Dios habla Hoy (DHH)
11

111Echa tu pan al agua;

después de algún tiempo lo encontrarás.11.1 El significado de esta recomendación no es del todo claro. Un proverbio árabe utiliza la expresión echa tu pan al agua con el sentido de practica el bien, y de allí concluyen algunos intérpretes que también este v. es una invitación a realizar buenas acciones, ya que estas no quedarán sin recompensa. Otros ven, en cambio, una referencia al comercio marítimo: el autor estaría recomendando enviar el pan (es decir, los resultados del propio esfuerzo) a través del mar. Aunque esa operación es altamente riesgosa, reporta en definitiva grandes beneficios.

2Comparte lo que tienes lo más que puedas,

pues no sabes el mal que puede venir sobre el país.

3Si las nubes están cargadas,

la lluvia cae sobre la tierra.

Caiga el árbol al norte

o caiga el árbol al sur,

en el lugar donde caiga

allí se habrá de quedar.

4El que mira al viento, no siembra,

y el que mira a las nubes, no cosecha.

5Así como no sabes por dónde va el viento, ni cómo se forma el niño en el vientre de la madre, tampoco sabes nada de lo que hace Dios, creador de todas las cosas.

6Siembra tu semilla por la mañana, y por la tarde siémbrala también, porque nunca se sabe qué va a resultar mejor, si la primera siembra o la segunda, o si las dos prosperarán.

7Muy agradable es la luz, y es bueno que los ojos vean el sol; 8pero aunque uno viva muchos años y disfrute de todos ellos, debe recordar que los días de oscuridad serán muchos, y que todo lo que está por venir es vana ilusión.

Consejos a los jóvenes

9Diviértete, joven, ahora que estás lleno de vida; disfruta de lo bueno ahora que puedes. Déjate llevar por los impulsos de tu corazón y por todo lo que ves, pero recuerda que de todo ello Dios te pedirá cuentas. 10Aleja de tu mente las preocupaciones y echa fuera de ti el sufrimiento, porque aun los mejores días de la juventud son vana ilusión.