Dios habla Hoy (DHH)
128

SALMO 128 (127)

Las bendiciones del Señor

1a (1a) Cántico de las subidas.

1281 1 (1b) Feliz tú, que honras al Señor

y le eres obediente.

2Comerás del fruto de tu trabajo,

serás feliz y te irá bien.

3En la intimidad de tu hogar,

tu mujer será como una vid cargada de uvas;

tus hijos, alrededor de tu mesa,

serán como retoños de olivo.

4Así bendecirá el Señor al hombre que lo honra.

5¡Que el Señor te bendiga desde el monte Sión!

¡Que veas el bienestar de Jerusalén

todos los días de tu vida!

6¡Que llegues a ver a tus nietos!

¡Que haya paz en Israel!

129

SALMO 129 (128)

El Señor da libertad

1a (1a) Cántico de las subidas.

1291 1 (1b) Por muchas angustias he pasado

desde mi juventud

—que lo diga ahora Israel—,

2por muchas angustias he pasado

desde mi juventud,

pero no han podido conmigo.

3Me han herido la espalda con azotes,

y me han abierto grandes surcos,

4pero el Señor, que es justo,

me ha librado del dominio de los malvados.

5¡Que sean avergonzados y huyan

los enemigos de Sión!

6¡Que sean como la hierba que crece en los tejados,

que antes de arrancarla se marchita!

7Hierba que nunca llena las manos

del que cosecha el trigo y lo ata en manojos;

8hierba de la que nadie que pase dirá:

«¡El Señor los ha bendecido!»

Nosotros los bendecimos a ustedes

en el nombre del Señor.

130

SALMO 130 (129)

Confianza en el Señor

1a (1a) Cántico de las subidas.

1301 1 (1b) Desde el fondo del abismo

clamo a ti, Señor:

2¡Escucha, Señor, mi voz!,

¡atiendan tus oídos mi grito suplicante!

3Señor, Señor,

si tuvieras en cuenta la maldad,

¿quién podría mantenerse en pie?

4Pero en ti encontramos perdón,

para que te honremos.

5Con toda mi alma espero al Señor,

y confío en su palabra.

6Yo espero al Señor

más que los centinelas a la mañana.

Así como los centinelas esperan a la mañana,

7espera tú, Israel, al Señor,

pues en él hay amor y completa libertad.

8¡Él librará a Israel de toda su maldad!