Dios habla Hoy (DHH)
26

261el Señor dijo a Moisés y a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón:

2«Hagan un censo, por familias, de todos los israelitas de veinte años para arriba, aptos para la guerra.»

3Moisés y Eleazar ordenaron entonces a los israelitas en las llanuras de Moab, junto al río Jordán, frente a Jericó, 4que se registraran todos los que tuvieran de veinte años para arriba, tal como el Señor se lo había ordenado a Moisés.

Estos eran los israelitas que habían salido de Egipto:

5Los clanes descendientes de Rubén, el hijo mayor de Israel, fueron los de Henoc, Falú, 6Hesrón y Carmí; 7según el censo, los descendientes de Rubén sumaban cuarenta y tres mil setecientos treinta hombres. 8De Falú nació Eliab, 9y de Eliab nacieron Nemuel, Datán y Abiram. Datán y Abiram fueron aquellos del grupo de consejeros que, junto con Coré, se rebelaron contra el Señor y al mismo tiempo contra Moisés y Aarón, 10pero se abrió la tierra y se los tragó a ellos dos y a Coré, y todo el grupo murió, pues doscientos cincuenta hombres murieron en el fuego. Esto sirvió de advertencia para los demás. 11Sin embargo, los hijos de Coré no murieron.

12Los clanes descendientes de Simeón fueron los de Nemuel, Jamín, Jaquín, 13Zérah y Saúl; 14según el censo, los descendientes de Simeón sumaban veintidós mil doscientos hombres.

15Los clanes descendientes de Gad fueron los de Sefón, Haguí, Suní, 16Ozní, Erí, 17Arod y Arelí; 18según el censo, los descendientes de Gad sumaban cuarenta mil quinientos hombres.

19De los hijos de Judá, murieron Er y Onán en el país de Canaán, 20así que los clanes descendientes de Judá fueron los de Selá, Fares y Zérah. 21Los clanes descendientes de Fares fueron los de Hesrón y Hamul; 22según el censo, los descendientes de Judá sumaban setenta y seis mil quinientos hombres.

23Los clanes descendientes de Isacar fueron los de Tolá, Puvá, 24Jasub y Simrón; 25según el censo, los descendientes de Isacar sumaban sesenta y cuatro mil trescientos hombres.

26Los clanes descendientes de Zabulón fueron los de Séred, Elón y Jahleel; 27según el censo, los descendientes de Zabulón sumaban sesenta mil quinientos hombres.

28Los clanes descendientes de José fueron los de las tribus de Manasés y Efraín. 29De Manasés, el clan de Maquir; de Maquir, el clan de Galaad; 30de Galaad, los clanes de Iézer, de Hélec, 31de Asriel, de Siquem, 32de Semidá y de Héfer. 33Selofhad, que era hijo de Héfer, no tuvo hijos sino hijas, las cuales se llamaban Mahlá, Noá, Hoglá, Milcá y Tirsá. 34Según el censo, los descendientes de Manasés sumaban cincuenta y dos mil setecientos hombres. 35Los clanes descendientes de Efraín fueron los de Sutélah, Béquer y Tahán. 36Los descendientes de Sutélah eran los del clan de Erán. 37Según el censo, los descendientes de Efraín sumaban treinta y dos mil quinientos hombres. Estos son los descendientes de José, por orden de clanes.

38Los clanes descendientes de Benjamín fueron los de Bela, Asbel, Ahiram, 39Sufam y Hufam. 40Los clanes descendientes de Bela fueron los de Ard y Naamán, hijos de Bela. 41Según el censo, los descendientes de Benjamín sumaban cuarenta y cinco mil seiscientos hombres.

42Los descendientes de Dan fueron los del clan de Suham. 43Según el censo, los descendientes de Suham sumaban sesenta y cuatro mil cuatrocientos hombres.

44Los clanes descendientes de Aser fueron los de Imná, Isví y Beriá. 45Los clanes descendientes de Beriá fueron los de Héber y Malquiel. 46Aser tuvo una hija, que se llamó Sérah. 47Según el censo, los descendientes de Aser sumaban cincuenta y tres mil cuatrocientos hombres.

48Los clanes descendientes de Neftalí fueron los de Jahseel, Guní, 49Jezer y Silem. 50Según el censo, los descendientes de Neftalí sumaban cuarenta y cinco mil cuatrocientos hombres.

51Los israelitas contados en el censo sumaban seiscientos un mil setecientos treinta hombres en total.

Normas para la repartición de la tierra

52El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:

53«Entre estas personas será repartida la tierra, según el número que haya sido registrado. 54A los grupos más numerosos les darás una porción mayor, y a los grupos menos numerosos una porción menor. A cada grupo se le dará una porción de tierra de acuerdo con el censo. 55La repartición de la tierra se hará por suertes. Cada uno recibirá su parte según la tribu a la que pertenezca por parte de padre. 56La distribución se hará por suertes, tanto entre los grupos numerosos como entre los pequeños.»

Censo de los levitas

57Los clanes de la tribu de Leví contados en el censo fueron los de Guersón, Quehat y Merarí. 58Los clanes de los libnitas, hebronitas, mahlitas, musitas y coreítas, eran clanes levitas.

Quehat fue padre de Amram. 59Amram se casó con una hija de Leví que se llamaba Jocabed, y que nació cuando Leví aún estaba en Egipto. Amram y Jocabed fueron los padres de Aarón, Moisés y María. 60Los hijos de Aarón fueron Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar. 61Nadab y Abihú murieron cuando ofrecieron ante el Señor un fuego extraño.

26.61
Lv 10.1-2
Nm 3.4

62El total de varones descendientes de Leví, de un mes de edad para arriba, fue de veintitrés mil. Ellos no habían sido registrados con los demás israelitas, porque a ellos no se les había dado ninguna propiedad.

26.62
Nm 18.20-23

63Este fue el resultado del censo de los israelitas hecho por Moisés y el sacerdote Eleazar en las llanuras de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó. 64Entre todos ellos no había uno solo de los que estuvieron cuando Moisés y Aarón hicieron el censo en el desierto de Sinaí, 65pues el Señor les había anunciado que morirían en el desierto. Con excepción de Caleb, hijo de Jefuné, y de Josué, hijo de Nun, no quedó uno solo de ellos.26.65 Caleb… Josué:Nm 14.6-9,30.

27

La herencia de las hijas

271En la tribu de Manasés había cinco hermanas, que se llamaban Mahlá, Noá, Hoglá, Milcá y Tirsá. Eran hijas de Selofhad, descendientes directas de Héfer, Galaad, Maquir, Manasés y José. 2Estas cinco hermanas fueron a la entrada de la tienda del encuentro para hablar con Moisés y el sacerdote Eleazar, y con los jefes de la comunidad, y les dijeron: 3«Nuestro padre murió en el desierto, pero él no pertenecía al grupo de Coré que se rebeló contra el Señor. Murió a causa de su propio pecado y sin dejar hijos varones. 4Pero no es justo que el nombre de nuestro padre desaparezca de su clan simplemente porque no tuvo un hijo varón. Danos una porción de tierra a nosotras entre los hermanos de nuestro padre.»

5Moisés presentó al Señor el caso de estas mujeres, 6y el Señor le respondió: 7«Las hijas de Selofhad tienen razón. Asígnales una porción de tierra entre los hermanos de su padre, y que la herencia de su padre pase a ellas.

27.1-7
Nm 36.2
Jos 17.3-4
8Di además a los israelitas que si alguien muere sin dejar hijo varón, su herencia pasará a manos de su hija; 9pero si no tiene ninguna hija, dejará su herencia a sus hermanos; 10y si no tiene hermanos, dejará su herencia a los hermanos de su padre. 11En caso de que su padre no haya tenido hermanos, dejará su herencia a su pariente más cercano. Esta será una ley para los israelitas, tal como yo te lo he ordenado a ti.»

Josué es designado sucesor de Moisés

(Dt 31.1-8)

12El Señor le dijo a Moisés:

—Sube a este monte de Abarim, y mira la tierra que les he dado a los israelitas. 13Después que la hayas visto, morirás y te reunirás con tus antepasados, como tu hermano Aarón, 14ya que ustedes dos desobedecieron mis órdenes en el desierto de Sin cuando el pueblo me hizo reclamaciones, y no me honraron delante de ellos cuando pidieron agua. (Esto se refiere al manantial de Meribá, en Cadés, en el desierto de Sin.)

15Y Moisés dijo al Señor:

16-17—Dios y Señor, tú que das la vida a todos los hombres, nombra un jefe que se ponga al frente de tu pueblo y lo guíe por todas partes, para que no ande como rebaño sin pastor.

18El Señor respondió a Moisés:

—Josué, hijo de Nun, es un hombre de espíritu. Tómalo y pon tus manos sobre su cabeza. 19Luego preséntalo ante el sacerdote Eleazar y ante todo el pueblo, y dale el cargo delante de todos ellos; 20pon sobre él parte de tu autoridad, para que todo el pueblo de Israel le obedezca. 21Pero Josué deberá presentarse ante el sacerdote Eleazar, y Eleazar me consultará en su nombre por medio del Urim.

27.21
Véase
Josué será el que dé las órdenes a los israelitas, para todo lo que hagan.

22Moisés hizo tal como el Señor se lo había ordenado. Tomó a Josué y lo presentó ante el sacerdote Eleazar y ante todo el pueblo. 23Le puso las manos sobre la cabeza y le dio el cargo, tal como el Señor lo había ordenado por medio de Moisés.

28

Las ofrendas diarias

(Ex 29.38-46)

281El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:

2«Ordena a los israelitas que no dejen de ofrecerme puntualmente pan y ofrendas quemadas en las fiestas especiales, como ofrendas de olor agradable para mí.

3»Diles también que estas son las ofrendas que deberán quemar en mi honor: diariamente y sin falta, dos corderos de un año que no tengan ningún defecto. 4Uno será sacrificado por la mañana y el otro al atardecer. 5La ofrenda de cereales será de dos kilos de la mejor harina amasada con un litro de aceite de oliva. 6(Este era el sacrificio que se quemaba continuamente en el monte Sinaí, como ofrenda de olor agradable al Señor.) 7La ofrenda de vino será de un litro por cada cordero. Este vino deberá derramarse en el santuario, en honor del Señor. 8El segundo cordero será sacrificado al atardecer, y se le añadirá una ofrenda de cereales y una ofrenda de vino iguales a las de la ofrenda de la mañana. Es una ofrenda de olor agradable, que se quema en honor del Señor.

Ofrendas del sábado

9»En los sábados deberán ofrecer ustedes dos corderos de un año, sin defecto, y cuatro kilos de la mejor harina amasada con aceite como ofrenda de cereales, con su correspondiente ofrenda de vino. 10Este holocausto se ofrecerá en los sábados, con su correspondiente ofrenda de vino, además del holocausto diario.

28.10
Véase

Ofrendas mensuales

11»El primer día de cada mes ofrecerán como holocausto al Señor dos becerros, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto. 12Por cada becerro ofrecerán seis kilos de la mejor harina amasada con aceite; por cada carnero, cuatro kilos de harina amasada con aceite, 13y por cada cordero, dos kilos de harina amasada con aceite. Es un holocausto de olor agradable que se quema en honor del Señor. 14La ofrenda correspondiente de vino será de dos litros por cada becerro, un litro y medio por cada carnero y un litro por cada cordero. Estos son los holocaustos que deben ofrecer todos los meses del año. 15Además del holocausto diario, deberán ofrecerle al Señor un chivo como sacrificio por el pecado, con su correspondiente ofrenda de vino.

Ofrendas durante la Pascua

(Lv 23.5-8)

16»El día catorce del primer mes del año se celebrará la Pascua en honor del Señor,

28.16
Ex 12.1-13
Nm 9.1-3
Dt 16.1-2
17y el día quince será día de fiesta. Durante siete días se comerá pan sin levadura.
28.17-25
Ex 12.14-20
23.15
34.18
Dt 16.3-8
18En el primero de esos siete días se celebrará una reunión santa. Ese día no harán ustedes ninguna clase de trabajo. 19Como holocausto, ofrecerán al Señor dos becerros, un carnero y siete corderos de un año, sin defecto. 20Junto con estos sacrificios harán la correspondiente ofrenda de harina amasada con aceite, de la siguiente manera: seis kilos de harina por cada becerro, cuatro kilos por cada carnero 21y dos kilos por cada cordero. 22Ofrecerán también un chivo como sacrificio para obtener el perdón de sus pecados. 23Todo esto lo ofrecerán además del holocausto que se ofrece todos los días por la mañana. 24Así lo harán cada uno de los siete días de la fiesta, como ofrenda de olor agradable quemada en honor del Señor. Esto deberá ofrecerse con su correspondiente ofrenda de vino, además del holocausto diario. 25El séptimo día también tendrán reunión santa. Ese día no harán ninguna clase de trabajo.

Ofrenda de los primeros frutos28.26-31 Esta fiesta era llamada de las Semanas (v. 26) porque se celebraba siete semanas después de la Pascua (Ex 23.16; 34.22; Dt 16.9-12). Más tarde fue designada con el nombre de Pentecostés.

(Lv 23.9-22)

26»En la fiesta de los primeros frutos, cuando ofrecen al Señor los cereales de una nueva cosecha, es decir, en la fiesta de las Semanas, tendrán también una reunión santa. Ese día no harán ninguna clase de trabajo. 27Ofrecerán al Señor, como holocausto de olor agradable, dos becerros, un carnero y siete corderos de un año. 28La correspondiente ofrenda de harina amasada con aceite será de seis kilos por cada becerro, cuatro kilos por el carnero 29y dos kilos por cada cordero. 30Ofrecerán también un chivo como sacrificio para obtener el perdón de sus pecados. 31Este holocausto y su correspondiente ofrenda de cereales y de vino lo presentarán además del holocausto diario. Los animales no han de tener ningún defecto.