Dios habla Hoy (DHH)
2

Beneficios que ofrece la sabiduría

21Haz tuyas mis palabras, hijo mío;

guarda en tu mente mis mandamientos.

2Presta oído a la sabiduría;

entrega tu mente a la inteligencia.

3Pide con todas tus fuerzas

inteligencia y buen juicio;

4entrégate por completo a buscarlos,

cual si buscaras plata o un tesoro escondido.

5Entonces sabrás lo que es honrar al Señor;

¡descubrirás lo que es conocer a Dios!

6Pues el Señor es quien da la sabiduría;2.6 El Señor es quien da la sabiduría: 1~R 3.12; Job 32.8; Eclo 1.1; Sab 9—10; Stg 1.5.

la ciencia y el conocimiento brotan de sus labios.

7El Señor da su ayuda y protección

a los que viven rectamente y sin tacha;

8cuida de los que se conducen con justicia,

y protege a los que le son fieles.

9Sabrás también lo que es recto y justo,

y estarás atento a todo lo bueno,

10pues tu mente obtendrá sabiduría

y probarás la dulzura del saber.

11La discreción y la inteligencia

serán tus constantes protectoras;

12ellas te librarán del mal camino

y de los hombres perversos,

13de los que dejan el buen camino

y se van por senderos oscuros,

14que se divierten haciendo daño

y festejan sus malas acciones,

15que andan por caminos torcidos

y se han desviado del recto sendero.

16Te librarán también de la mujer ajena,

de la extraña de palabras seductoras

17que abandona al compañero de su juventud

y olvida su compromiso con Dios.2.17 Compromiso: lit. alianza. Otra posible traducción: olvida la alianza de su Dios. Este compromiso o alianza puede aludir al contrato matrimonial (Mt 1.18) o al mandamiento que prohíbe el adulterio (Ex 20.14).

18Tomar el camino que lleva a la casa de ella

es tomar el camino que lleva a la muerte;

19los que entran en su casa ya no vuelven,

jamás vuelven a recorrer el sendero de la vida.

20Anda, pues, por el buen camino,

y practica la conducta de los justos.

21Porque los que viven rectamente y sin tacha

vivirán para siempre en la tierra;

22pero los malvados y traidores

serán arrancados y expulsados de ella.2.22 Los malvados… serán… expulsados de ella: en cumplimiento de lo estipulado en Dt 28.63; 29.28.

3

Recomendaciones para alcanzar sabiduría

31No olvides mis enseñanzas, hijo mío;

guarda en tu memoria mis mandamientos,

2y tendrás una vida larga

y llena de felicidad.

3No abandones nunca el amor y la verdad;

llévalos contigo como un collar.

Grábatelos en la mente,

4y tendrás el favor y el aprecio

de Dios y de los hombres.

5Confía de todo corazón en el Señor

y no en tu propia inteligencia.

6Ten presente al Señor en todo lo que hagas,

y él te llevará por el camino recto.

7No te creas demasiado sabio;

honra al Señor y apártate del mal:

8¡esa es la mejor medicina

para fortalecer tu cuerpo!3.7-8 La idea de que hacer el mal acarrea como consecuencia la enfermedad estaba muy difundida en el mundo antiguo (Sal 32.3; 38.3-8; Jn 9.1-2).

9Honra al Señor con tus riquezas

y con los primeros frutos de tus cosechas;

10así se llenarán a reventar

tus graneros y tus depósitos de vino.

11No rechaces, hijo mío, la corrección del Señor,

ni te disgustes por sus reprensiones;

12porque el Señor corrige a quien él ama,

3.12
Cf.

como un padre corrige a su hijo favorito.

13Feliz3.13-18 Este poema empieza y termina con la palabra feliz. Véase Bienaventuranzas en el Índice Temático. el que halla sabiduría,

el que obtiene inteligencia;

14porque son más provechosas que la plata

y rinden mayores beneficios que el oro.

15La sabiduría vale más que las piedras preciosas;

¡ni aun las cosas más deseables se le pueden comparar!

16Con la derecha ofrece larga vida,

y con la izquierda, riquezas y honores.3.16 Larga vida, riquezas y honores: Cf. 1~R 3.11-14; Pr 8.18; 22.4.

17Seguir sus pasos es muy agradable;

andar por sus senderos es vivir en paz.

18La sabiduría es vida para quien la obtiene;3.18 Pr 4.4. Es vida… la obtiene: lit. es árbol de vida para los que de ella echan mano: posible alusión al árbol de la vida del jardín del Edén (Gn 2.9).

¡felices los que saben retenerla!

19Con sabiduría e inteligencia,

el Señor afirmó los cielos y la tierra;

3.19
Gn 1.1
2.4b
Sal 136.5-6
Is 42.5

20con sabiduría hizo que el mar se dividiera

3.20
Gn 1.10
Job 28.25-27
Sal 136.6

y que de las nubes brotara el rocío.3.19-20 En Pr 8.22-31 se describe más detalladamente el papel de la sabiduría en la creación.

21Conserva siempre el buen juicio, hijo mío,

y no pierdas de vista la discreción,

22pues serán para ti fuente de vida

y te adornarán como un collar.

23Podrás andar confiado por el camino

y jamás tropezarás.

24Cuando descanses, no tendrás que temer;

cuando te acuestes, dormirás tranquilo.

25No temerás a los peligros repentinos

ni a la ruina que vendrá sobre los malvados,

26porque el Señor te infundirá confianza

y evitará que caigas en alguna trampa.

27Nunca niegues un favor a tus dueños,

cuando en tu mano esté el hacerlo.

28No dejes para mañana

la ayuda que puedas dar hoy.

29No hagas planes perversos

contra el que vive confiado en ti.

30No busques pelea con nadie,

si nadie te ha hecho daño.

31No envidies al desalmado

ni trates de imitar su conducta;

32porque al Señor le repugnan los malvados,

pero a los buenos les brinda su confianza.

33El Señor maldice la casa del malvado,

pero bendice el hogar del hombre justo.

34El Señor se burla de los burlones,

pero trata con bondad a los humildes.3.34 Este pasaje se cita, según la versión griega (LXX), en Stg 4.6; 1~P 5.5.

35La honra es el premio de los sabios,

pero los necios se destacan por su deshonra.

4

Exhortaciones a seguir el buen camino

41Hijos, atiendan a los consejos de su padre;

pongan atención, para que adquieran buen juicio.

2Yo les he dado una buena instrucción,

así que no descuiden mis enseñanzas.

3Pues yo también he sido hijo:

mi madre me amaba con ternura

4y mi padre me instruía de esta manera:

«Grábate en la mente mis palabras;

haz lo que te ordeno, y vivirás.

5Adquiere sabiduría y buen juicio;

no eches mis palabras al olvido.

6Ama a la sabiduría, no la abandones

y ella te dará su protección.

7Antes que cualquier otra cosa,

adquiere sabiduría y buen juicio.

8Ámala, y te enaltecerá;

abrázala, y te honrará;

9¡te obsequiará con la más bella guirnalda

y te coronará con ella!»

10Atiende a mis palabras, hijo mío,

hazlas tuyas y aumentarán los años de tu vida.

11Yo te llevaré por el camino de la sabiduría:

te haré andar por el buen camino,

12en el que no habrá estorbos a tu paso,

en el que no tropezarás aun cuando corras.

13Aférrate a la instrucción y no la descuides;

ponla en práctica, pues es vida para ti.

14No vayas tras los pasos de los malvados,

no sigas su mala conducta.

15Evita el pasar por su camino;

apártate de ellos y sigue adelante,

16pues no están en paz si no hacen lo malo;

pierden el sueño, si no hacen caer a alguno.

17¡Su comida y su bebida

son la maldad y la violencia!

18El camino de los justos es como la luz de un nuevo día:

va en aumento hasta brillar en todo su esplendor.

19Pero el camino de los malvados es oscuro;

¡ni siquiera saben contra qué tropiezan!

20Atiende a mis palabras, hijo mío;

préstales atención.

21Jamás las pierdas de vista,

¡grábatelas en la mente!

22Ellas dan vida y salud

a todo el que las halla.

23Cuida tu mente más que nada en el mundo,

porque ella es fuente de vida.

24Evita el decir cosas falsas;

apártate de la mentira.

25Mira siempre adelante,

mira siempre de frente.

26Fíjate bien en dónde pones los pies,

y siempre pisarás terreno firme.

27No te desvíes de tu camino;

evita el andar en malos pasos.