Dios habla Hoy (DHH)
18

Acción simbólica del alfarero y el barro

181El Señor se dirigió a mí, y me dijo: 2«Baja a la casa del alfarero y allí te comunicaré un mensaje.» 3Yo, Jeremías, bajé y encontré al alfarero trabajando el barro en el torno. 4Cuando el objeto que estaba haciendo le salía mal, volvía a hacer otro con el mismo barro, hasta que quedaba como él quería.

5Entonces el Señor me dijo: 6«¿Acaso no puedo hacer yo con ustedes, israelitas, lo mismo que este alfarero hace con el barro? Ustedes son en mis manos como el barro en las manos del alfarero. Yo, el Señor, lo afirmo. 7En un momento dado decido arrancar, derribar y destruir18.7 Arrancar, derribar y destruir: Jer 1.10. una nación o un reino. 8Pero si esa nación se aparta del mal, entonces ya no le envío el castigo que le tenía preparado. 9En otra ocasión decido construir y hacer crecer una nación o un reino. 10Pero si esa nación hace lo malo y desatiende mis advertencias, entonces ya no le envío los beneficios que le tenía preparados.

11»Di, pues, a la gente de Judá y a los habitantes de Jerusalén que yo, el Señor, les digo: “Estoy haciendo planes contra ustedes; estoy pensando en castigarlos. Dejen ya el mal camino; mejoren su conducta y sus obras.” 12Ellos te van a decir: “¡No pierdas tu tiempo! Preferimos vivir como a nosotros nos gusta y seguir tercamente las malas inclinaciones de nuestro corazón.”»

13Por eso, el Señor dice:

«Pregunten entre las naciones,

si alguien ha oído cosa semejante.

¡El pueblo de Israel

ha hecho algo muy horrible!

14¿Desaparece alguna vez la nieve

de las altas rocas del Líbano?

¿Se secarán acaso las frescas aguas

que bajan de las montañas?

15Pero mi pueblo me ha olvidado,

y ofrece incienso a dioses falsos.

Se ha extraviado en su camino,

el camino antiguo,

y sigue senderos desconocidos.

16Así ha convertido su país en un desierto,

en un constante motivo de asombro.

Todo el que pase por él

moverá espantado la cabeza.

17Yo, como un viento del este, dispersaré a Israel;

lo haré huir de sus enemigos.

Yo le volveré la espalda, no la cara,

cuando llegue el día de su castigo.»

Planes contra el profeta

18La gente dijo: «Vamos a preparar un plan para deshacernos de Jeremías. Jamás faltarán sacerdotes que nos instruyan, ni sabios que nos den consejos, ni profetas que nos comuniquen la palabra de Dios. Acusémoslo, para que lo maten. No hagamos caso a nada de lo que dice.»

Oración de Jeremías

19¡Señor, préstame atención!

¡Oye lo que dicen mis enemigos!

20¿Es con el mal como se paga el bien?

¡Ellos han cavado mi sepultura!

Recuerda que me he enfrentado contigo

para hablarte en favor de ellos,

para pedirte que apartaras de ellos tu ira.

21¡Pero ahora, haz que sus hijos mueran

de hambre o a filo de espada;

que queden viudas y sin hijos sus esposas!

¡Que la peste mate a sus hombres

y sus jóvenes caigan en el campo de batalla!

22Envía de repente contra ellos

una banda de ladrones;

¡que se oigan sus gritos de terror!

Porque cavaron un hoyo para atraparme,

pusieron trampas a mi paso.

23Pero tú, Señor, conoces todos los planes

que han hecho para darme muerte.

¡No les perdones su maldad

ni olvides sus pecados!

¡Hazlos caer delante de ti,

castígalos con ira!