Dios habla Hoy (DHH)
6

Complot contra Nehemías

61Cuando Sambalat, Tobías, Guésem el árabe y los demás enemigos nuestros supieron que yo había reconstruido la muralla sin dejar en ella ninguna brecha (aunque me faltaba todavía colocar las puertas en su sitio), 2me enviaron un mensaje Sambalat y Guésem para que nos reuniéramos en alguna de las aldeas del valle de Onó. Pero lo que tramaban era hacerme daño. 3Entonces envié mensajeros a decirles que yo estaba ocupado en una obra importante, y que no podía ir, ya que el trabajo se detendría si yo lo dejaba por ir a verlos. 4Cuatro veces me enviaron el mismo mensaje, pero mi respuesta fue siempre la misma.

5Entonces Sambalat, por medio de un criado suyo, me envió por quinta vez el mismo mensaje en una carta abierta, 6que decía: «Corre el rumor entre la gente, y también lo dice Guésem, de que tú y los judíos están planeando una rebelión, y que por eso están reconstruyendo la muralla. Según estos rumores, tú vas a ser su rey, 7y has nombrado ya profetas para que te proclamen rey en Jerusalén y digan que ya hay rey en Judá. Estos rumores bien pueden llegar a oídos del rey Artajerjes, así que ven y conversaremos personalmente.»

8Entonces yo le envié contestación, diciéndole que no había nada de cierto en aquellos rumores, sino que eran producto de su imaginación. 9Pues ellos trataban de asustarnos, pensando que nos desanimaríamos y que no llevaríamos a cabo la obra; pero yo puse aún mayor empeño.6.9 Yo puse aún mayor empeño: según varias versiones antiguas; heb. hazme poner más empeño. 10Después fui a casa de Semaías, hijo de Delaías y nieto de Mehetabel, que se había encerrado en su casa, y me dijo: «Reunámonos en el templo de Dios, dentro del santuario, y cerremos las puertas, porque esta noche piensan venir a matarte.» 11Pero yo le respondí: «Los hombres como yo, no huyen ni se meten en el templo para salvar el pellejo. Yo, al menos, no me meteré.»

12Además me di cuenta de que él no hablaba de parte de Dios, sino que decía todo aquello contra mí porque Sambalat y Tobías lo habían sobornado; 13le pagaban por asustarme, para que así yo pecara. De ese modo podrían crearme mala fama y desprestigiarme. 14¡Dios mío: recuerda lo que Sambalat y Tobías han hecho! ¡No te olvides tampoco de Noadías, la profetisa, ni de los otros profetas que quisieron asustarme!

15La muralla quedó terminada el día veinticinco del mes de Elul,6.15 Mes de Elul: es decir, agosto-septiembre. y en la obra se emplearon cincuenta y dos días. 16Nuestros enemigos lo supieron, y todas las naciones que había a nuestro alrededor tuvieron mucho miedo y se vino abajo su orgullo, porque comprendieron que esta obra se había llevado a cabo con la ayuda de nuestro Dios.

17En aquellos días hubo mucha correspondencia entre Tobías y personas importantes de Judá, 18porque muchas personas de Judá habían jurado lealtad a Tobías, por ser el yerno de Secanías, hijo de Árah, y porque su hijo Johanán se había casado con la hija de Mesulam, hijo de Berequías. 19De modo que lo elogiaban en mi presencia y le contaban lo que yo decía. Tobías, por su parte, me enviaba cartas para asustarme.

7

Nehemías nombra dirigentes

71Cuando la muralla quedó reconstruida y se le colocaron las puertas, se nombraron porteros, cantores y levitas. 2Al frente de Jerusalén puse a mi hermano Hananí

7.2
Neh 1.2
y a Hananías, el comandante de la ciudadela, que era un hombre digno de confianza y más temeroso de Dios que muchas personas. 3Les dije que no debían abrirse las puertas de Jerusalén hasta bien entrado el día, y que debían cerrarse y asegurarse estando en sus puestos los de la guardia. También nombré vigilantes entre los mismos habitantes de Jerusalén, para que vigilaran, unos en sus puestos y otros frente a su propia casa. 4La ciudad era grande y extensa, pero había en ella poca gente porque las casas no se habían reconstruido.

Los que volvieron del destierro

(Esd 2.1-70)

5Entonces Dios me impulsó a reunir a las personas importantes, las autoridades y el pueblo, para hacer un registro familiar, y encontré el libro del registro familiar de los que habían llegado antes. En él estaba escrito lo siguiente:

6-7«Esta es la lista de los israelitas nacidos en Judá que fueron desterrados a Babilonia por el rey Nabucodonosor, y que después del destierro volvieron a Jerusalén y a otros lugares de Judá, cada cual a su población, encabezados por Zorobabel, Josué, Nehemías, Azarías, Raamías, Nahamaní, Mardoqueo, Bilsán, Mispéret, Bigvai, Nehúm y Baaná:

8»Los descendientes de Parós, dos mil ciento setenta y dos;

9los de Sefatías, trescientos setenta y dos;

10los de Árah, seiscientos cincuenta y dos;

11los de Pahat-moab, que eran descendientes de Josué y de Joab, dos mil ochocientos dieciocho;

12los de Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro;

13los de Zatú, ochocientos cuarenta y cinco;

14los de Zacai, setecientos sesenta;

15los de Binuy, seiscientos cuarenta y ocho;

16los de Bebai, seiscientos veintiocho;

17los de Azgad, dos mil trescientos veintidós;

18los de Adonicam, seiscientos sesenta y siete;

19los de Bigvai, dos mil sesenta y siete;

20los de Adín, seiscientos cincuenta y cinco;

21los de Ater, que eran descendientes de Ezequías, noventa y ocho;

22los de Hasum, trescientos veintiocho;

23los de Besai, trescientos veinticuatro;

24los de Harif, ciento doce;

25los de Gabaón, noventa y cinco.

26Los hombres de Belén y de Netofá, ciento ochenta y ocho;

27los de Anatot, ciento veintiocho;

28los de Bet-azmávet, cuarenta y dos;

29los de Quiriat-jearim, Quefirá y Beerot, setecientos cuarenta y tres;

30los de Ramá y de Gueba, seiscientos veintiuno;

31los de Micmás, ciento veintidós;

32los de Betel y de Ai, ciento veintitrés;

33los de Nebo,7.33 Los de Nebo: según Esd 2.29; heb. los del otro Nebo. cincuenta y dos.

34Los descendientes del otro Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro;

35los de Harim, trescientos veinte;

36los de Jericó, trescientos cuarenta y cinco;

37los de Lod, Hadid y Onó, setecientos veintiuno;

38los de Senaá, tres mil novecientos treinta.

39Los sacerdotes descendientes de Jedaías, de la familia de Josué, novecientos setenta y tres;

40los descendientes de Imer, mil cincuenta y dos;

41los de Pashur, mil doscientos cuarenta y siete;

42los de Harim, mil diecisiete.

43»Los levitas descendientes de Josué y de Cadmiel, que a su vez eran descendientes de Hodavías, eran setenta y cuatro.

44»Los cantores descendientes de Asaf eran ciento cuarenta y ocho.

45»Los porteros eran los descendientes de Salum, los de Ater, los de Talmón, los de Acub, los de Hatitá y los de Sobai. En total, ciento treinta y ocho.

46»Los sirvientes del templo eran los descendientes de Sihá, los de Hasufá, los de Tabaot, 47los de Queros, los de Siahá, los de Padón, 48los de Lebaná, los de Hagabá, los de Salmai, 49los de Hanán, los de Guidel, los de Gáhar, 50los de Reaías, los de Resín, los de Necodá, 51los de Gazam, los de Uzá, los de Paséah, 52los de Besai, los de Meunim, los de Nefusim,7.52 Nefusim: según Esd 2.50; heb. Nefisesim. 53los de Bacbuc, los de Hacufá, los de Harhur, 54los de Baslut, los de Mehidá, los de Harsá, 55los de Barcós, los de Sísara, los de Temá, 56los de Nesíah y los de Hatifá.

57»Los descendientes de los sirvientes de Salomón eran los descendientes de Sotai, los de Soféret, los de Perudá, 58los de Jaalá, los de Darcón, los de Guidel, 59los de Sefatías, los de Hatil, los de Poquéret-hasebaím y los de Amón. 60El total de los sirvientes del templo y de los descendientes de los sirvientes de Salomón era de trescientos noventa y dos.

61»Los que llegaron de Tel-mélah, Tel-harsá, Querub, Adón e Imer, y que no pudieron demostrar si eran israelitas de raza o por parentesco, fueron los siguientes: 62los descendientes de Delaías, los de Tobías y los de Necodá, que eran seiscientos cuarenta y dos. 63Y de los parientes de los sacerdotes: los descendientes de Hobaías, los de Cos y los de Barzilai, el cual se casó con una de las hijas de Barzilai, el de Galaad, y tomó el nombre de ellos. 64Estos buscaron su nombre en el registro familiar, pero como no lo encontraron allí, fueron eliminados del sacerdocio. 65Además, el gobernador les ordenó que no comieran de los alimentos consagrados hasta que un sacerdote decidiera la cuestión por medio del Urim y el Tumim.7.65 El Urim y el Tumim: Véase Ex 28.30 n.

66»La comunidad se componía de un total de cuarenta y dos mil trescientas sesenta personas, 67sin contar sus esclavos y esclavas, que eran siete mil trescientas treinta y siete personas. Tenían también doscientos cuarenta y cinco cantores y cantoras. 68Tenían además setecientos treinta y seis caballos, doscientas cuarenta y cinco mulas,7.68 El v. 68 no aparece en el texto heb.; se incluye aquí según Esd 2.66. 69 69 (68b) cuatrocientos treinta y cinco camellos y seis mil setecientos veinte asnos.

70 70 (69) »Algunos jefes de familia entregaron donativos para la obra; el gobernador dio para la tesorería ocho kilos de oro, cincuenta tazones y quinientas treinta túnicas sacerdotales.7.70 Quinientas treinta túnicas sacerdotales: lit. túnicas sacerdotales treinta y quinientas. Según la LXX, treinta túnicas sacerdotales. La traducción de este v. presenta algunas dificultades. Posiblemente el texto original incluía una referencia a las minas o kilos de plata que se mencionan en Esd 2.69. 71 71 (70) Los jefes de familia dieron para la tesorería de la obra ciento sesenta kilos de oro y mil doscientos diez kilos de plata; 72 72 (71) y el resto del pueblo dio ciento sesenta kilos de oro, mil cien kilos de plata y sesenta y siete túnicas sacerdotales.

73 73 (72) »Los sacerdotes, los levitas, los porteros, los cantores, la gente del pueblo, los sirvientes del templo y todo Israel se establecieron en sus poblaciones.»

La ley es leída en público

Cuando llegó el mes séptimo, ya los israelitas estaban instalados en sus localidades.

8

81Entonces todo el pueblo en masa se reunió en la plaza que está frente a la puerta del Agua, y le dijeron al maestro Esdras que trajera el libro de la ley de Moisés, que el Señor había dado a Israel. 2El día primero del mes séptimo,8.2 El mes séptimo (septiembre-octubre) es muy importante en el calendario religioso judío, ya que en el primer día se celebra la fiesta de las Trompetas, el diez es el día del Perdón y el quince comienza la fiesta de las Enramadas (cf. Lv 23.23-38; Nm 29.1,7,12). Además, en 2~Cr 5.3; 31.7; Esd 3.1,6; Zac 7.5; 8.19 se mencionan otros acontecimientos significativos que ocurrieron o se celebraban en ese mismo mes. el sacerdote Esdras trajo el libro de la ley ante la reunión compuesta de hombres, mujeres y todos los que tenían uso de razón; 3y desde la mañana hasta el mediodía lo leyó en presencia de todos ellos, delante de la plaza que está frente a la puerta del Agua.

Todo el pueblo estaba atento a la lectura del libro de la ley. 4El maestro Esdras estaba de pie sobre una tribuna de madera construida para ese fin. También de pie y a su derecha estaban Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilquías y Maaseías. A su izquierda estaban Pedaías, Misael, Malquías, Hasum, Hasbadana, Zacarías y Mesulam. 5Entonces Esdras abrió el libro a la vista de todo el pueblo, ya que se le podía ver por encima de todos; y al abrirlo, todo el mundo se puso de pie. 6Entonces Esdras alabó al Señor, el Dios todopoderoso, y todo el pueblo, con los brazos en alto, respondió: «Amén, amén.» Luego se inclinaron hasta tocar el suelo con la frente, y adoraron al Señor.

7Los levitas Josué, Baní, Serebías, Jamín, Acub, Sabtai, Hodías, Maaseías, Quelitá, Azarías, Jozabad, Hanán y Pelaías explicaban la ley al pueblo. Mientras la gente permanecía en su sitio, 8ellos leían en voz alta el libro de la ley de Dios, y lo traducían para que se entendiera claramente la lectura. 9Y como todo el pueblo lloraba al oír los términos de la ley, tanto el gobernador Nehemías como el maestro y sacerdote Esdras, y los levitas que explicaban la ley al pueblo, dijeron a todos que no se pusieran tristes ni lloraran, porque aquel día estaba dedicado al Señor, su Dios. 10Además les dijo Esdras: «Vayan y coman de lo mejor, beban vino dulce e inviten a quienes no tengan nada preparado, porque hoy es un día dedicado a nuestro Señor. No estén tristes, porque la alegría del Señor es nuestro refugio.»

11También los levitas calmaban a la gente, diciéndoles que se callaran y no lloraran, porque era un día dedicado al Señor. 12Entonces toda la gente se fue a comer y beber, y a compartir su comida y celebrar una gran fiesta, porque habían comprendido lo que se les había enseñado.

Celebración de la fiesta de las Enramadas

13Al día siguiente, todos los jefes de familia y los sacerdotes y los levitas se reunieron con el maestro Esdras para estudiar los términos de la ley, 14y encontraron escrito en ella que el Señor había ordenado por medio de Moisés que, durante la fiesta religiosa del mes séptimo, los israelitas debían vivir debajo de enramadas.8.14 La fiesta de las Enramadas, una de las más importantes para el pueblo judío (cf. Ex 23.14-19; 34.18-26), evoca la liberación de Israel de la esclavitud en Egipto y la marcha del pueblo por el desierto (Lv 23.34-44). 15Entonces, por todas las ciudades y en Jerusalén, se hizo correr la voz de que la gente saliera a los montes a buscar ramas de olivo, arrayán, palmera o cualquier otro árbol frondoso para hacer las enramadas, conforme a lo que estaba escrito en la ley. 16Y la gente salió y volvió con ramas para hacer sus propias enramadas en las azoteas y en los patios, como también en el atrio del templo de Dios, en la plaza de la puerta del Agua y en la plaza de la puerta de Efraín. 17Toda la comunidad que volvió del destierro hizo enramadas y se instaló debajo de ellas, pues desde el tiempo de Josué, hijo de Nun, hasta aquel día no se había hecho tal cosa. Y hubo una gran alegría. 18Celebraron la fiesta religiosa durante siete días; y desde el primer día hasta el último, Esdras leía diariamente pasajes del libro de la ley de Dios; y en el día octavo hubo una reunión solemne, conforme a la costumbre establecida.

8.18
Dt 31.10-13