Dios habla Hoy (DHH)
46

SALMO 46 (45)

El Señor está con nosotros

1 (1) Del maestro de coro. Canto para flautas de los hijos de Coré.

461 1 (2) Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza;

nuestra ayuda en momentos de angustia.

2 2 (3) Por eso no tendremos miedo,

aunque se deshaga la tierra,

aunque se hundan los montes en el fondo del mar,

3 3 (4) aunque ruja el mar y se agiten sus olas,

aunque tiemblen los montes a causa de su furia.

4 4 (5) Un río alegra con sus brazos la ciudad de Dios,

la más santa de las ciudades del Altísimo.

5 5 (6) Dios está en medio de ella, y la sostendrá;

Dios la ayudará al comenzar el día.

6 6 (7) Las naciones rugen, los reinos tiemblan,

la tierra se deshace cuando él deja oír su voz.

7 7 (8) ¡El Señor todopoderoso está con nosotros!

¡El Dios de Jacob es nuestro refugio!

8 8 (9) Vengan a ver las cosas sorprendentes

que el Señor ha hecho en la tierra:

9 9 (10) ha puesto fin a las guerras

hasta el último rincón del mundo;

ha roto los arcos,

ha hecho pedazos las lanzas,

¡ha prendido fuego a los carros de guerra!

10 10 (11) «¡Ríndanse! ¡Reconozcan que yo soy Dios!

¡Yo estoy por encima de las naciones!

¡Yo estoy por encima de toda la tierra!»

11 11 (12) ¡El Señor todopoderoso está con nosotros!

¡El Dios de Jacob es nuestro refugio!

47

SALMO 47 (46)

Dios es el Rey de toda la tierra

1 (1) Del maestro de coro. Salmo de los hijos de Coré.

471 1 (2) ¡Aplaudan, pueblos todos!

¡Aclamen a Dios con gritos de alegría!

2 2 (3) Porque el Señor, el Altísimo, es terrible;

es el gran Rey de toda la tierra.

3 3 (4) Destrozó pueblos y naciones

y los sometió a nuestro yugo.

4 4 (5) Nos ha escogido nuestra herencia,

que es orgullo de Jacob,47.4 Jacob es una designación poética del pueblo de Israel. Cf. Gn 32.28; Is 41.14; 43.1. a quien amó.

5 5 (6) ¡Dios el Señor ha subido a su trono47.5 El Señor ha subido a su trono: alusión a la solemne procesión organizada por David cuando introdujo en el monte Sión el arca de la alianza entre gritos de alegría y toques de trompeta (2~S 6.14-15). Algunos intérpretes, apoyándose en textos más o menos paralelos, como 1~R 8.1-13 y Sal 132, piensan que este acontecimiento histórico se conmemoraba todos los años en Jerusalén, durante el periodo de los reyes, con una liturgia procesional presidida por el arca de la alianza.

entre gritos de alegría y toques de trompeta!

6 6 (7) ¡Canten, canten himnos a Dios!

¡Canten, canten himnos a nuestro Rey!

7 7 (8) ¡Canten un poema a Dios,

porque él es el Rey de toda la tierra!

8 8 (9) ¡Dios es el Rey de las naciones!

¡Dios está sentado en su santo trono!

9 9 (10a) Los hombres importantes de las naciones

se unen al pueblo del Dios de Abraham,47.9 Cf. Gn 12.3; 17.6; 35.11; Is 2.2-5; Mt 8.11.

10 10 (10b) pues de Dios son los poderes del mundo.

¡Él está por encima de todo!

48

SALMO 48 (47)

Grandeza de Sión, ciudad de Dios

1 (1) Cántico. Salmo de los hijos de Coré.

481 1 (2) ¡El Señor es grande!

¡Nuestro Dios es digno de alabanza

en su ciudad y en su santo monte!

2 2 (3) ¡Qué hermosa altura la del monte Sión,

allá, en el extremo norte!48.2 Según la mitología cananea, en el extremo norte (heb. Safón) se encontraba la cima del monte donde se reunían los dioses (cf. Is 14.13). El salmista se vale de esta imagen para indicar que Sión, y no aquella montaña mitológica, es el verdadero monte de Dios.

¡Es la alegría de toda la tierra!

¡Es la ciudad del gran Rey!

3 3 (4) Dios está en los palacios de Jerusalén;

Dios se ha dado a conocer como un refugio seguro.

4 4 (5) Pues los reyes se reunieron

y juntos avanzaron contra ella;

5 5 (6) pero al ver la ciudad se sorprendieron,

se inquietaron y huyeron.

6 6 (7) El miedo se adueñó de ellos:

se retorcían de dolor, como mujer de parto;

7 7 (8) como el viento del este, que destroza los barcos de Tarsis.48.7 Los barcos de Tarsis eran los que podían navegar en alta mar (Ez 27.25).

8 8 (9) En la ciudad de nuestro Dios,

el Señor todopoderoso,

hemos visto con nuestros ojos

lo mismo que nos habían contado:

¡Dios afirmará para siempre a Jerusalén!

9 9 (10) Oh Dios,

en medio de tu templo

pensamos en tu gran amor.

10 10 (11) Oh Dios,

por toda la tierra eres alabado

como corresponde a tu nombre.

Con tu poder haces plena justicia.

11 11 (12) ¡Que se alegre el monte Sión!

¡Que salten de alegría las ciudades de Judá

por tus justas decisiones!

12 12 (13) Caminen alrededor de Sión

y cuenten las torres que tiene;

13 13 (14) fíjense en su muralla y en sus palacios,

para que puedan contar

a las generaciones futuras

14 14 (15) que así es nuestro Dios

por toda la eternidad.

¡Él es nuestro guía eternamente!