Dios habla Hoy (DHH)
6

Israel habla de volverse al Señor

61Vengan todos y volvámonos al Señor.

Él nos destrozó, pero también nos sanará;

nos hirió, pero también nos curará.

2En un momento nos devolverá la salud,

nos levantará para vivir delante de él.

3¡Esforcémonos por conocer al Señor!

El Señor vendrá a nosotros,

tan cierto como que sale el sol,

tan cierto como que la lluvia riega la tierra

en otoño y primavera.

La respuesta del Señor

4Dice el Señor:

«¿Qué haré contigo, Efraín?

¿Qué haré contigo, Judá?

El amor que ustedes me tienen

es como la niebla de la mañana,

como el rocío de madrugada, que temprano desaparece.

5Por eso los he despedazado mediante los profetas;

por medio de mi mensaje los he matado.

Mi justicia brota como la luz.

6Lo que quiero de ustedes es que me amen,

y no que me hagan sacrificios;

que me reconozcan como Dios,

y no que me ofrezcan holocaustos.

7»Pero mi pueblo, lo mismo que Adán,6.7 Lo mismo que Adán:otra posible traducción: lo mismo que en Adán: posible referencia al pecado del primer hombre (Gn 3) o, en sentido más universal, al pecado de la humanidad; pero también podría tratarse de la ciudad de Adán (Jos 3.4-16), situada cerca del lugar por el que los israelitas entraron a Canaán.

ha faltado a mi alianza y me ha sido infiel.

8Galaad es una ciudad de malhechores,

toda llena de huellas de sangre.

9Los sacerdotes son una pandilla de ladrones

puestos al acecho de la gente;

asesinan y cometen infamias

en el camino de Siquem.

10En Israel he visto cosas horribles:

Efraín se ha prostituido,

Israel se ha contaminado.

11Y aun para ti, Judá,

ya he señalado el día de tu castigo.

»Cuando quiero cambiar la suerte de mi pueblo Israel,

7

71cuando quiero curar a mi pueblo, a Efraín y a Samaria,

salta a la vista su pecado y su maldad.

Porque todos practican la mentira;

como ladrones, entran en las casas

y asaltan a la gente en plena calle.

2No toman en cuenta

que yo recuerdo todas sus maldades.

Ahora los acorralan sus propias acciones,

que están siempre delante de mis ojos.

La corrupción de los gobernantes

3»Con su maldad y sus mentiras

mi pueblo divierte al rey y a los jefes.

4Todos ellos son adúlteros;

son como el horno, que una vez encendido

deja el hornero de atizarlo

mientras fermenta la masa.

5En el día de la coronación de nuestro rey,

los jefes le hicieron enfermar con el calor del vino.

¡Y él tendió la mano a los que se burlaban!

6Disponen su corazón para la intriga,

como si dispusieran un horno;

duerme el hornero toda la noche,

pero a la mañana el horno sigue bien encendido.

7Sí, todos ellos arden como un horno

que devoró a sus gobernantes.

Todos sus reyes han caído,

y no hay ni uno solo que me invoque.

El pueblo que se apartó de su Dios

8»Efraín se ha mezclado con otros pueblos.

Efraín es como una torta

cocida solamente por un lado.

9Gente extraña ha acabado con sus fuerzas

sin que él se diera cuenta.

¡Hasta el pelo se le puso blanco

sin que él se diera cuenta!

10El orgullo de Israel es testigo en contra suya.

Con todo, ellos no se volvieron

ni buscaron al Señor su Dios.

11Efraín es como una paloma

atolondrada, sin inteligencia:

pide ayuda a Egipto,

acude luego a Asiria…

12Pero cuando vayan allá,

lanzaré mi red sobre ellos;

los haré caer como aves del cielo,

los atraparé a causa de su maldad.7.12 A causa de su maldad: según el texto griego (LXX); heb. según el informe de su asamblea.

13»¡Ay de ellos por haberse apartado de mí!

La destrucción los alcanzará

porque contra mí se han rebelado.

Yo quiero salvarlos,

pero ellos mienten en contra mía.

14Aunque gritan cuando están en la cama,7.14 Cuando están en la cama: Quizá se hace referencia a la costumbre de dormir en los lugares altos, donde se celebraban actos de culto en honor a los dioses paganos. Cf. Is 57.7.

no me invocan de corazón.

Para pedir trigo y vino se hacen heridas;7.14 Se hacen heridas: texto probable; heb. viven como forasteros. La práctica de herirse con cuchillos y otros objetos punzantes, común en los ritos cananeos (1~R 18.28), estaba prohibida en Israel (Lv 19.28; Dt 14.1).

¡se han rebelado contra mí!

15Yo los había enseñado

y había dado fuerzas a sus brazos,

pero ellos planearon maldades contra mí.

16Se volvieron a los ídolos;

son como un arco torcido,

cuya flecha no da en el blanco.

Por hablar con insolencia

caerán sus jefes a filo de espada,

y en Egipto se burlarán de ellos.

8

Israel condenado a causa de la idolatría

81»Toca tu trompeta,

como centinela que vigila

sobre el pueblo del Señor.

Porque han faltado a mi alianza

y se han rebelado contra mi enseñanza.

2Mientras tanto, vienen a mí gritando:

“¡Te reconocemos como el Dios de Israel!”

3Pero Israel ha rechazado lo bueno,

y por eso lo perseguirán sus enemigos.

4»Sin contar conmigo han establecido reyes,

y han nombrado jefes sin saberlo yo.

Han tomado su plata y su oro

para fabricarse ídolos

y destruirse a sí mismos.

5¡Me repugna el becerro que tú, Samaria, adoras!8.5 El becerro que… adoras: alusión al becerro de oro instalado en Betel, al comienzo del reinado de Jeroboam I sobre el reino de Israel (1~R 12.28-30; cf. Os 10.5).

Mi enojo se ha encendido en contra de él.

¿Cuánto tardarán en quedar limpios 6los israelitas?

¡Ese becerro de Samaria no es Dios!

Salió de manos de un artesano,

y será hecho pedazos.

7Ellos sembraron vientos

y cosecharán tempestades;

no tendrán campos que segar,

ni sacarán harina de sus espigas;

y si acaso llegan a sacarla,

los extranjeros se la comerán.

8¡Israel ha sido tragado!

Las otras naciones lo miran

como a un objeto sin valor,

9por haber acudido a Asiria

como un terco asno salvaje.

¡Efraín dio regalos para comprarse amantes!

10Pero aunque dé regalos entre las naciones,

yo voy ahora a dispersarlos,

y durante un tiempo dejarán de surgir

reyes y jefes.

11»Porque Efraín construye multitud de altares,

que solo le sirven para pecar.

12Aunque yo escribí para él mis muchas enseñanzas,

él las tuvo por cosa extraña.

13A ellos les gustan los sacrificios, y sacrifican,

y comen la carne de los sacrificios;

pero yo, el Señor, no estoy contento con ellos:

recordaré las maldades que cometieron,

y los castigaré por su pecado

haciéndolos regresar a Egipto.

14Israel construye palacios,

pero se olvida de su creador.

Judá levanta muchas ciudades fortificadas,

pero yo las haré arder en un fuego

que consumirá sus palacios.»