Dios habla Hoy (DHH)
9

El castigo de Israel anunciado por Oseas

91No te alegres, Israel;

no saltes de contento como otros pueblos,

pues te has prostituido

al abandonar a tu Dios.

En las eras donde se trilla el grano,

te gusta recibir el pago de tus prostituciones.9.1 En las eras… el grano: alusión a ciertos actos de culto en honor de los dioses de la fertilidad, llevados a cabo durante la trilla del grano recién cosechado. El pago de tus prostituciones: Tal vez se refiere a los frutos de la cosecha, en los que el pueblo veía un don de Baal (véase Os 2.5 n.).

2El pueblo de Israel no tendrá trigo ni vino;

su vino nuevo no será suficiente.

3Efraín regresará a Egipto,

y en Asiria comerá alimentos impuros.

No vivirán más en el país del Señor:

4no beberán vino en honor del Señor,

ni le ofrecerán allí sus sacrificios.

El pan que coman será como pan de duelo,

y quienes lo coman quedarán impuros.

Ellos se comerán ese pan,

pero no podrán llevarlo al templo del Señor.

5¿Qué harán ustedes en el día de la fiesta,

de la solemne fiesta del Señor?

6Ellos han huido de la destrucción;

Egipto los recogerá,

y en Menfis serán enterrados.

Sus tesoros de plata se llenarán de ortigas,

y en su campamento crecerán los espinos.

7¡Ya han llegado los días del castigo!

¡Ya han llegado los días del pago merecido!

¡Israel va a saber que ya han llegado!

Ustedes dicen: «El profeta9.7 El profeta es probablemente el mismo Oseas, que alude a los ataques y burlas de que ha sido objeto. es un necio.

El hombre inspirado es un loco.»

Pero lo dicen porque están llenos de maldad,

porque su odio es grande.

8Dios ha puesto a su profeta por centinela9.8 Su profeta por centinela: Is 21.6; Jer 6.17; Ez 3.16-21; 33.1-9; cf. también Os 8.1. de Efraín,

pero ustedes tienden trampas a su paso;

¡hasta en el templo de Dios le odian!

9Se corrompieron completamente,

como en los tiempos de Guibeá.9.9 Guibeá era la ciudad en la que algunos israelitas de la tribu de Benjamín violaron a la concubina de un levita (Jue 19—21). Cf. Os 5.8; 10.9.

Pero el Señor se acordará de su maldad

y castigará sus pecados.

Israel sufrirá las consecuencias de su pecado

10Dice el Señor:

«Cuando encontré a Israel, me alegré

como el que encuentra uvas en el desierto.

Los antepasados de ustedes fueron a mis ojos

como los higos tempranos.

Pero cuando llegaron a Baal-peor9.10 Llegaron a Baal-peor: alusión al pecado de idolatría del que se habla en Nm 25.1-3.

se consagraron a los dioses falsos,

y se hicieron tan despreciables

como los ídolos que ellos amaban.

11La grandeza de Efraín volará como un ave.

No nacerán más niños,

no habrá más mujeres embarazadas,

no se concebirán más hijos.

12Y aun si lograran criar a sus hijos,

yo se los quitaría sin dejarles ninguno.

¡Ay de esta gente cuando me aparte de ella!

13Veo que Efraín trata a sus hijos

como si fueran presa de cazadores:

los saca para entregarlos a la matanza.»

14¡Dales, Señor, lo que hayas de darles!

¡Dales vientres estériles y pechos sin leche!

Enojo del Señor contra Efraín

15Dice el Señor:

«En Guilgal hicieron todo lo malo,9.15 En Guilgal hicieron todo lo malo: El santuario de Guilgal, además de ser un centro de culto a Baal (Os 4.15; 12.11; Am 5.5), estaba asociado con el rey Saúl y su desobediencia. Cf. 1~S 11.14-15; 13.7-14; 15.10-23.

y allí comencé a odiarlos.

Por la maldad de sus acciones

los voy a echar de mi casa;

no voy a seguir amándolos,

pues todos sus jefes son rebeldes.

16Efraín está herido;

es como un árbol de raíces secas

que ha dejado de dar fruto.

Aunque tenga hijos,

yo los haré morir.»

17Este pueblo no ha querido

hacerle caso a mi Dios;

por eso mi Dios va a rechazarlo,

y andarán errantes entre las naciones.

10

Destrucción de los altares de Israel

101Israel es como una vid llena de uvas;

pero cuanto más abundante era su fruto,

más altares se construía;

cuanto más hermosa era su tierra,

más hermosas eran sus piedras sagradas.10.1 Estas piedras sagradas eran pilares o monumentos de piedras que se levantaban para recordar algún suceso importante (cf. Gn 31.43-45; Jos 4.8-9). Su uso religioso estaba prohibido en Israel, porque en la religión cananea tales piedras estaban frecuentemente relacionadas con el culto a Baal. Cf. Ex 23.24; Lv 26.1; Dt 16.22; cf. también Os 12.11.

2Israel tiene el corazón dividido,

y ahora va a pagar por su pecado.

El Señor destruirá sus altares

y derribará sus piedras sagradas.

3Ahora este pueblo dirá:

«No tenemos rey

porque no tenemos reverencia al Señor.

Pero ¿qué podría hacer un rey por nosotros?

4Tan solo hablar y hablar,

prometer en falso y firmar pactos;

su justicia sería como una planta venenosa

que crece entre los surcos del campo.»

5La gente de Samaria tiembla;

llora la pérdida del becerro de Bet-avén.10.5 Bet-avén: Véase 4.15 n.

Por él se están lamentando

el pueblo y los sacerdotes,

porque su gloria ha desaparecido.

6Aun el propio becerro será llevado a Asiria

para ofrecérselo al gran rey.10.6 Al gran rey: Véase 5.13 n.

Así Efraín quedará avergonzado:

Israel se avergonzará de su ídolo.

7Desaparecerá el rey de Samaria

como una astilla que flota sobre el agua.

8Serán destruidos los santuarios paganos10.8 Estos santuarios paganos estaban situados en las colinas. Avén, que significa maldad o iniquidad, es una referencia a Betel (véase 4.15 n.).

donde el pueblo de Israel pecaba.

Sobre sus altares crecerán cardos y espinos,

y la gente les dirá a los montes: «¡Cúbrannos!»,

y a los cerros: «¡Caigan sobre nosotros!»

Sentencia del Señor contra Israel

9Dice el Señor:

«Israel no ha dejado de pecar

desde que comenzó a hacerlo en Guibeá.10.9 Comenzó a hacerlo en Guibeá: Véase 9.9 n.

¡En su pecado persisten!

Por eso, la guerra

alcanzará a estos malvados en Guibeá.

10Castigaré a este pueblo cuando yo quiera.

Contra él se juntarán naciones

cuando yo lo castigue por su gran maldad.

11»Efraín era como una novilla domada

que gustaba de trillar el grano.

Yo he puesto yugo ahora

sobre su hermoso cuello,

para que tire del carro;

y Judá tirará del arado,

y Jacob tirará del rastrillo.

12Les dije: Siembren ustedes justicia

y recojan cosecha de amor.

Preparen la tierra para un nuevo cultivo,

porque es tiempo de buscar al Señor,

hasta que él venga y traiga

lluvia de salvación sobre ustedes.

13Pero ustedes han cultivado la maldad,

han cosechado la injusticia

y han comido los frutos de la mentira.

»Por haber confiado en tus carros de guerra

y en tus muchos guerreros,

14habrá alboroto entre tu gente

y todas tus fortalezas serán asoladas,

como asoló a Bet-arbel el rey Salmán

el día de la batalla,

cuando aplastaron a la madre con los hijos.10.14 Salmán era, probablemente, rey de Moab, y Bet-arbel podía ser un pueblo en la región de Galaad, conquistado por él. El texto parece indicar que el ejército invasor hizo una matanza masiva de niños, para exterminar la población. Cf. 2~R 8.12; Sal 137.9; Is 13.16; Os 13.16; Nah 3.10.

15Esto mismo les pasará a ustedes,

habitantes de Betel,

por causa de su gran maldad.

¡El rey de Israel

morirá al nacer el día!

11

Dios ama a su pueblo rebelde

111»Cuando el pueblo de Israel era niño, yo lo amaba;

a él, que era mi hijo, lo llamé de Egipto.11.1 A él, que era mi hijo, lo llamé de Egipto:otra posible traducción: desde que salió de Egipto lo he llamado mi hijo (Mt 2.15; cf. Os 2.14-15; 12.9,13; 13.4-5; Am 3.1-2).

2Pero cuanto más lo llamaba,

más se apartaba de mí.

Mi pueblo ofrecía sacrificios a los dioses falsos

y quemaba incienso a los ídolos.

3Con todo, yo guié al pueblo de Efraín

y lo enseñé a caminar;

pero ellos no comprendieron que era yo quien los cuidaba.

4Con lazos de ternura, con cuerdas de amor,

los atraje hacia mí;

los acerqué a mis mejillas

como si fueran niños de pecho;

me incliné a ellos para darles de comer,

5pero ellos no quisieron volverse a mí.

Por eso tendrán que regresar a Egipto,

y Asiria reinará sobre ellos.

6La espada caerá sobre sus ciudades

y acabará con sus fortalezas,

destruyéndolos a causa de los planes que hacen.

7Mi pueblo persiste en estar alejado de mí;

gritan hacia lo alto, pero nadie los ayuda.

8»¿Cómo podré dejarte, Efraín?

¿Cómo podré abandonarte, Israel?

¿Podré destruirte como destruí la ciudad de Admá,

o hacer contigo lo mismo que hice con Seboím?11.8 Admá… Seboím: Estas ciudades siempre se mencionan junto con Sodoma y Gomorra (Gn 10.19; 14.2,8) y fueron destruidas junto con ellas (Dt 29.23; cf. Gn 19.23-29).

¡Mi corazón está conmovido,

lleno de compasión por ti!

9No actuaré según el ardor de mi ira:

no volveré a destruir a Efraín,

porque yo soy Dios, no hombre.

Yo soy el Santo, que estoy en medio de ti,

y no he venido a destruirte.»

10Ellos seguirán al Señor,

y él rugirá como un león.

Rugirá, y los suyos

vendrán temblando de occidente.

11«Como aves, vendrán temblando de Egipto;

vendrán de Asiria, como palomas;

y haré que habiten de nuevo en sus casas.

Yo, el Señor, lo afirmo.

La maldad del pueblo de Dios

12 12 (12.1) »Efraín me ha rodeado de mentiras;

me ha rodeado de engaños el pueblo de Israel.

Judá se ha separado de Dios,

y ahora es fiel a los ídolos.