Dios habla Hoy (DHH)
1

11Este es el mensaje que el Señor dirigió a Oseas, hijo de Beerí, en tiempos de Ozías, Jotam, Ahaz y Ezequías, reyes de Judá, y de Jeroboam,1.1 A este rey se le designa habitualmente como Jeroboam II (2~R 14.23-29), para distinguirlo del que se menciona en 1~R 11.26-40; 12.1—14.20. Su reinado sobre Israel (783-743 a.C.) coincidió aproximadamente con el de Uzías en Judá (781-740 a.C.). cf. Am 1.1. hijo de Joás, rey de Israel.

La esposa y los hijos de Oseas

2El Señor comenzó así el mensaje que quería comunicar por medio de Oseas: «La tierra de Israel se ha prostituido apartándose de mí.1.2 La tierra de Israel se ha prostituido apartándose de mí: La palabra prostitución, en el libro de Oseas, se refiere unas veces a la inmoralidad sexual, y otras, en sentido figurado, a la infidelidad del pueblo israelita a su Dios (cf. Os 5.3; 6.10; 9.1). De la misma manera, ve tú y toma por mujer a una prostituta,1.2 Toma por mujer a una prostituta: Como Oseas identifica la idolatría con la prostitución (4.11-19), algunos intérpretes han sugerido que Gómer, la mujer del profeta, no fue una ramera, ni una mujer dedicada a la prostitución sagrada en algún santuario cananeo, sino simplemente una joven israelita devota de Baal. Cf. 1~R 18.20-40; 19.1-18. y ten hijos con ella; así ellos serán hijos de una prostituta.»

3Oseas tomó entonces por mujer a Gómer, hija de Diblaim, la cual quedó embarazada y le dio un hijo. 4Entonces el Señor le dijo a Oseas: «Llama Jezreel1.4 Jezreel era el nombre de una ciudad situada en la llanura que se extiende al sur de Galilea, donde los reyes de Israel tenían una residencia (1~R 21.1). En esta ciudad Jehú dio muerte a Jezabel, al rey Joram y a toda la familia de Acab (2~R 9.22-37; 10.11). Cf. 1~R 18.45-46; 21.23; 2~R 8.29. al niño, porque dentro de poco voy a castigar a los descendientes del rey Jehú por los crímenes que él cometió en Jezreel, y voy a poner fin al reino de Israel.1.4 Voy a poner fin al reino de Israel: (Cf. 2~R 18.9-12.) 5Ese día destruiré en el valle de Jezreel el poderío militar de Israel.»

6Gómer volvió a quedar embarazada y tuvo una hija. El Señor le dijo a Oseas: «Llama Lo-ruhama1.6 Lo-ruhama, en hebreo, significa no compadecida. Este nombre anunciaba al pueblo de Israel que aun la compasión paternal de Dios le sería retirada por un tiempo. a la niña, porque ya no volveré a tener compasión del reino de Israel. No los perdonaré. 7En cambio, tendré compasión del reino de Judá: yo mismo, el Señor su Dios, los salvaré. Pero no los salvaré por medio de la guerra, sino que lo haré sin arco ni espada ni caballos ni jinetes.»

8Después de haber destetado a Lo-ruhama, Gómer volvió a quedar embarazada y tuvo un hijo. 9Entonces el Señor le dijo a Oseas: «Llama Lo-amí1.9 Lo-amí, en hebreo, significa no es mi pueblo. al niño, porque ustedes ya no son mi pueblo ni yo soy ya su Dios.»

La restauración del pueblo de Israel

10 10 (2.1) Un día los israelitas

serán como la arena del mar,

que nadie la puede medir ni contar.

Y en vez de decirles:

«Ustedes ya no son mi pueblo»,

Dios les dirá:

«Ustedes son hijos del Dios viviente.»

11 11 (2.2) Entonces se juntará

la gente de Judá y de Israel,1.11 Se juntará la gente de Judá y de Israel: referencia a la división del reino luego de la muerte de Salomón (cf. 1~R 12.1-20; 2 Cr 10.1—11.4) y a su futura reunificación. Ez 37.15-28.

y nombrarán un jefe único,

y de todas partes volverán a Jerusalén.

¡Grande será el día de Jezreel!1.11 El día de Jezreel: Jezreel dejará de ser un signo de derrota (cf. Os 1.4) para convertirse en afirmación y grito de victoria.

2

21 1 (3) Entonces dirán ustedes a sus hermanos:

«Pueblo de Dios»,

y a sus hermanas:

«Compadecidas».2.1 «Pueblo de Dios»… «Compadecidas»: Estos dos nombres se contraponen a Lo-amí y Lo-ruhama, respectivamente (Os 1.6,9).

La infidelidad del pueblo de Israel

2 2 (4) El Señor dice:

«¡Acusen ustedes a su madre, acúsenla,

porque ella no es ya mi esposa

ni yo soy su marido!

¡Que deje de mostrarse como prostituta!

¡Que aparte de sus pechos a sus amantes!

2.3—3.5
Cf.

3 3 (5) Si no lo hace, la dejaré desnuda por completo:

la pondré como el día en que nació,

la convertiré en un desierto,

en pura tierra seca,

y la haré morir de sed.

4 4 (6) No me compadeceré de sus hijos,

pues son fruto de su prostitución.

5 5 (7) Su madre se prostituyó;

perdió el honor, cuando dijo:

“Iré en busca de mis amantes,2.5 Jer 2.23-25; 3.1-2; Os 4.12-14; 9.1. Los israelitas, sin dejar de adorar al Señor, también rendían culto a Baal, porque pensaban que de él provenían las lluvias, la fertilidad del suelo y la fecundidad del ganado (cf. v. 12). Cf. vv. 7,10,13. Contra esta falsa creencia, Oseas insiste en señalar que el Señor es el único dispensador de todos esos bienes.

los que me dan mi pan y mi agua,

mi lana y mi lino,

mi aceite y mis bebidas.”

6 6 (8) »Por eso cerraré con espinos su camino

y pondré una cerca a su alrededor,

para que no encuentre sus senderos.

7 7 (9) Seguirá a sus amantes,

pero no los alcanzará;

los buscará, pero no los encontrará.

Dirá entonces:

“Volveré a mi primer marido,

pues con él me iba mejor que ahora.”

8 8 (10) »Pero ella no reconoció

que yo era quien le daba

el trigo, el vino y el aceite;

que yo era quien le aumentaba

la plata y el oro con que fabricó sus ídolos.

9 9 (11) Por lo tanto, volveré

y tomaré mi trigo y mi vino

en el tiempo de su cosecha,

y recogeré mi lana y mi lino,

que le había dado para cubrirse.

10 10 (12) A la vista de sus amantes

pondré su desnudez al descubierto.

¡Nadie la librará de mi mano!

11 11 (13) Pondré fin a su alegría,

a sus fiestas y lunas nuevas,

a sus sábados

y a todas sus festividades.

12 12 (14) Destruiré sus viñas y sus higueras,

de las que ella decía:

“Esta es la paga

que me dieron mis amantes.”

Las convertiré en un matorral,

y se las comerán los animales salvajes.

13 13 (15) Voy a castigarla por el tiempo que pasó

ofreciendo incienso a los ídolos,

cuando se adornaba con anillos y collares

para seguir a sus amantes

olvidándose de mí.

Yo, el Señor, lo afirmo.

Dios ama a su pueblo Israel

14 14 (16) »Yo la voy a enamorar:

la llevaré al desierto

y le hablaré al corazón.2.14 La llevaré al desierto: Oseas evoca la marcha por el desierto, después de la salida de Egipto, como un tiempo de amorosa intimidad (2.2).

15 15 (17) Luego le devolveré sus viñas,

y convertiré el valle de Acor2.15 El valle de Acor, situado al sudoeste de Jericó, a la entrada de Canaán, fue escenario del pecado y muerte de Acán (Jos 7.24-26). Su nombre significa desastre o desgracia, pero aquí se presenta como un símbolo de esperanza, porque por allí se producirá el retorno de los israelitas a las tierras fértiles de Palestina central.

en puerta de esperanza para ella.

Allí me responderá como en su juventud,

como en el día en que salió de Egipto.

16 16 (18) Entonces me llamará “Marido mío”,

en vez de llamarme “Baal mío”.

Yo, el Señor, lo afirmo.

17 17 (19) Y quitaré de sus labios

los nombres de los baales,

y jamás volverán a mencionarse.2.16-17 En hebreo, el término baal significa señor, dueño o marido, pero utilizado como nombre propio designa al dios cananeo de la fertilidad (Jue 2.13).

18 18 (20) »En aquel tiempo haré en favor de Israel

una alianza con los animales salvajes,

y con las aves y las serpientes;

romperé y quitaré de este país

el arco, la espada y la guerra,

para que mi pueblo descanse tranquilo.

19 19 (21) Israel, yo te haré mi esposa para siempre,

mi esposa legítima, conforme a la ley,

porque te amo entrañablemente.

20 20 (22) Yo te haré mi esposa y te seré fiel,

y tú entonces me conocerás como el Señor.

21 21 (23) Yo, el Señor, lo afirmo:

En aquel tiempo yo responderé al cielo,

y el cielo responderá a la tierra;

22 22 (24) la tierra responderá al trigo,

al vino y al aceite,

y ellos responderán a Jezreel.2.22 El nombre Jezreel se emplea aquí para designar a Israel, debido a la semejanza entre los dos nombres (véase Os 1.4 n.).

23 23 (25) Plantaré a mi pueblo en la tierra

exclusivamente para mí;

tendré compasión de Lo-ruhama,

y a Lo-amí2.23 Lo-ruhama… Lo-amí: Véase 1.6 n.; 1.9 n. le diré: “Tú eres mi pueblo”,

y él me dirá: “¡Tú eres mi Dios!”»

3

Oseas y la mujer adúltera3.1-5 Algunos intérpretes han visto en este relato autobiográfico un segundo matrimonio del profeta, pero es más probable que se trate de la reconciliación del profeta con Gómer, que había incurrido en adulterio y se había hecho indigna de ser su esposa.

31El Señor volvió a decirme:

«Ve y ama a una mujer

amada de su amigo y adúltera.

Así ama el Señor a los israelitas,

aunque ellos se vuelven a dioses extraños

y comen de las tortas de pasas3.1 Las tortas de pasas o de uvas secas se ofrecían en el culto a los dioses de la fertilidad (cf. Jer 7.18). que les ofrecen.»

2Entonces adquirí una mujer para mí

por quince monedas de plata

y trescientos treinta litros de cebada.

3Le dije: «Por mucho tiempo serás mía;

no te prostituyas ni te entregues a otro hombre,

y yo también te seré fiel.»

4Pues por mucho tiempo los israelitas

estarán sin rey ni jefe,

sin sacrificio ni piedras sagradas,

sin ropas sacerdotales ni ídolos familiares.

5Después de esto se volverán los israelitas

y buscarán al Señor su Dios

y a David su rey.

En los últimos tiempos

acudirán con reverencia al Señor

y a los bienes que él concede.