Dios habla Hoy (DHH)
24

Visión de las canastas de higos

241Después que Nabucodonosor, rey de Babilonia, se llevó desterrado a Jeconías, hijo de Joaquim, rey de Judá, junto con los jefes de Judá y los artesanos y los cerrajeros,

24.1
Cf.
el Señor me hizo ver dos canastas de higos colocadas delante del templo. 2Una de ellas tenía higos muy buenos, de los primeros en madurar, pero la otra tenía higos muy malos, tan malos que no se podían comer.

3Y el Señor me preguntó: «Jeremías, ¿qué ves?» Yo respondí: «Higos. Los buenos son muy buenos; pero los malos son tan malos que no se pueden comer.»

4Entonces me dijo el Señor: 5«Yo, el Señor, el Dios de Israel, digo: Como a higos buenos miraré al pueblo de Judá, que mandé desterrado de aquí al país de los caldeos. Los miraré favorablemente, 6los tendré bajo mi protección y los haré regresar a este país. Aquí los haré prosperar, y no los volveré a destruir; los plantaré, y no los volveré a arrancar.24.6 Destruir… plantaré… arrancar: Jer 1.10. 7Les daré entendimiento para que reconozcan que yo soy el Señor, y ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios, porque volverán a mí de todo corazón.

8»En cambio, a Sedequías, rey de Judá, y a los jefes y demás habitantes de Jerusalén que se quedaron en el país, o que se instalaron en Egipto,24.8 Se instalaron en Egipto: alusión a los judíos que después de la caída de Jerusalén buscaron refugio en Egipto. Cf. Jer 43—44. los trataré como a los higos malos, que de malos no se pueden comer. 9Haré con ellos algo que causará horror a todas las naciones de la tierra, y que será ejemplo de humillación, desprecio y maldición en todos los países por donde yo los disperse. 10Les enviaré la guerra, el hambre y la peste, hasta que no quede uno solo en el país que les di a ellos y a sus antepasados.»

25

El enemigo que viene del norte

251El año cuarto del reinado de Joaquim,

25.1
2~R 24.1
2~Cr 36.5-7
Dn 1.1-2
hijo de Josías, en Judá, el Señor dirigió a Jeremías un mensaje acerca de todo el pueblo de Judá. Ese era el primer año del reinado de Nabucodonosor en Babilonia. 2El profeta Jeremías comunicó el mensaje a todo el pueblo de Judá y a los habitantes de Jerusalén. Dijo: 3«Desde el año trece del reinado de Josías, hijo de Amón, en Judá, hasta ahora, es decir, desde hace veintitrés años, el Señor se ha dirigido a mí, y yo les he hablado a ustedes una y otra vez; pero ustedes no me han hecho caso. 4Y a pesar de que una y otra vez el Señor les ha enviado sus siervos los profetas, ustedes no han hecho caso, ni han querido prestar ninguna atención y obedecer. 5Ellos les han dicho: “Dejen su mala conducta y sus malas acciones; así podrán vivir en la tierra que el Señor les dio para siempre a ustedes y a sus antepasados. 6No sigan a otros dioses; no les den culto ni los adoren. No irriten al Señor adorando dioses hechos por ustedes mismos, y él no les enviará ningún mal.” 7Y ahora, el Señor dice: “Ustedes no han querido hacerme caso; me irritan adorando dioses hechos por ustedes mismos, y esto será para su propio mal.”

8»Por eso dice el Señor todopoderoso: “Ya que ustedes no han hecho caso a mis advertencias, 9voy a llamar a todos los pueblos del norte y a mi servidor25.9 Mi servidor: Véase 27.6 n. Nabucodonosor, rey de Babilonia, para que vengan y ataquen a este país, a todos sus habitantes y a todas las naciones vecinas. Los voy a destruir completamente. Los convertiré para siempre en ruinas, en algo que cause terror y espanto. 10Voy a hacer que entre ellos no vuelvan a oírse cantos de fiesta y alegría, ni cantos de bodas, ni el sonido de las piedras de moler, ni que vuelva a verse la luz de las lámparas. 11Todo este país quedará destruido y convertido en ruinas. Durante setenta años25.11 Setenta años: Cf. 2~Cr 36.21; Jer 29.10; Dn 9.2; Zac 1.12. El número setenta (basado en el valor simbólico del número siete) sugiere la idea de algo completo. Además, según Sal 90.10, setenta años es lo que dura la vida de un hombre, entendiendo esta cifra no como una indicación rigurosamente precisa, sino como un número ideal (cf. Is 23.15-17). Al parecer, este valor simbólico debe tomarse en cuenta en la interpretación de los setenta años que aquí se mencionan. estas naciones estarán sometidas al rey de Babilonia. 12Y cuando se completen los setenta años, pediré cuentas de sus pecados al rey de Babilonia y a su nación, el país de los caldeos, y lo destruiré para siempre. Yo, el Señor, lo afirmo. 13Haré caer sobre ese país todo lo que he anunciado y está escrito en este libro: todo lo que Jeremías ha dicho en mi nombre contra todas las naciones. 14Grandes naciones y reyes poderosos los someterán también a ellos. Así les daré el pago que merecen sus acciones.”»

Castigo de las naciones

15El Señor, el Dios de Israel, me dijo: «Mira esta copa llena del vino de mi ira. Tómala y dásela a beber a todas las naciones a las que yo te envíe. 16Cuando beban de ella, comenzarán a vomitar y se pondrán como locos a causa de la guerra que les voy a enviar.»

17Yo tomé la copa, de la mano del Señor, y se la di a beber a todas las naciones a las que el Señor me envió. 18Se la di a beber a Jerusalén y a las ciudades de Judá, junto con sus reyes y jefes, para destruirlas y dejarlas convertidas en ruinas, en algo que causara terror y espanto, en el ejemplo de maldición que aún hoy siguen siendo. 19Igualmente se la di a beber al faraón, rey de Egipto, y a sus funcionarios y jefes, y a todo su pueblo, 20y a la gente de diversas razas que hay allí; a todos los reyes del país de Us y de la región de los filisteos: Ascalón, Gaza, Ecrón y lo que queda de Asdod; 21a Edom, Moab y Amón; 22a todos los reyes de Tiro y de Sidón; a todos los reyes de los países del mar Mediterráneo; 23a las tribus de Dedán, Temá y Buz, y a los pueblos que se afeitan las sienes;25.23 Dedán, Temá y Buz eran tribus árabes del desierto, lo mismo que los pueblos que se afeitan las sienes (Jer 9.25-26). 24a todos los reyes de Arabia; a todos los reyes de las diversas razas que viven en el desierto; 25a todos los reyes de Zimrí, Elam y Media: 26a todos los reyes del norte,25.26 Los reyes del norte: es decir, de Babilonia y Asiria, de donde venía la mayor parte de las invasiones. cercanos o lejanos uno del otro. Es decir, a todos los reinos de la tierra. Por último beberá el rey de Babilonia.25.26 Babilonia: heb. Sesac, que era una fórmula en clave para designar a Babilonia.

27Luego me dijo el Señor: «Diles que yo, el Señor todopoderoso, el Dios de Israel, les ordeno que beban hasta que se emborrachen y vomiten y caigan al suelo para no levantarse, por causa de la guerra que les voy a enviar. 28Y si no quieren recibir de ti la copa y beberla, diles: “El Señor todopoderoso dice: Tendrán que beberla de todos modos. 29Pues comenzaré a enviar mis castigos sobre la ciudad que me está consagrada.25.29 La ciudad… consagrada: Jerusalén. ¿Y creen ustedes que van a quedar sin castigo? Pues no se quedarán sin él, porque voy a enviar la guerra a todos los habitantes de la tierra. Yo, el Señor todopoderoso, lo afirmo.”

30»Tú, Jeremías, anúnciales en mi nombre todas esas cosas. Diles:

»“El Señor lanza su voz de trueno

desde lo alto, desde el santo lugar donde vive.

Pues contra su rebaño

grita como los que pisan las uvas,

contra todos los habitantes de la tierra.

31El estruendo llega hasta el extremo de la tierra,

porque el Señor va a entablar un proceso contra las naciones,

va a llamar a juicio a todos los mortales,

a condenar a muerte a los malvados.

El Señor lo afirma.”»

32El Señor todopoderoso dice:

«La calamidad va a llegar

a una nación tras otra;

una terrible tormenta se levanta

desde el extremo de la tierra.»

33Los que el Señor haga morir ese día,

quedarán tendidos de un extremo a otro de la tierra.

Nadie llorará por ellos,

nadie recogerá sus cadáveres para enterrarlos;

quedarán tendidos en el suelo como estiércol.

34¡Griten, pastores, griten de dolor!

¡Ustedes, que guían el rebaño, revuélquense en el suelo!

Pues ha llegado el momento de la matanza

y a ustedes los matarán como a carneros gordos.

35Los pastores no podrán huir,

los que guían el rebaño no podrán escapar.

36Los pastores gritan,

gritan de dolor los que guían el rebaño,

porque el Señor ha destruido sus pastos.

37El Señor se enojó y destruyó sus hermosos campos.

38Salió como un león de su guarida

y el país de ellos quedó convertido en ruinas,

pues se encendió la ira del Señor

y envió una guerra terrible.

26

Jeremías amenazado de muerte

261Al comienzo del reinado de Joaquim, hijo de Josías,26.1 Joaquim, hijo de Josías, sustituyó a su hermano Joacaz cuando este fue destituido por el faraón Necao (cf. 2~R 23.34; 2~Cr 36.4). El comienzo de su reinado corresponde a los años 609-608 a.C. en Judá, el Señor se dirigió a Jeremías 2y le dijo: «Párate en el atrio del templo, y di todo lo que te ordené que dijeras a la gente que viene de las ciudades de Judá para adorar en el templo. No dejes nada por decir. 3Quizá te hagan caso y dejen su mala conducta, y yo decida no castigarlos por sus malas acciones, como había pensado. 4Diles que yo, el Señor, digo: “Si no me hacen caso ni cumplen las instrucciones que les he dado, 5ni hacen caso a las advertencias de mis siervos los profetas, que una y otra vez les he enviado y a los que ustedes han desobedecido, 6entonces haré con este templo lo que hice con el de Siló. Haré de esta ciudad un ejemplo de maldición para todas las naciones de la tierra.”»

7Los sacerdotes, los profetas y todo el pueblo oyeron estas palabras que Jeremías pronunció en el templo. 8Y cuando él terminó de decir lo que el Señor le había ordenado, los sacerdotes, los profetas y el pueblo lo agarraron y le dijeron: «¡Vas a morir! 9¿Cómo te atreves a decir en nombre del Señor que este templo quedará como el de Siló, y que esta ciudad será destruida y quedará sin habitantes?» Y todo el pueblo se agolpó en el templo, alrededor de Jeremías.

10Los jefes de Judá, al oír lo que pasaba, fueron del palacio del rey al templo,26.10 El palacio del rey y el templo eran dos edificios anexos (cf. 2~R 11.19), de manera que los jefes de Judá, es decir, las autoridades civiles, que pudieron recibir la información e intervenir rápidamente. Cf. Jer 36.11-12. y allí, en la Puerta Nueva, se sentaron. 11Entonces los sacerdotes y los profetas dijeron a los jefes y a todo el pueblo: «Este hombre debe ser condenado a muerte porque ha hablado contra esta ciudad. Ustedes lo oyeron con sus propios oídos.»

12Jeremías se dirigió a los jefes y al pueblo, y les dijo: «El Señor fue quien me envió a hablar en su nombre, y a decir contra este templo y esta ciudad todo lo que ustedes han oído. 13Mejoren su conducta y sus acciones, obedezcan al Señor su Dios y él no les enviará las calamidades que les ha anunciado. 14En cuanto a mí, estoy en manos de ustedes; hagan conmigo lo que les parezca. 15Pero, eso sí, sepan bien esto: si me matan, ustedes y los habitantes de esta ciudad serán culpables de matar a un inocente; porque en verdad fue el Señor quien me envió a anunciarles claramente todas esas cosas.»

16Entonces los jefes y el pueblo dijeron a los sacerdotes y a los profetas: «No hay motivo para condenar a muerte a este hombre; nos ha hablado en nombre del Señor nuestro Dios.»

17Algunos ancianos se levantaron y dijeron al pueblo que estaba allí reunido: 18«En tiempos de Ezequías, rey de Judá,26.18 Ezequías fue rey de Judá entre los años 716 y 687 a.C. (cf. 2 R 18—20). Miqueas de Moreset26.18 Miqueas de Moreset, contemporáneo de Isaías, había ejercido su actividad profética en el reino de Judá, un siglo antes que Jeremías. Cf. Miq 1.1. habló en nombre del Señor a todo el pueblo de Judá, diciéndole:

»“El Señor todopoderoso dice:

Sión quedará convertida en un campo arado,

Jerusalén quedará hecha un montón de ruinas

y la colina del templo se llenará de maleza.”

26.18
Miq 3.12

19»¿Acaso el rey Ezequías y todo el pueblo de Judá mataron a Miqueas? Todo lo contrario: el rey sintió temor del Señor y le pidió que tuviera compasión de ellos. Entonces el Señor no envió contra ellos la calamidad que les había anunciado. ¿Y vamos nosotros a cargar con la responsabilidad de un crimen tan grande?»

20También el profeta Urías, hijo de Semaías, de la ciudad de Quiriat-jearim, habló en nombre del Señor contra esta ciudad y contra el país, del mismo modo que Jeremías. 21El rey Joaquim, sus funcionarios y sus jefes oyeron lo que él dijo, y el rey quiso hacerlo matar. Pero cuando Urías se enteró, tuvo miedo y huyó a Egipto. 22El rey Joaquim envió a Egipto a Elnatán, hijo de Acbor, y a otros hombres, 23los cuales trajeron de Egipto a Urías y lo entregaron al rey Joaquim, quien mandó que lo mataran y que echaran su cadáver a la fosa común.

24Ahicam,26.24 Antes de ser funcionario del rey Joaquim, Ahicam había prestado servicios durante el reinado de Josías (cf. 2~R 22.12,14). Su hijo Guedalías fue gobernador de Judá después de la caída de Jerusalén en el año 587 a.C. (cf. 2~R 25.22). hijo de Safán, habló en favor de Jeremías, y esto hizo que no lo entregaran al pueblo para que lo mataran.