Dios habla Hoy (DHH)
1

Valor de los proverbios

11Dichos de Salomón, hijo de David, rey de Israel, 2que tienen como propósito:

comunicar sabiduría e instrucción,

ayudar a comprender palabras llenas de sentido,

3adquirir instrucción, prudencia,

justicia, rectitud y equilibrio;

4hacer sagaces a los jóvenes inexpertos,

y darles conocimiento y reflexión.

5El que es sabio e inteligente, los escucha,

y adquiere así más sabiduría y experiencia

6para entender los dichos de los sabios,

y sus palabras, ejemplos y adivinanzas.

7La sabiduría comienza por honrar al Señor;1.7 Honrar: lit. el temor. El temor al Señor es la actitud del israelita que reconoce teórica y prácticamente las exigencias de Dios; es a la vez respeto, reverencia, amor y servicio fiel. Cf. Sal 112.1; Pr 9.10; Ec 12.13; Eclo 1.27-28.

los necios1.7 El necio y el sabio aparecen frecuentemente contrapuestos en el libro de los Proverbios. Necios son los que desprecian la instrucción, (v. 22) y la corrección (Pr 12.1), dan rienda suelta a sus impulsos (29.11) y provocan discusiones inútiles (20.3). desprecian la sabiduría y la instrucción.

Primera colección de poemas sapienciales

8Hijo mío, atiende la instrucción de tu padre

y no abandones la enseñanza de tu madre,

9pues serán para ti un bello adorno:

como un collar o una corona.

10Si los pecadores quieren engañarte,

¡no se lo permitas, hijo mío!

11Tal vez te digan: «Ven con nosotros;

por capricho tenderemos una trampa

para matar a algún inocente cuando pase.

12Nos tragaremos vivos a los hombres honrados

como se traga la muerte a quienes caen en el sepulcro.

13Tendremos toda clase de riquezas,

¡llenaremos nuestras casas con todo lo robado!

14Ven y comparte tu suerte con nosotros,

y comparte también nuestro fondo común.»

15¡Pero no vayas con ellos, hijo mío!

Aléjate de sus malos caminos,

16pues tienen prisa por hacer lo malo;

¡tienen prisa por derramar sangre!

17Aunque no vale la pena tender una trampa

si los pájaros pueden verla,

18esos hombres se tienden la trampa a sí mismos

y ponen su vida en peligro.

19Tal es el final de los ambiciosos:

su propia ambición los mata.

Invitación de la sabiduría

20Por calles y avenidas

la sabiduría hace oír su voz;

21proclama sus palabras por las puertas,

por los puntos más concurridos de la ciudad:

1.20-21
Pr 8.1-3

22«Jóvenes inexpertos, burlones y necios,

¿hasta cuándo amarán la inexperiencia,

y hallarán placer en sus burlas,

y despreciarán el saber?

23Presten atención a mis correcciones

y yo los colmaré de mi espíritu;

les daré a conocer mis pensamientos.

24Yo los he llamado, los he invitado a venir,

pero ustedes no han querido hacerme caso.

25Al contrario, han rechazado mis consejos;

no han querido recibir mi corrección.

26¡Ya me tocará reír cuando les llegue la desgracia!

¡Ya me burlaré cuando estén muertos de miedo,

27cuando vengan sobre ustedes temores y problemas,

desesperación y angustia,

como un torbellino que todo lo destruye!

28»Ese día me llamarán, pero no responderé;

me buscarán, pero no me encontrarán;

29pues desprecian la sabiduría

y no quieren honrar al Señor.

30No desean recibir mis consejos;

desprecian mis correcciones.

31¡Pues sufrirán las consecuencias de su conducta!

¡Quedarán hartos de sus malas intenciones!

32A los inexpertos los mata su falta de experiencia,

y a los necios los destruye su despreocupación;

33pero el que me preste atención, vivirá en paz

y sin temor de ningún peligro.»

2

Beneficios que ofrece la sabiduría

21Haz tuyas mis palabras, hijo mío;

guarda en tu mente mis mandamientos.

2Presta oído a la sabiduría;

entrega tu mente a la inteligencia.

3Pide con todas tus fuerzas

inteligencia y buen juicio;

4entrégate por completo a buscarlos,

cual si buscaras plata o un tesoro escondido.

5Entonces sabrás lo que es honrar al Señor;

¡descubrirás lo que es conocer a Dios!

6Pues el Señor es quien da la sabiduría;2.6 El Señor es quien da la sabiduría: 1~R 3.12; Job 32.8; Eclo 1.1; Sab 9—10; Stg 1.5.

la ciencia y el conocimiento brotan de sus labios.

7El Señor da su ayuda y protección

a los que viven rectamente y sin tacha;

8cuida de los que se conducen con justicia,

y protege a los que le son fieles.

9Sabrás también lo que es recto y justo,

y estarás atento a todo lo bueno,

10pues tu mente obtendrá sabiduría

y probarás la dulzura del saber.

11La discreción y la inteligencia

serán tus constantes protectoras;

12ellas te librarán del mal camino

y de los hombres perversos,

13de los que dejan el buen camino

y se van por senderos oscuros,

14que se divierten haciendo daño

y festejan sus malas acciones,

15que andan por caminos torcidos

y se han desviado del recto sendero.

16Te librarán también de la mujer ajena,

de la extraña de palabras seductoras

17que abandona al compañero de su juventud

y olvida su compromiso con Dios.2.17 Compromiso: lit. alianza. Otra posible traducción: olvida la alianza de su Dios. Este compromiso o alianza puede aludir al contrato matrimonial (Mt 1.18) o al mandamiento que prohíbe el adulterio (Ex 20.14).

18Tomar el camino que lleva a la casa de ella

es tomar el camino que lleva a la muerte;

19los que entran en su casa ya no vuelven,

jamás vuelven a recorrer el sendero de la vida.

20Anda, pues, por el buen camino,

y practica la conducta de los justos.

21Porque los que viven rectamente y sin tacha

vivirán para siempre en la tierra;

22pero los malvados y traidores

serán arrancados y expulsados de ella.2.22 Los malvados… serán… expulsados de ella: en cumplimiento de lo estipulado en Dt 28.63; 29.28.

3

Recomendaciones para alcanzar sabiduría

31No olvides mis enseñanzas, hijo mío;

guarda en tu memoria mis mandamientos,

2y tendrás una vida larga

y llena de felicidad.

3No abandones nunca el amor y la verdad;

llévalos contigo como un collar.

Grábatelos en la mente,

4y tendrás el favor y el aprecio

de Dios y de los hombres.

5Confía de todo corazón en el Señor

y no en tu propia inteligencia.

6Ten presente al Señor en todo lo que hagas,

y él te llevará por el camino recto.

7No te creas demasiado sabio;

honra al Señor y apártate del mal:

8¡esa es la mejor medicina

para fortalecer tu cuerpo!3.7-8 La idea de que hacer el mal acarrea como consecuencia la enfermedad estaba muy difundida en el mundo antiguo (Sal 32.3; 38.3-8; Jn 9.1-2).

9Honra al Señor con tus riquezas

y con los primeros frutos de tus cosechas;

10así se llenarán a reventar

tus graneros y tus depósitos de vino.

11No rechaces, hijo mío, la corrección del Señor,

ni te disgustes por sus reprensiones;

12porque el Señor corrige a quien él ama,

3.12
Cf.

como un padre corrige a su hijo favorito.

13Feliz3.13-18 Este poema empieza y termina con la palabra feliz. Véase Bienaventuranzas en el Índice Temático. el que halla sabiduría,

el que obtiene inteligencia;

14porque son más provechosas que la plata

y rinden mayores beneficios que el oro.

15La sabiduría vale más que las piedras preciosas;

¡ni aun las cosas más deseables se le pueden comparar!

16Con la derecha ofrece larga vida,

y con la izquierda, riquezas y honores.3.16 Larga vida, riquezas y honores: Cf. 1~R 3.11-14; Pr 8.18; 22.4.

17Seguir sus pasos es muy agradable;

andar por sus senderos es vivir en paz.

18La sabiduría es vida para quien la obtiene;3.18 Pr 4.4. Es vida… la obtiene: lit. es árbol de vida para los que de ella echan mano: posible alusión al árbol de la vida del jardín del Edén (Gn 2.9).

¡felices los que saben retenerla!

19Con sabiduría e inteligencia,

el Señor afirmó los cielos y la tierra;

3.19
Gn 1.1
2.4b
Sal 136.5-6
Is 42.5

20con sabiduría hizo que el mar se dividiera

3.20
Gn 1.10
Job 28.25-27
Sal 136.6

y que de las nubes brotara el rocío.3.19-20 En Pr 8.22-31 se describe más detalladamente el papel de la sabiduría en la creación.

21Conserva siempre el buen juicio, hijo mío,

y no pierdas de vista la discreción,

22pues serán para ti fuente de vida

y te adornarán como un collar.

23Podrás andar confiado por el camino

y jamás tropezarás.

24Cuando descanses, no tendrás que temer;

cuando te acuestes, dormirás tranquilo.

25No temerás a los peligros repentinos

ni a la ruina que vendrá sobre los malvados,

26porque el Señor te infundirá confianza

y evitará que caigas en alguna trampa.

27Nunca niegues un favor a tus dueños,

cuando en tu mano esté el hacerlo.

28No dejes para mañana

la ayuda que puedas dar hoy.

29No hagas planes perversos

contra el que vive confiado en ti.

30No busques pelea con nadie,

si nadie te ha hecho daño.

31No envidies al desalmado

ni trates de imitar su conducta;

32porque al Señor le repugnan los malvados,

pero a los buenos les brinda su confianza.

33El Señor maldice la casa del malvado,

pero bendice el hogar del hombre justo.

34El Señor se burla de los burlones,

pero trata con bondad a los humildes.3.34 Este pasaje se cita, según la versión griega (LXX), en Stg 4.6; 1~P 5.5.

35La honra es el premio de los sabios,

pero los necios se destacan por su deshonra.