Dios habla Hoy (DHH)
3

SALMO 3

Oración pidiendo la ayuda del Señor3.0 Salmo 3. Cf. 2~S 15.13-23.

31 Salmo de David, cuando huía de su hijo Absalón.

2 1 (2) Señor,

muchos son mis enemigos,

muchos son los que se han puesto en contra mía,

2 2 (3) ¡muchos son los que dicen de mí:

«Dios no va a salvarlo»!3.2 El texto hebreo añade al final de este v. la palabra sela, cuyo significado es dudoso. Parece ser una indicación musical o litúrgica, y podría significar pausa, repetición o cambio de voz. Aparece muchas veces en los Salmos, pero debido a su significado incierto, en esta versión se ha preferido omitirla.

3 3 (4) Pero tú, Señor,

eres mi escudo protector,

eres mi gloria,

eres quien me reanima.

4 4 (5) A gritos pido ayuda al Señor

y él me contesta desde su monte santo.

5 5 (6) Me acuesto y duermo, y vuelvo a despertar,

porque el Señor me da su apoyo.

6 6 (7) No me asusta ese enorme ejército

que me rodea dispuesto a atacarme.

7 7 (8) ¡Levántate, Señor!

¡Sálvame, Dios mío!

Tú golpearás en la cara a mis enemigos;

¡les romperás los dientes a los malvados!

8 8 (9) Tú, Señor, eres quien salva;

¡bendice, pues, a tu pueblo!

4

SALMO 4

Plena confianza en el Señor

(1) Del maestro de coro, con instrumentos de cuerda. Salmo de David.

41 1 (2) Dios y defensor mío,

¡contéstame cuando te llame!

Tú, que en mi angustia me diste alivio,

¡ten compasión de mí y escucha mi oración!

2 2 (3) Ustedes, que se creen grandes señores,

¿hasta cuándo ofenderán mi honor?,

¿hasta cuándo desearán y buscarán

lo que no tiene sentido,

lo que solo es falsedad?

3 3 (4) Sepan que el Señor prefiere al hombre que le es fiel;

sepan que el Señor me escucha cuando lo llamo.

4 4 (5) ¡Tiemblen y no pequen más!

Ya acostados, y en silencio,

examinen su propia conciencia;

5 5 (6) ofrezcan sacrificios sinceros

y confíen en el Señor.

6 6 (7) Muchos dicen: «¿Quién nos mostrará la dicha?»

¡Señor, míranos con buenos ojos!

7 7 (8) Tú has puesto en mi corazón más alegría

que en quienes tienen trigo y vino en abundancia.

8 8 (9) Yo me acuesto tranquilo y me duermo en seguida,

pues tú, Señor, me haces vivir confiado.

5

SALMO 5

Comenzando el día con Dios

(1) Del maestro de coro, para flautas. Salmo de David.

51-2 1-2 (2-3) Señor, Rey mío y Dios mío,

escucha mis palabras,

atiende a mis gemidos,

oye mis súplicas,

pues a ti elevo mi oración.

3 3 (4) De mañana escuchas mi voz;

muy temprano te expongo mi caso,5.3 Te expongo mi caso: o bien, te ofrezco un sacrificio.

y quedo esperando tu respuesta.

4 4 (5) No eres tú un Dios que se complace en lo malo;

los malvados no pueden vivir a tu lado,

5 5 (6) ni en tu presencia hay lugar para los orgullosos.

Tú odias a los malhechores,

6 6 (7) destruyes a los mentirosos y rechazas a los traidores y asesinos.

7 7 (8) En cambio yo, por tu gran amor,

puedo entrar en tu templo;

¡puedo adorarte con toda reverencia

mirando hacia tu santo templo!

8 8 (9) Señor, por causa de mis enemigos

guíame en tu justicia,

llévame por el buen camino.

9 9 (10) Ellos nunca hablan con sinceridad;

¡están corrompidos por dentro!

Sepulcro abierto es su garganta;

¡su lengua es mentirosa!

10 10 (11) ¡Castígalos, Dios mío!

¡Haz que fracasen sus intrigas!

Recházalos por sus muchos pecados,

porque se han rebelado contra ti.

11 11 (12) Alégrense los que buscan tu protección;

canten siempre de alegría

porque tú los proteges.

Los que te aman, se alegran por causa tuya,

12 12 (13) pues tú, Señor, bendices al que es fiel;

tu bondad lo rodea como un escudo.