Dios habla Hoy (DHH)
10

Destrucción de los altares de Israel

101Israel es como una vid llena de uvas;

pero cuanto más abundante era su fruto,

más altares se construía;

cuanto más hermosa era su tierra,

más hermosas eran sus piedras sagradas.10.1 Estas piedras sagradas eran pilares o monumentos de piedras que se levantaban para recordar algún suceso importante (cf. Gn 31.43-45; Jos 4.8-9). Su uso religioso estaba prohibido en Israel, porque en la religión cananea tales piedras estaban frecuentemente relacionadas con el culto a Baal. Cf. Ex 23.24; Lv 26.1; Dt 16.22; cf. también Os 12.11.

2Israel tiene el corazón dividido,

y ahora va a pagar por su pecado.

El Señor destruirá sus altares

y derribará sus piedras sagradas.

3Ahora este pueblo dirá:

«No tenemos rey

porque no tenemos reverencia al Señor.

Pero ¿qué podría hacer un rey por nosotros?

4Tan solo hablar y hablar,

prometer en falso y firmar pactos;

su justicia sería como una planta venenosa

que crece entre los surcos del campo.»

5La gente de Samaria tiembla;

llora la pérdida del becerro de Bet-avén.10.5 Bet-avén: Véase 4.15 n.

Por él se están lamentando

el pueblo y los sacerdotes,

porque su gloria ha desaparecido.

6Aun el propio becerro será llevado a Asiria

para ofrecérselo al gran rey.10.6 Al gran rey: Véase 5.13 n.

Así Efraín quedará avergonzado:

Israel se avergonzará de su ídolo.

7Desaparecerá el rey de Samaria

como una astilla que flota sobre el agua.

8Serán destruidos los santuarios paganos10.8 Estos santuarios paganos estaban situados en las colinas. Avén, que significa maldad o iniquidad, es una referencia a Betel (véase 4.15 n.).

donde el pueblo de Israel pecaba.

Sobre sus altares crecerán cardos y espinos,

y la gente les dirá a los montes: «¡Cúbrannos!»,

y a los cerros: «¡Caigan sobre nosotros!»

Sentencia del Señor contra Israel

9Dice el Señor:

«Israel no ha dejado de pecar

desde que comenzó a hacerlo en Guibeá.10.9 Comenzó a hacerlo en Guibeá: Véase 9.9 n.

¡En su pecado persisten!

Por eso, la guerra

alcanzará a estos malvados en Guibeá.

10Castigaré a este pueblo cuando yo quiera.

Contra él se juntarán naciones

cuando yo lo castigue por su gran maldad.

11»Efraín era como una novilla domada

que gustaba de trillar el grano.

Yo he puesto yugo ahora

sobre su hermoso cuello,

para que tire del carro;

y Judá tirará del arado,

y Jacob tirará del rastrillo.

12Les dije: Siembren ustedes justicia

y recojan cosecha de amor.

Preparen la tierra para un nuevo cultivo,

porque es tiempo de buscar al Señor,

hasta que él venga y traiga

lluvia de salvación sobre ustedes.

13Pero ustedes han cultivado la maldad,

han cosechado la injusticia

y han comido los frutos de la mentira.

»Por haber confiado en tus carros de guerra

y en tus muchos guerreros,

14habrá alboroto entre tu gente

y todas tus fortalezas serán asoladas,

como asoló a Bet-arbel el rey Salmán

el día de la batalla,

cuando aplastaron a la madre con los hijos.10.14 Salmán era, probablemente, rey de Moab, y Bet-arbel podía ser un pueblo en la región de Galaad, conquistado por él. El texto parece indicar que el ejército invasor hizo una matanza masiva de niños, para exterminar la población. Cf. 2~R 8.12; Sal 137.9; Is 13.16; Os 13.16; Nah 3.10.

15Esto mismo les pasará a ustedes,

habitantes de Betel,

por causa de su gran maldad.

¡El rey de Israel

morirá al nacer el día!

11

Dios ama a su pueblo rebelde

111»Cuando el pueblo de Israel era niño, yo lo amaba;

a él, que era mi hijo, lo llamé de Egipto.11.1 A él, que era mi hijo, lo llamé de Egipto:otra posible traducción: desde que salió de Egipto lo he llamado mi hijo (Mt 2.15; cf. Os 2.14-15; 12.9,13; 13.4-5; Am 3.1-2).

2Pero cuanto más lo llamaba,

más se apartaba de mí.

Mi pueblo ofrecía sacrificios a los dioses falsos

y quemaba incienso a los ídolos.

3Con todo, yo guié al pueblo de Efraín

y lo enseñé a caminar;

pero ellos no comprendieron que era yo quien los cuidaba.

4Con lazos de ternura, con cuerdas de amor,

los atraje hacia mí;

los acerqué a mis mejillas

como si fueran niños de pecho;

me incliné a ellos para darles de comer,

5pero ellos no quisieron volverse a mí.

Por eso tendrán que regresar a Egipto,

y Asiria reinará sobre ellos.

6La espada caerá sobre sus ciudades

y acabará con sus fortalezas,

destruyéndolos a causa de los planes que hacen.

7Mi pueblo persiste en estar alejado de mí;

gritan hacia lo alto, pero nadie los ayuda.

8»¿Cómo podré dejarte, Efraín?

¿Cómo podré abandonarte, Israel?

¿Podré destruirte como destruí la ciudad de Admá,

o hacer contigo lo mismo que hice con Seboím?11.8 Admá… Seboím: Estas ciudades siempre se mencionan junto con Sodoma y Gomorra (Gn 10.19; 14.2,8) y fueron destruidas junto con ellas (Dt 29.23; cf. Gn 19.23-29).

¡Mi corazón está conmovido,

lleno de compasión por ti!

9No actuaré según el ardor de mi ira:

no volveré a destruir a Efraín,

porque yo soy Dios, no hombre.

Yo soy el Santo, que estoy en medio de ti,

y no he venido a destruirte.»

10Ellos seguirán al Señor,

y él rugirá como un león.

Rugirá, y los suyos

vendrán temblando de occidente.

11«Como aves, vendrán temblando de Egipto;

vendrán de Asiria, como palomas;

y haré que habiten de nuevo en sus casas.

Yo, el Señor, lo afirmo.

La maldad del pueblo de Dios

12 12 (12.1) »Efraín me ha rodeado de mentiras;

me ha rodeado de engaños el pueblo de Israel.

Judá se ha separado de Dios,

y ahora es fiel a los ídolos.

12

121 1 (2) Efraín se alimenta de aire:

todo el día va tras el viento del este.12.1 Efraín se alimenta… el viento del este: referencia a lo inútil de las alianzas con Asiria y Egipto (2~R 17.3-6; Os 7.11). El viento del este procede del desierto; con su calor quema los cultivos y seca los manantiales (Os 13.15). Cf. Jer 18.17; Ez 17.10.

Aumenta sus mentiras y violencias,

hace pactos con Asiria

y manda regalos de aceite a Egipto.»

2 2 (3) El Señor le ha puesto pleito a Israel.12.2 Israel: texto probable; heb. Judá.

Va a castigar al pueblo de Jacob por su conducta;

le va a pagar como merecen sus acciones.

3 3 (4) Aun antes de nacer, Jacob suplantó a su hermano,

y cuando ya fue hombre luchó con Dios.

4 4 (5) Luchó con un ángel,12.3-4 Y cuando ya fue hombre… luchó con un ángel: cf. Gn 32.24-30. y lo venció;

lloró y pidió que le tuviera compasión.

Dios lo encontró en Betel

y habló con él allí.

5 5 (6) El Señor, el Dios todopoderoso:

¡el Señor es su nombre!

6 6 (7) Así pues, Israel, vuélvete a tu Dios;

actúa con lealtad y rectitud,

y confía siempre en tu Dios.

7 7 (8) Dice el Señor:

«Canaán12.7 El Señor se refiere a Israel como Canaán. Los cananeos alcanzaron tal fama en el comercio, que su nombre llegó a usarse como sinónimo de comerciante. Cf. Is 23.8; Ez 16.29; 17.4; Sof 1.11. tiene en su mano pesas falsas,

porque le gusta estafar.

8 8 (9) Efraín dice: “¡Sí, me he hecho rico,

me he encontrado una fortuna;

pero nadie podrá acusarme

de haber obtenido mis ganancias

por medios deshonestos!”

9 9 (10) Yo, el Señor, que soy tu Dios

desde que estabas en Egipto,

haré que vivas de nuevo en tiendas de campaña,

como en los días de nuestro encuentro en el desierto.12.9 Haré que vivas… en el desierto: Véase 2.14 n.

10 10 (11) »Yo hablé a los profetas

y aumenté el número de sus visiones,

y por medio de ellos hablé en parábolas.

11 11 (12) En Galaad hay dioses paganos,

pero solo son falsos dioses.

En Guilgal se ofrecen sacrificios de toros;

sus altares son como montones de piedras

entre los surcos del campo.»

12 12 (13) Jacob huyó a los campos de Aram,12.12 Los campos de Aram: región de Mesopotamia conocida también como Padán-aram (Gn 25.20); hasta allí llegó Jacob para conseguir esposa. Cf. Gn 29. y allí, para conseguir esposa, trabajó cuidando ovejas. 13 13 (14) Por medio de un profeta, el Señor sacó de Egipto al pueblo de Israel; ¡por medio de un profeta,12.13 Por medio de un profeta: Alusión a Moisés y a su obra. cuidó de él!

14 14 (15) La gente de Efraín ha irritado al Señor,

le ha causado un amargo disgusto.

Por eso el Señor les hará pagar los crímenes cometidos,

y hará caer sobre ellos sus propias maldades.