Dios habla Hoy (DHH)
47

SALMO 47 (46)

Dios es el Rey de toda la tierra

1 (1) Del maestro de coro. Salmo de los hijos de Coré.

471 1 (2) ¡Aplaudan, pueblos todos!

¡Aclamen a Dios con gritos de alegría!

2 2 (3) Porque el Señor, el Altísimo, es terrible;

es el gran Rey de toda la tierra.

3 3 (4) Destrozó pueblos y naciones

y los sometió a nuestro yugo.

4 4 (5) Nos ha escogido nuestra herencia,

que es orgullo de Jacob,47.4 Jacob es una designación poética del pueblo de Israel. Cf. Gn 32.28; Is 41.14; 43.1. a quien amó.

5 5 (6) ¡Dios el Señor ha subido a su trono47.5 El Señor ha subido a su trono: alusión a la solemne procesión organizada por David cuando introdujo en el monte Sión el arca de la alianza entre gritos de alegría y toques de trompeta (2~S 6.14-15). Algunos intérpretes, apoyándose en textos más o menos paralelos, como 1~R 8.1-13 y Sal 132, piensan que este acontecimiento histórico se conmemoraba todos los años en Jerusalén, durante el periodo de los reyes, con una liturgia procesional presidida por el arca de la alianza.

entre gritos de alegría y toques de trompeta!

6 6 (7) ¡Canten, canten himnos a Dios!

¡Canten, canten himnos a nuestro Rey!

7 7 (8) ¡Canten un poema a Dios,

porque él es el Rey de toda la tierra!

8 8 (9) ¡Dios es el Rey de las naciones!

¡Dios está sentado en su santo trono!

9 9 (10a) Los hombres importantes de las naciones

se unen al pueblo del Dios de Abraham,47.9 Cf. Gn 12.3; 17.6; 35.11; Is 2.2-5; Mt 8.11.

10 10 (10b) pues de Dios son los poderes del mundo.

¡Él está por encima de todo!

48

SALMO 48 (47)

Grandeza de Sión, ciudad de Dios

1 (1) Cántico. Salmo de los hijos de Coré.

481 1 (2) ¡El Señor es grande!

¡Nuestro Dios es digno de alabanza

en su ciudad y en su santo monte!

2 2 (3) ¡Qué hermosa altura la del monte Sión,

allá, en el extremo norte!48.2 Según la mitología cananea, en el extremo norte (heb. Safón) se encontraba la cima del monte donde se reunían los dioses (cf. Is 14.13). El salmista se vale de esta imagen para indicar que Sión, y no aquella montaña mitológica, es el verdadero monte de Dios.

¡Es la alegría de toda la tierra!

¡Es la ciudad del gran Rey!

3 3 (4) Dios está en los palacios de Jerusalén;

Dios se ha dado a conocer como un refugio seguro.

4 4 (5) Pues los reyes se reunieron

y juntos avanzaron contra ella;

5 5 (6) pero al ver la ciudad se sorprendieron,

se inquietaron y huyeron.

6 6 (7) El miedo se adueñó de ellos:

se retorcían de dolor, como mujer de parto;

7 7 (8) como el viento del este, que destroza los barcos de Tarsis.48.7 Los barcos de Tarsis eran los que podían navegar en alta mar (Ez 27.25).

8 8 (9) En la ciudad de nuestro Dios,

el Señor todopoderoso,

hemos visto con nuestros ojos

lo mismo que nos habían contado:

¡Dios afirmará para siempre a Jerusalén!

9 9 (10) Oh Dios,

en medio de tu templo

pensamos en tu gran amor.

10 10 (11) Oh Dios,

por toda la tierra eres alabado

como corresponde a tu nombre.

Con tu poder haces plena justicia.

11 11 (12) ¡Que se alegre el monte Sión!

¡Que salten de alegría las ciudades de Judá

por tus justas decisiones!

12 12 (13) Caminen alrededor de Sión

y cuenten las torres que tiene;

13 13 (14) fíjense en su muralla y en sus palacios,

para que puedan contar

a las generaciones futuras

14 14 (15) que así es nuestro Dios

por toda la eternidad.

¡Él es nuestro guía eternamente!

49

SALMO 49 (48)

El dinero no lo es todo

1 (1) Del maestro de coro. Salmo de los hijos de Coré.

491 1 (2) Oigan bien esto,

pueblos y habitantes de todo el mundo,

2 2 (3) lo mismo los ricos que los pobres,

lo mismo los poderosos que los humildes.

3 3 (4) Voy a hablar con sabiduría

y expresaré pensamientos profundos;

4 4 (5) pondré atención a los refranes,

y diré mi secreto al son del arpa.

5 5 (6) ¿Por qué voy a tener miedo

cuando vengan los días malos,

cuando me encuentre rodeado

de la maldad de mis enemigos?49.5 Maldad de mis enemigos: traducción probable. Heb. maldad de mis talones.

6 6 (7) Ellos confían en sus riquezas

y se jactan de sus muchos bienes,

7 7 (8) pero nadie puede salvarse a sí mismo49.7 Salvarse a sí mismo: según varios mss. hebreos. Otros mss.: salvar a su hermano.

ni pagarle a Dios porque le salve la vida.

8 8 (9) ¡No hay dinero que pueda comprar la vida de un hombre,

9 9 (10) para que viva siempre y se libre de la muerte!

10 10 (11) Pues se ve que todos mueren por igual,

lo mismo los sabios que los tontos,

y se quedan para otros sus riquezas.

11 11 (12) Aunque dieron su nombre a sus tierras,

el sepulcro49.11 El sepulcro: según la versión griega (LXX) y otras versiones antiguas. Heb. sus íntimos pensamientos. será su hogar eterno;

¡allí se quedarán para siempre!

12 12 (13) El hombre no es eterno, por muy rico que sea;

muere lo mismo que los animales.

13 13 (14) Así acaban los que en sí mismos confían;

así terminan los que a sí mismos se alaban.

14 14 (15) Para esa gente, la muerte es el pastor

que los conduce al sepulcro

como si fueran ovejas.

Cuando llegue la mañana,

los buenos triunfarán sobre ellos;

su fuerza irá decayendo

y el sepulcro será su hogar.

15 15 (16) Pero Dios me salvará del poder de la muerte,

pues me llevará con él.

16 16 (17) No te inquietes si alguien se hace rico

y aumenta el lujo de su casa,

17 17 (18) pues cuando muera no podrá llevarse nada,

ni su lujo le seguirá al sepulcro.

18 18 (19) Aunque se sienta feliz mientras vive,

y la gente lo alabe por ser rico,

19 19 (20) llegará el día en que se muera,

y no volverá a ver la luz.

20 20 (21) El hombre no es eterno,49.20 El hombre no es eterno: según el v. 12. Heb. el hombre no comprende. por muy rico que sea;

muere lo mismo que los animales.