Dios habla Hoy (DHH)
9

La alianza de Dios con Noé

91Dios bendijo a Noé y a sus hijos, con estas palabras: «Tengan muchos hijos y llenen la tierra. 2Todos los animales del mundo temblarán de miedo delante de ustedes. Todos los animales en el aire, en la tierra y en el mar, están bajo su poder. 3Pueden comer todos los animales y verduras que quieran. Yo se los doy. 4Pero hay una cosa que no deben comer: carne con sangre, porque en la sangre está la vida.

9.4
Lv 7.26-27
17.10-14
19.26
Dt 12.16,23
15.23
5Yo pediré cuentas a cada hombre y a cada animal de la sangre de cada uno de ustedes. A cada hombre le pediré cuentas de la vida de su prójimo.

6»Si alguien mata a un hombre,

otro hombre lo matará a él,

pues el hombre ha sido creado

a imagen de Dios.

9.6
Gn 1.27

7Pero ustedes, ¡tengan muchos hijos

y llenen el mundo con ellos!»

9.7
Gn 1.28

8Dios también les dijo a Noé y a sus hijos: 9«Miren, yo voy a establecer mi alianza con ustedes y con sus descendientes, 10y con todos los animales que están con ustedes y que salieron de la barca: aves y animales domésticos y salvajes, y con todos los animales del mundo. 11Mi alianza con ustedes no cambiará: no volveré a destruir a los hombres y animales con un diluvio. Ya no volverá a haber otro diluvio que destruya la tierra. 12Esta es la señal de la alianza que para siempre hago con ustedes y con todos los animales: 13he puesto mi arco iris en las nubes, y servirá como señal de la alianza que hago con la tierra. 14Cuando yo haga venir nubes sobre la tierra, mi arco iris aparecerá entre ellas. 15Entonces me acordaré de la alianza que he hecho con ustedes y con todos los animales, y ya no volverá a haber ningún diluvio que los destruya. 16Cuando el arco iris esté entre las nubes, yo lo veré y me acordaré de la alianza que he hecho para siempre con todo hombre y todo animal que hay en el mundo. 17Esta es la señal de la alianza que yo he establecido con todo hombre y animal aquí en la tierra.» Así habló Dios con Noé.

Noé y sus hijos

18Los hijos de Noé que salieron de la barca fueron Sem, Cam, padre de Canaán, y Jafet. 19Estos fueron los tres hijos de Noé, y con sus descendientes se volvió a poblar la tierra.

20Noé comenzó a cultivar la tierra, y plantó una viña. 21Un día Noé bebió vino y se emborrachó, y se quedó tirado y desnudo en medio de su tienda de campaña. 22Cuando Cam, o sea el padre de Canaán, vio a su padre desnudo, salió a contárselo a sus dos hermanos. 23Entonces Sem y Jafet tomaron una capa, se la pusieron sobre sus propios hombros, y con ella cubrieron a su padre. Para no verlo desnudo, se fueron caminando hacia atrás y mirando a otro lado.

24Cuando Noé despertó de su borrachera y supo lo que su hijo menor había hecho con él, 25dijo:

«¡Maldito sea Canaán!

¡Será el esclavo más bajo

de sus dos hermanos!»

26Luego añadió:

«Bendito sea el Señor, Dios de Sem,

y que Canaán sea su esclavo.

27Dios permita que Jafet pueda extenderse;

que viva en los campamentos de Sem,

y que Canaán sea su esclavo.»

28Después del diluvio, Noé vivió todavía trescientos cincuenta años; 29así que murió cuando tenía novecientos cincuenta años.

10

Los descendientes de Noé

(1~Cr 1.5-23)

101Estos son los descendientes de Sem, Cam y Jafet, los hijos de Noé, que después del diluvio tuvieron sus propios hijos.

2Los hijos de Jafet fueron Gómer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mésec y Tirás. 3Los hijos de Gómer fueron Asquenaz, Rifat y Togarmá. 4Los hijos de Javán fueron Elisá, Tarsis, Quitim y Rodanim.10.4 Rodanim: según varios mss. y 1~Cr 1.7. Heb. Dodanim. El nombre Rodanim designa a los habitantes de la isla de Rodas, en el Mar Egeo. 5Estos fueron los descendientes de Jafet10.5 Estos fueron los descendientes de Jafet: Esta frase no aparece en el texto hebreo, pero cf. vv. 20,31. que poblaron las costas, cada nación y clan en su propia tierra y con su propio idioma.

6Los hijos de Cam fueron Cus, Misraim, Fut y Canaán. 7Los hijos de Cus fueron Sebá, Havilá, Sabtá, Raamá y Sabtecá. Los hijos de Raamá fueron Sebá y Dedán. 8Cus fue el padre de Nimrod, el primer hombre poderoso de la tierra. 9Nimrod, por la voluntad del Señor, fue un gran cazador. De ahí viene el dicho: «Igual a Nimrod, que por la voluntad del Señor fue un gran cazador.» 10Las principales ciudades de su reino fueron Babel, Érec, Acad y Calné,10.10 Calné: lugar no identificado. El texto hebreo también podría traducirse y Acad, todas ellas en la región de Sinar. en la región de Sinar. 11De esta región salió Asur, que construyó las ciudades de Nínive, Rehobot-ir, Quélah 12y la gran ciudad de Resen, que está entre Nínive y Quélah.

13De Misraim descienden los ludeos, los anameos, los lehabitas, los naftuhítas, 14los patruseos, los casluhítas y los caftoritas, de quienes descienden los filisteos.

15Canaán fue padre de Sidón, su primer hijo, y de Het. 16De Canaán descienden los jebuseos, amorreos, gergeseos, 17heveos, araceos, sineos, 18arvadeos, semareos y hamateos. Después, todos los clanes cananeos se dispersaron. 19El territorio de los cananeos llegó a extenderse en dirección a la región de Guerar, desde la ciudad de Sidón hasta el pueblo de Gaza, y en dirección de las ciudades de Sodoma, Gomorra, Admá y Seboím, hasta el pueblo de Lesa. 20Estos fueron los descendientes de Cam, cada nación y clan en su propia tierra y con su propio idioma.

21Sem, que fue el hermano mayor de Jafet, también tuvo hijos. Todos los hijos de Éber fueron descendientes de Sem. 22Los hijos de Sem fueron Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram. 23Los hijos de Aram fueron Us, Hul, Guéter y Mas. 24Arfaxad fue el padre de Sélah, y Sélah fue el padre de Éber. 25Después Éber tuvo dos hijos: uno de ellos se llamaba Péleg,10.25 Como Péleg significa, en hebreo, división, aquí hay un juego de palabras con el verbo dividir. Probablemente se establece una división entre los semitas del norte (Péleg) y los del sur (Joctán). porque en su tiempo la gente de la tierra se dividió; y el hermano de Péleg se llamaba Joctán. 26Joctán fue el padre de Almodad, Sélef, Hasar-mávet, Jérah, 27Hadoram, Uzal, Diclá, 28Obal, Abimael, Sebá, 29Ofir, Havilá y Jobab. Todos estos fueron hijos de Joctán, 30y vivieron en las tierras que se extienden desde la región de Mesá hasta la de Sefar, que es la región montañosa del oriente. 31Estos fueron los descendientes de Sem, cada nación y clan en su propia tierra y con su propio idioma.

32Estos son los clanes de los hijos de Noé, según sus diferentes líneas de descendientes y sus territorios. Después del diluvio, se esparcieron por todas partes y formaron las naciones del mundo.

11

La torre de Babel

111En aquel tiempo todo el mundo hablaba el mismo idioma. 2Cuando salieron de la región oriental, encontraron una llanura en la región de Sinar11.2 Sinar es el nombre bíblico de la vasta llanura comprendida entre los ríos Éufrates y Tigris, designada con el nombre de Mesopotamia. El v. 9 localiza este episodio en Babilonia, la ciudad más renombrada de aquella región. Cf. Gn 10.10; 14.1. y allí se quedaron a vivir. 3Un día se dijeron unos a otros: «Vamos a hacer ladrillos y a cocerlos en el fuego.» Así, usaron ladrillos en lugar de piedras y asfalto natural en lugar de mezcla. 4Después dijeron: «Vengan, vamos a construir una ciudad y una torre que llegue hasta el cielo. De este modo nos haremos famosos y no tendremos que dispersarnos por toda la tierra.»

5Pero el Señor bajó a ver la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo, 6y pensó: «Ellos son un solo pueblo y hablan un solo idioma; por eso han comenzado este trabajo, y ahora por nada del mundo van a dejar de hacerlo. 7Es mejor que bajemos a confundir su idioma, para que no se entiendan entre ellos.»

8Así fue como el Señor los dispersó por toda la tierra, y ellos dejaron de construir la ciudad. 9En ese lugar el Señor confundió el idioma de todos los habitantes de la tierra, y de allí los dispersó por todo el mundo. Por eso la ciudad se llamó Babel.11.9 Babel: es decir, Babilonia. La tradición babilónica atribuía al nombre de esta ciudad el significado de Puerta de Dios o puerta de los dioses. El relato bíblico, no sin ironía, lo asocia, en cambio, con el verbo hebreo balal, que significa confundir. Cf. Hch 2.8-11.

Los descendientes de Sem

(1~Cr 1.24-27)

10Estos fueron los descendientes de Sem. Dos años después del diluvio, cuando Sem tenía cien años, nació su hijo Arfaxad. 11Después de esto, Sem vivió quinientos años más, y tuvo otros hijos e hijas.

12Arfaxad tenía treinta y cinco años cuando nació su hijo Sélah. 13Después de esto, Arfaxad vivió cuatrocientos tres años más, y tuvo otros hijos e hijas.

14Sélah tenía treinta años cuando nació su hijo Éber. 15Después de esto, Sélah vivió cuatrocientos tres años más, y tuvo otros hijos e hijas.

16Éber tenía treinta y cuatro años cuando nació su hijo Péleg. 17Después de esto, Éber vivió cuatrocientos treinta años más, y tuvo otros hijos e hijas.

18Péleg tenía treinta años cuando nació su hijo Reú. 19Después de esto, Péleg vivió doscientos nueve años más, y tuvo otros hijos e hijas.

20Reú tenía treinta y dos años cuando nació su hijo Serug. 21Después de esto, Reú vivió doscientos siete años más, y tuvo otros hijos e hijas.

22Serug tenía treinta años cuando nació su hijo Nahor. 23Después de esto, Serug vivió doscientos años más, y tuvo otros hijos e hijas.

24Nahor tenía veintinueve años cuando nació su hijo Térah. 25Después de esto, Nahor vivió ciento diecinueve años más, y tuvo otros hijos e hijas.

26Térah tenía ya setenta años cuando nacieron sus hijos Abram, Nahor y Harán.

Los descendientes de Térah

27Estos son los descendientes de Térah, que fue el padre de Abram, Nahor y Harán. Harán, el padre de Lot, 28murió en Ur de Caldea, antes que su padre Térah. Murió en el mismo lugar donde había nacido.

29Abram se casó con Sarai, y Nahor se casó con Milcá, que era hija de Harán y hermana de Iscá. 30Sarai no podía tener hijos porque era estéril.

31Térah salió de Ur de los caldeos para ir a la tierra de Canaán, y se llevó con él a su hijo Abram, a su nieto Lot y a su nuera Sarai. Sin embargo, cuando llegaron a la ciudad de Harán, se quedaron a vivir allí. 32Y Térah murió en Harán a la edad de doscientos cinco años.