Dios habla Hoy (DHH)
28

SALMO 28 (27)

El Señor escucha nuestros ruegos

1a (1a) De David.

281 1 (1b) Señor, mi protector,

a ti clamo.

¡No te niegues a responderme!

Pues si te niegas a responderme,

ya puedo contarme entre los muertos.

2Oye mis gritos cuando te pido ayuda,

cuando extiendo mis manos hacia tu santo templo.

3No me arrastres junto con los malvados,

no me hagas correr la suerte de los malhechores,

que por fuera se muestran amistosos

pero por dentro son todo maldad.

4Dales su merecido,

conforme a sus malas acciones;

págales con la misma moneda,

conforme al mal que han cometido.

5Ya que no tienen presentes

las cosas que hizo el Señor,

¡que él los destruya y no los vuelva a levantar!

6¡Bendito sea el Señor, que ha escuchado mis ruegos!

7El Señor es mi poderoso protector;

en él confié plenamente, y él me ayudó.

Mi corazón está alegre;

cantaré y daré gracias al Señor.

8El Señor es la fuerza de su pueblo;

es ayuda y refugio de su rey escogido.

9Salva a tu pueblo, Señor;

bendice a los tuyos.

Cuídalos como un pastor;

¡llévalos en tus brazos para siempre!

29

SALMO 29 (28)

La poderosa voz del Señor

1a (1a) Salmo de David.

291 1 (1b) Alaben al Señor, seres celestiales:29.1 Seres celestiales: lit. hijos de Dios. Cf. Job 1.6; Sal 89.5-7, y véase 8.5 n.

alaben el poder y la gloria del Señor,

2alaben el glorioso nombre del Señor,

adoren al Señor en su hermoso santuario.29.2 En su hermoso santuario: otras posibles traducciones: vestidos con ropas sagradas, o bien, al manifestarse su santidad.

3La voz del Señor29.3 La voz del Señor: es decir, el trueno (Sal 18.13). resuena sobre el mar;

el Dios glorioso hace tronar:

¡el Señor está sobre el mar inmenso!

4La voz del Señor resuena con fuerza;

la voz del Señor resuena imponente;

5la voz del Señor desgaja los cedros.

¡El Señor desgaja los cedros del Líbano!

6Hace temblar los montes Líbano y Sirión;29.6 Sirión: nombre que los fenicios daban al monte Hermón (Dt 3.8-9).

¡los hace saltar como toros y becerros!

7La voz del Señor lanza llamas de fuego;

8la voz del Señor hace temblar al desierto;

¡el Señor hace temblar al desierto de Cadés!

9La voz del Señor sacude las encinas29.9 Sacude las encinas: traducción probable. Heb. hace a las ciervas dar a luz.

y deja sin árboles los bosques.

En su templo, todos le rinden honor.

10El Señor gobierna las lluvias;

¡el Señor gobierna cual rey eterno!

11El Señor da fuerza a su pueblo;

el Señor bendice a su pueblo con paz.

30

SALMO 30 (29)

Alabanzas de gratitud al Señor

1 (1a) Salmo. Canto para la dedicación del templo. De David.

301 1 (2) Señor, yo te alabo

porque tú me libertaste,

porque no has permitido

que mis enemigos se burlen de mí.

2 2 (3) Señor, mi Dios,

te pedí ayuda, y me sanaste;

3 3 (4) tú, Señor, me salvaste de la muerte;30.3 Muerte: lit. morada de los muertos, en heb. sheol; véase 6.5 n.

me diste vida, me libraste de morir.

4 4 (5) Ustedes, fieles del Señor, ¡cántenle himnos!,

¡alaben su santo nombre!

5 5 (6) Porque su enojo dura un momento,

pero su buena voluntad, toda la vida.

Si lloramos por la noche,

por la mañana tendremos alegría.

6 6 (7) Yo me sentí seguro, y pensé:

«Nada me hará caer jamás.»

7 7 (8) Pero tú, Señor, en tu bondad

me habías afirmado en lugar seguro,

y apenas me negaste tu ayuda

el miedo me dejó confundido.

8 8 (9) A ti, Señor, clamo;

a ti, Señor, suplico:

9 9 (10) ¿Qué se gana con que yo muera,

con que sea llevado al sepulcro?

¡El polvo no puede alabarte

ni hablar de tu fidelidad!

10 10 (11) Señor, óyeme y ten compasión de mí;

Señor, ¡ayúdame!

11 11 (12) Has cambiado en danzas mis lamentos;

me has quitado el luto

y me has vestido de fiesta.

12 12 (13) Por eso, Señor y Dios,

no puedo quedarme en silencio:

¡te cantaré himnos de alabanza

y siempre te daré gracias!