tú amas al corazón sincero,

y en lo íntimo me has dado sabiduría.

7 7 (9) Purifícame con hisopo,51.7 Hisopo: arbusto de hojas pequeñas y tupidas, cuyas ramas se utilizaban en algunos ritos de purificación para rociar a las personas y ciertos objetos (Lv 14.4-7,49-53). y quedaré limpio;

lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

8 8 (10) Lléname de gozo y alegría;

alégrame de nuevo, aunque me has quebrantado.

9 9 (11) Aleja de tu vista mis pecados

y borra todas mis maldades.

10 10 (12) Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!,

¡dame un espíritu nuevo y fiel!

11 11 (13) No me apartes de tu presencia

ni me quites tu santo espíritu.

12 12 (14) Hazme sentir de nuevo el gozo de tu salvación;

sosténme con tu espíritu generoso,

13 13 (15) para que yo enseñe a los rebeldes tus caminos

y los pecadores se vuelvan a ti.

14 14 (16) Líbrame de cometer homicidios,51.14 Líbrame de cometer homicidios: lit. líbrame de la sangre. También podría tratarse de la muerte prematura como castigo por las faltas cometidas. Cf. Sal 30.9.

oh Dios, Dios de mi salvación,

y anunciaré con cantos que tú eres justo.

15 15 (17) Señor, abre mis labios,

y con mis labios te cantaré alabanzas.

16 16 (18) Pues tú no quieres ofrendas ni holocaustos;

yo te los daría, pero no es lo que te agrada.

17 17 (19) Las ofrendas a Dios son un espíritu dolido;

¡tú no desprecias, oh Dios, un corazón hecho pedazos!

18 18 (20) Haz bien a Sión, por tu buena voluntad;

vuelve a levantar los muros de Jerusalén.

19 19 (21) Entonces aceptarás los sacrificios requeridos,

las ofrendas y los holocaustos;

entonces se ofrecerán becerros sobre tu altar.51.18-19 Estos vv. provienen de la época anterior a los años 445-443 a.C., cuando los muros de Jerusalén, destruidos en el año 587 a.C. por el ejército de Nabucodonosor, rey de Babilonia, aún no habían sido restaurados.

52

SALMO 52 (51)

La inútil jactancia del malvado
Salmo 52
1~S 22.9-101~S 21.7

1 (1) Del maestro de coro. Instrucción de David, (2) cuando Doeg el edomita fue a contarle a Saúl que David había estado en la casa de Ahimélec.

521 1 (3) ¿Por qué presumes de tu maldad, oh poderoso?

¡El amor de Dios es constante!52.1 ¡El amor de Dios es constante!: traducción poco segura; heb. oscuro. La versión griega (LXX) traduce héroe de maldad, expresión que se adapta mejor al contexto.

2 2 (4) Solo piensas en hacer lo malo;

tu lengua es traicionera como un cuchillo afilado.

3 3 (5) Prefieres lo malo a lo bueno,

prefieres la mentira a la verdad.

4 4 (6) Lengua embustera,

prefieres las palabras destructivas;

5 5 (7) pero Dios también te destruirá para siempre:

te tomará y te echará de tu casa; te quitará la vida.

6 6 (8) Los que obedecen a Dios, verán esto y sentirán temor;

pero se burlarán de aquel hombre, diciendo:

7 7 (9) «Miren al que no busca protección en Dios;

al que confía en sus grandes riquezas

y persiste en su maldad.»

8 8 (10) Pero yo soy como un olivo verde

en el templo de Dios;

¡siempre confiaré en su amor!

9 9 (11) Oh Dios, siempre te daré gracias por lo que has hecho;

esperaré en ti delante de tus fieles,

porque eres bueno.

53

SALMO 53 (52)

Perversión del hombre

(Sal 14)

1 (1) Del maestro de coro, para la enfermedad. Instrucción de David.

531 1 (2) Los necios piensan que no hay Dios:

todos se han pervertido,

han hecho cosas malvadas;

¡no hay nadie que haga lo bueno!

2 2 (3) Desde el cielo, Dios mira a los hombres

para ver si hay alguien con entendimiento,

alguien que busque a Dios.

3 3 (4) Pero todos se han desviado,

todos por igual se han pervertido.

¡Ya no hay quien haga lo bueno!

¡No hay ni siquiera uno!

4 4 (5) No tienen entendimiento los malhechores,

los que se comen a mi pueblo como quien come pan,

los que no invocan el nombre de Dios.

5 5 (6) Aunque no haya razón para temblar,

ellos temblarán de miedo,

porque Dios esparce los huesos del enemigo.

Quedarán en ridículo, porque Dios los rechaza.

6 6 (7) ¡Ojalá que del monte Sión

venga la salvación de Israel!

Cuando Dios cambie la suerte de su pueblo,

se alegrarán los descendientes de Jacob,

todo el pueblo de Israel.