Dios habla Hoy (DHH)
11

El descendiente de Jesé trae un reinado de paz y justicia11.1-10 A este descendiente del rey David se alude en Ro 15.12; Ap 5.5; 22.16; una expresión parecida, pero que usa otro término heb., aparece en Jer 23.5; 33.15; Zac 3.8; 6.12.

111De ese tronco que es Jesé, sale un retoño;

un retoño brota de sus raíces.

2El espíritu del Señor estará continuamente sobre él,

y le dará sabiduría,11.2 El espíritu del Señor: el poder y la asistencia especial de Dios, que capacita para gobernar. La sabiduría, necesaria para el buen gobierno, debía ser una de las cualidades del rey (1~R 3.8-9). inteligencia,

prudencia, fuerza,

conocimiento y temor del Señor.

3Él no juzgará por la sola apariencia,

ni dará su sentencia fundándose en rumores.

4Juzgará con justicia a los débiles

y defenderá los derechos de los pobres del país.

Sus palabras serán como una vara para castigar al violento,

y con el soplo de su boca hará morir al malvado.

5Siempre irá revestido de justicia y verdad.

6Entonces el lobo y el cordero vivirán en paz,

el tigre y el cabrito descansarán juntos,

el becerro y el león crecerán uno al lado del otro,

y se dejarán guiar por un niño pequeño.

7La vaca y la osa serán amigas,

y sus crías descansarán juntas.

El león comerá pasto, como el buey.

8El niño podrá jugar en el hoyo de la cobra,

podrá meter la mano en el nido de la víbora.

9En todo mi monte santo

no habrá quien haga ningún daño,

porque así como el agua llena el mar,

así el conocimiento del Señor llenará todo el país.11.9 Hab 2.14. El conocimiento del Señor es más que una ciencia intelectual; incluye el reconocimiento de la presencia de Dios en la vida y en la conducta personal. Cf. Os 4.1; Jn 17.3.

10En ese tiempo

el retoño de esta raíz que es Jesé

se levantará como una señal para los pueblos;

las naciones irán en su busca,

y el sitio en que esté será glorioso.

Regreso triunfal de los desterrados
11.11-16
Cf.

11En ese tiempo mostrará otra vez el Señor su poder

reconquistando el resto de su pueblo,

haciéndolo volver de Asiria y de Egipto,

de Patros, de Etiopía, de Elam,

de Sinar, de Hamat y de los países del mar.

12Levantará una señal para las naciones

y reunirá a los israelitas que estaban desterrados;

juntará desde los cuatro puntos cardinales

a la gente de Judá que estaba dispersa.

13La envidia de Efraín terminará,

y el rencor de Judá se calmará;

Efraín no tendrá envidia de Judá,

y Judá no sentirá rencor contra Efraín.

14Los dos se lanzarán hacia el occidente contra los filisteos

y les caerán por la espalda;

juntos les quitarán las riquezas a las tribus de oriente.

Su poder llegará hasta Edom y Moab,

y dominarán a los amonitas.

15El Señor les abrirá un camino por el Mar Rojo,

extenderá su brazo sobre el río Éufrates,

hará soplar un viento terrible

que lo dividirá en siete brazos,

y podrán cruzarlos sin quitarse las sandalias.

16Cuando ese resto del pueblo del Señor vuelva de Asiria,

encontrará un amplio camino,

como Israel cuando salió de Egipto.

12

Canto de acción de gracias

121En ese tiempo dirás:

«Te doy gracias, Señor,

porque aunque estuviste enojado conmigo,

tu ira ya pasó

y me has devuelto la paz.

2Dios es quien me salva;

tengo confianza, no temo.

El Señor es mi refugio y mi fuerza,

él es mi salvador.»

3También ustedes podrán ir a beber con alegría

en esa fuente de salvación,

4y entonces dirán:

«Den gracias e invoquen al Señor,

cuenten a las naciones las cosas que ha hecho,

recuérdenles que él está por encima de todo.

5Canten al Señor, porque ha hecho algo grandioso

que debe conocerse en toda la tierra.

6Den gritos de alegría, habitantes de Sión,

porque el Dios Santo de Israel está en medio de ustedes

con toda su grandeza.»

13

Profecía contra Babilonia

131Palabras proféticas contra Babilonia, las cuales recibió por revelación Isaías, hijo de Amós:

2«¡Alcen en un monte pelado la señal de combate!

¡Den la orden de ataque a los soldados!

¡Levanten la mano para que avancen

por las puertas de los nobles!

3Ya he llamado a mis valientes,

he dado órdenes a mis guerreros consagrados,

a los que se alegran por mi triunfo,

para que ejecuten mi castigo.»

4Se oye un griterío en los montes,

como de mucha gente.

Se oye el rugir de las naciones,

de los pueblos que se han reunido.

El Señor todopoderoso pasa revista

a sus tropas dispuestas para la batalla.

5Vienen de un país lejano,

de más allá del horizonte.

Es el Señor con los instrumentos de su ira,

que viene a destruir toda la tierra.

6Den alaridos, porque el día del Señor13.6 El día del Señor tiene aquí carácter universal y es una amenaza contra los enemigos del pueblo de Israel (véase Is 2.11 n.; cf. Ez 30.2-3; Jl 1.15; Sof 1.14-18; Mal 3.2; Ap 6.17). está cerca,

llega como un golpe del Todopoderoso.

7Entonces todo el mundo dejará caer los brazos,

todos perderán el valor

8y quedarán aterrados.

Les vendrá una angustia y un dolor tan grandes

que se retorcerán como mujer de parto.

Unos a otros se mirarán asombrados

y les arderá la cara de vergüenza.

9Ya llega el día del Señor,

día terrible, de ira y furor ardiente,

que convertirá la tierra en desierto

y acabará con los pecadores que hay en ella.

10Las estrellas y constelaciones del cielo

dejarán de dar su luz;

el sol se oscurecerá apenas salga,

y la luna no brillará.

11El Señor dice:

«Voy a castigar al mundo por su maldad,

a los malvados por sus crímenes.

Voy a terminar con la altanería de los orgullosos,

voy a humillar a los soberbios e insolentes.

12Voy a hacer que los hombres sean

más escasos que el oro fino de Ofir.

13Entonces el cielo se estremecerá

y la tierra se moverá de su sitio

por la ira que tendré en ese día,

por mi ardiente furor.

14»La gente parecerá gacela perseguida,

o un rebaño cuando se dispersa

y no hay nadie que lo junte.

Cada uno se volverá a su propio país,

huirá a su propia tierra.

15Todo el que se deje encontrar será apuñalado,

todo el que se deje agarrar caerá asesinado.

16Ante sus propios ojos

estrellarán contra el suelo a sus hijos pequeños;

sus casas serán saqueadas

y violadas sus esposas.

17Voy a incitar contra ellos al pueblo de los medos,

gente que no se preocupa por la plata

y a la que el oro no le llama la atención.

18Con sus flechas derribarán a los jóvenes.

No tienen compasión de los recién nacidos, ni sienten lástima por los niños.

19Y Babilonia, la perla de las naciones,

joya y orgullo de los caldeos,

quedará como Sodoma y Gomorra,

cuando yo las destruí.

20Nunca más volverá a ser habitada,

nadie volverá a vivir jamás en ella.

Los árabes no volverán a acampar allí,

ni los pastores harán que allí descansen sus rebaños.

21Allí habitarán los gatos monteses,

las lechuzas llenarán las casas,

los avestruces vivirán en ella,

y también retozarán los chivos.

22Los chacales aullarán en los castillos,

y en los lujosos palacios habrá lobos.

Ya se le acerca su hora a Babilonia;

no le quedan muchos días.»